“Aula móvil”: escuela rural de Mariquina adaptó furgones para mantener clases a niños sin Internet

0
733

Fuente: Biobío Chile.

En furgones adaptados como salas, un colegio rural de la comuna de Mariquina apoya a sus alumnos con clases individuales que no tienen acceso a Internet.

Se trata de la escuela bidocente Rosalía Ojeda Sánchez y Jardín Infantil Los Cisnes, ubicados en el sector rural de La Punta, los cuales también entregar orientación a los padres para que ayuden a sus hijos en las tareas.

Sandra Ricouz Vejar, profesora a cargo del establecimiento, dependiente de la Corporación Educacional RyM, explicó que tras el inicio de la suspensión de las clases presenciales, el equipo profesional de la escuela decidió entregar a domicilio las guías a los 62 estudiantes que tiene el jardín infantil y el colegio, así como apoyar a los padres con los trabajos y tareas, ya que sólo 2 niños tienen Internet en su casa.

Sin embargo, al percatarse que el apoyo de estudio era insuficiente, adaptaron los 2 furgones que tiene la escuela como sala de clases para atender a los niños y niñas, y a sus padres, iniciando las visitas a las casas a comienzos de mayo.

Cedida
Cedida

Dentro del furgón se instaló una mesa y cuatro sillas, pero además se elaboró una división entre los docentes y los estudiantes para evitar un contacto directo. A ello se suma el uso de protectores faciales y mascarillas.

La profesora de la escuela indicó que al momento de encontrarse con las menores, entregan alcohol gel, barbijos y guantes.

La docente explicó que en 3 días visitan todas las casas de sus alumnos, realizando clases individuales de media hora. En ese sentido, comentó que la idea ha sido todo un éxito.

Recibimiento de la comunidad

El presidente del Centro General de Padres de la escuela, Marcelo Vega, aplaudió la iniciativa, considerando que además de trabajar con los alumnos y alumnas, también se orienta a los padres en los trabajos.

Katherine Rapiman, una de las apoderadas beneficiadas, también valoró la iniciativa, comentando que debido a la falta de Internet, se dificulta el aprendizaje a distancia, por ello destacó el trabajo que realiza el equipo del establecimiento.

“Lo encuentro fantástico que puedan venir los tíos a visitar a los niños a las casas con el problema de la pandemia del coronavirus, encuentro que para ellos es una felicidad que los tíos vengan aunque sea cada 15 días a visitarlos y así los motivan más a que se refuercen en su educación”, expresó.

Finalmente, la profesora Sandra Ricouz señaló que el furgón sala seguirá visitando a los alumnos cada 15 días, además de mantener el contacto telefónico semanal con los apoderados, medida que a su juicio se mantendrá hasta que los ministerios de Salud y Educación decidan el retorno de las clases presenciales.

Cedida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here