Retorno a clases en un Chile diverso

0
655

En las últimas semanas hemos leído y escuchado diversas opiniones en relación al retorno a clases presenciales en nuestro país, y a pesar de la polaridad evidente que se advierte en las diferentes posiciones, es posible observar algunos puntos comunes: en ambos lados se reconoce la escuela como espacio de socialización irreemplazable, y se valoran los beneficios que la presencialidad traerá a los estudiantes desde el punto de vista de los aprendizajes y el bienestar socioemocional.

En esta discusión se advierte casi como un cliché la frase “cuando las circunstancias lo permitan” o “cuando las condiciones sanitarias lo permitan”. Pero ¿estamos de acuerdo en cuáles son esas condiciones? ¿Estamos considerando todos los elementos que influyen en la toma de decisiones de sostenedores y directores?

La respuesta a estas preguntas no es tan evidente y es por esto que se ha ido creando un ambiente polarizado que no considera ni todos los factores, ni las distintas realidades: hay escuelas que aún no ofrecen clases presenciales porque no cuentan con los recursos económicos para cumplir con los protocolos sanitarios ni la tecnología para implementar un sistema híbrido (grupos por curso en clases presenciales y sus pares online), comunas turísticas que vieron aumentados sus casos en verano y ahora temen abrir y tantas otras situaciones particulares como establecimientos hay en el país.

Nos falta empatía y un genuino interés por conocer la realidad del otro y de esta forma poder concentrar nuestras energías en apoyar según las necesidades, en vez de solo juzgar. Por ahora sabemos al menos que hay muchas realidades de un Chile diverso, que afortunadamente comparte la preocupación por sus niños, niñas y adolescentes, y por su desarrollo y aprendizaje integral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here