“La educación requiere evidencias científicas para que decisiones pedagógicas sean reflexivas”, dice fundación

0
320

“La situación escolar producto del Covid 19 deja expuesta la necesidad de revisar las estrategias metodológicas que empleamos”, indicó Evelyn Cordero, presidenta de Arrebol.

Una de las mayores complicaciones que ha dejado la pandemia del coronavirus ha sido la necesidad de modificar las clases presenciales por las lecciones virtuales, algo que ha significado un desafío para padres y profesores, quienes han debido adaptar sus estrategias para lograr que sus estudiantes aprendan detrás de una pantalla.

De hecho, el sistema educacional enfrenta situaciones académicas diversas y muchas de ellas adversas, donde cada docente ha sido desafiado para desplegar todas sus habilidades de enseñanza en un escenario poco conocido y muchas veces temido, pero donde es posible ver una oportunidad para implementar estrategias innovadoras que permitan aproximar de mejor forma el aprendizaje en las clases, presenciales, virtuales o en otras modalidades a distancia.

Según la Fundación Educacional Arrebol, el país debe relevar la importancia de una pedagogía basada en la evidencia, pues favorece la reflexión pedagógica lo que a su vez, permite que el profesorado y el equipo de gestión, logren encontrar criterios para decidir mejor respecto de las metodologías, la convivencia escolar o la gestión del colegio, situaciones que en su conjunto, inciden directamente en los resultados del aprendizaje. Es clave que cuenten con herramientas efectivas que promuevan la implementación de estrategias y políticas educativas considerando la experiencia comparada de Chile y del mundo.

“La compleja situación escolar producto del Covid 19 deja expuesta la necesidad de revisar las estrategias metodológicas que empleamos, poniendo al centro de la preocupación a las y los estudiantes, su estado emocional, físico y por supuesto, sus posibilidades de aprendizaje”, aseguró Evelyn Cordero, presidenta de la Fundación Arrebol, elegida como una de las 100 mujeres líderes de este año.

Según la fundación, la evidencia señala, por ejemplo, que “no hay una relación causal entre enseñar y aprender”. Esto permite invitar a las y los profesionales de la educación, a reflexionar sobre sus prácticas pedagógicas con el fin de cuestionar los paradigmas educativos que han hecho creer que el aprendizaje ocurre como consecuencia directa de las acciones de enseñanza, desestimando muchas veces, que más bien tiene relación con las actividades que el propio estudiante desarrolla, las que evidentemente deben ser mediadas por un docente para incorporar algún contenido.

De acuerdo a Arrebol, este cambio de perspectiva, puede implicar mejoras significativas en los resultados.

“La educación necesita de evidencias científicas para que la toma de decisiones pedagógicas sea reflexiva y en contraste con la experiencia educativa. Así podríamos mantener a raya las modas educativas, neuromitos y otras recetas de cuestionable eficacia. Es por esto que brindamos asesorías pedagógicas y desarrollamos múltiples acciones con el fin de acercar la investigación científico educativa a los profesionales de la educación y contribuir desde ahí, a mejorar la experiencia de aprendizaje de niñas, niños y adolescentes de nuestro país, fomentando para ello, la importancia del desarrollo integral humano”, concluyó Cordero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here