¿Qué pasa con la educación inicial durante la pandemia?

0
2169

Según expertos, la educación inicial es una de las más perjudicadas con la expansión del Coronavirus. De hecho según datos de la organización internacional UNICEF, se registraron 40 millones de niños sin educación temprana por motivo del Covid-19. Una situación que vuelve aún más compleja la realidad de los países que enfrentan desafíos como la desigualdad en la educación, la brecha tecnológica, etc.

La Directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, explicó en un comunicado para la prensa que la “interrupción educativa por la Pandemia está impidiendo que los niños inicien su educación lo mejor posible”. Lo cual es tremendamente preocupante, ya que el “cuidado y la educación durante la primera infancia constituyen la basesobre la que reposan todos los aspectos del desarrollo de los niños. La pandemia está amenazando seriamente esa base”, subrayó Fore.

Está información es confirmada en el informe creado por Unicef-Innocenti, “Cuidado infantil en una crisis global: el impacto del Covid-19 en la vida laboral y familiar”, que analiza el estado de la atención infantil y la educación de la primera infancia en todo el mundo.

En este informe se destaca que las familias con niños son las más afectadas con el cierre generalizado de los servicios esenciales y educativos, lo que ha provocado que los padres deban conciliar el trabajo remunerado con el cuidado y la estimulación de los niños, teniendo que hacer mayores esfuerzos.

Ahora, ¿cómo se pueden contrarrestar las consecuencias de esta situación? Ya que en el caso de los niños mayores, pueden al menos optar a la posibilidad de tener clases virtuales (si es que tiene el acceso tecnológico requerido). Pero los más pequeños, requieren del apoyo de los padres para poder llevar a cabo cualquier actividad y lograr generar aprendizajes significativos.

Si bien, aún no existe una solución que permita apoyar la primera infancia a nivel internacional, los padres que cuentan con el tiempo para hacerlo, tienen en sus manos la posibilidad de apoyar a sus hijos en este proceso. Así lo indicó María Fernanda Díaz, Líder Pedagógica en Colegium:

“La estimulación temprana va de la mano del juego y de las experiencias que incluyen atención y afecto de los padres. Es por esto que existen muchas actividades posibles de realizar en familia que potencian aprendizajes cotidianos y significativos”.

  • Conversar. Procura hablar con claridad, utiliza palabras de uso cotidiano y refuérzalas en cada conversación. Explica aquellas que sean difíciles de entender. Si estás realizando alguna actividad, muestrales lo que haces e indica el nombre de la acción, por ejemplo: estoy picando una cebolla para preparar la comida.
  • Utiliza la música como una buena aliada para motivar a los niños. Al cantar pueden incorporar el lenguaje verbal y también mediante el baile el lenguaje corporal. Al usar instrumentos musicales, se puede aprender a contar.
  • Todas las acciones repetitivas pueden ser muy útiles para ejercitar la enumeración. Por ejemplo, cada escalera que suben juntos puede tener un número para ir memorizando y adquiriendo habilidades matemáticas básicas. Al finalizar el día pueden guardar los juguetes contándolos uno a uno.
  • Nombren cada cosa de la casa al tomarla. Esto les ayudará a ir incorporando vocabulario y a tener noción de los objetos y su función.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here