La educación, golpeada por la pandemia

0
36

la educación, golpeada por la pandemia

Fuente: Clarin

Esta pandemia afecto la educación en todas las naciones. El impacto es negativo, porque disminuye el nivel educativo de los alumnos y aumenta la desigualdad según nivel socioeconómico de las familias. El cierre de las escuelas provoca costos sociales y económicos.

Esta pandemia afectó a todos los alumnos, pero las consecuencias son más graves para los niños pobres. En la CABA las evaluaciones realizadas a fines del 2021, en el nivel primario, indican en Lengua un preocupante retroceso en el nivel de conocimientos.

Los estudiantes de América Latina han perdido aprendizaje durante la pandemia. Esta pérdida está poniendo a millones de niños en riesgo de abandonar la escuela, como han advertido el Banco Mundial, el Diálogo Interamericano, la UNESCO y UNICEF.

Tras más de dos años de pandemia, no todos estos estudiantes han vuelto a las aulas y los que han vuelto a la escuela se han retrasado, en promedio, entre uno y 1,8 años, según las estimaciones del Banco Mundial.

Por eso se afirma que los estudiantes de hoy podrían ver disminuir sus ingresos a lo largo de su vida hasta en un 12%. Si no decidimos recuperar las pérdidas de aprendizaje, perjudicaremos el futuro de toda una generación de niños.

Debemos evitar que se agraven las diferencias educativas por nivel socioeconómico de las familias. Por esta razón se requieren más opciones tecnológicas en las escuelas, incluso la utilización de los medios de comunicación difundidos entre toda la población, como la televisión. La desigualdad en el acceso a la vía digital ha aumentado las desigualdades educativas ya que: cuando es mayor el nivel socioeconómico, mayor es la proporción de estudiantes que tienen experiencia en la comunicación informática.

Por esta razón hay países que, teniendo en cuenta la igualdad de oportunidades, decidieron movilizar el aporte de la televisión, teniendo en cuenta su difusión entre todos los sectores sociales.

En América Latina podemos destacar las iniciativas educativas encaradas por Cuba, México. y Perú.

Las pruebas Aprender están evidenciando que nuestro sistema educativo avanza hacia un modelo socialmente dual, tendencia agravada por la pandemia que afectó más a los alumnos de barrios humildes, que han tenido menos acceso a los recursos tecnológicos para reemplazar el cierre de las escuelas.

La mayor parte de los empleos creados en los últimos años requieren de estudios secundarios y universitarios, ya que el nivel educativo se ha transformando en el piso de muchas empresas para el ingreso de su personal.

La igualdad de oportunidades no se logra con discursos, se requieren medidas efectivas Es posible superar la actual situación educativa crítica de nuestro país, pero para ello tendremos que comenzar un proceso que habrá de proyectarse por más de una generación.

El primer paso se refiere a la necesidad de respetar el calendario escolar sin cierres forzados de escuela motivados por conflictos laborales o de otro tipo. Hay que defender el derecho de los niños a tener clases. No podemos perjudicar el futuro de nuestros niños en este globalizado siglo XXI, por eso no hay que cerrar las escuelas.

El bajo nivel de conocimientos de nuestros alumnos viene siendo puesto en evidencia por pruebas internacionales. Los resultados de la Prueba PISA (2018) ya habían evidenciado una situación crítica en lo que hace a los conocimientos de nuestros jóvenes. En Matemática habíamos descendido al lugar 71; es decir estamos en los últimos lugares de los 77 países participantes. En América Latina el nivel de conocimientos en Matemática de nuestros adolescentes está por debajo del nivel en Chile, Uruguay, Costa Rica, Perú, Colombia y Brasil, atrás nuestro apenas están Panamá y República Dominicana.

El futuro se está jugando en la arena de la educación, ya que crecerán y progresarán no aquellos países que únicamente tengan recursos naturales, sino aquellos que hayan construido sistemas educativos que cumplan dos objetivos: calidad educativa e igualdad de oportunidades para todos los niños, más allá del nivel socioeconómico de sus familias.

Debemos quebrar la reproducción intergeneracional de la pobreza que agobia a nuestra Nación. La mayoría de los pobres tiene trabajos precarios y poco calificados o están desocupados porque carecen de un buen nivel educativo, que se transformó en la llave de acceso al empleo productivo.

Debemos cumplir tres leyes que no se cumplen. La Ley 25864 expresa que “Fijase un calendario escolar mínimo de 180 días efectivos de clases”, pero además agrega que “ante el eventual incumplimiento las autoridades educativas de las respectivas jurisdicciones deberán adoptar las medidas necesarias a fin de compensar los días de clase perdidos, hasta completar el mínimo establecido”.

Esta norma nunca se cumplió en todo el país, perjudicando principalmente a los alumnos más pobres que acuden a las escuelas estatales; La Ley 26206 hizo obligatoria la escuela secundaria en todo el país, pero de cada 100 alumnos que ingresan al primer grado primario en todo el país concluyen la escuela secundaria alrededor de la mitad, pero hay una gran disparidad entre las escuelas estatales y las privadas y también entre provincias.

La Ley 26206 establece la Jornada Extendida en el nivel primario, pero en el 2020 gozaban de este beneficio apenas el 13,6 por ciento de los estudiantes. En el Conurbano, núcleo duro de la pobreza y la exclusión, apenas el 6,4 por ciento goza de este beneficio.

Combatir la pobreza y alcanzar un desarrollo sostenible, son tareas que una población no educada no podrá asumir en este siglo Confucio dijo “Donde hay buena educacion no hay distinción de clases” es hora de actuar con medidas concretas, no alcanza con los discursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here