15 TIPS PARA RENDIR LA PSU DE LENGUAJE

0
23

psuComo profesora de lenguaje y especialista, por más de 20 años, en preparación de pruebas para el ingreso a la Universidad te dejo estos consejos que te pueden ayudar a rendir un mejor examen:

1.- Lleva en una bolsita ziploc, de esas transparentes, el lápiz de mina, la goma, el carné y la tarjeta de identificación. Pero lo más importante, incluye 7 frugellé SIN PAPEL. La PSU-L es bastante larga (2 horas y media) , la ansiedad y el cansancio mental se resienten y no hay nada mejor para activar el cerebro que una dosis de azúcar.

2.- NUNCA empieces la prueba en el orden que aparece, pues llegarás muy cansado a la parte final y comenzarás a cometer errores de comprensión. El orden que te sugiero es:

a) los textos extensos

b) las 15 de materia

c) los fragmentos

d) conectores

e) plan de redacción

Sentirás la diferencia al ir alternando ítemes densos con ítemes más “livianos”.

3.- Comprueba siempre que lo que respondiste en el facsímil, al trasladarlo a la hoja de respuesta sea efectivamente lo que contestaste. Muchos alumnos se equivocan o se corren al momento crucial de trasvasijar las respuestas a la hoja.

4.- Uno de los errores más recurrentes cometido por los alumnos que rinden la PSU-L es el fenómeno de la sobreinferencia, esto es, suponer más información de la señalada en el texto o fragmento. Los alumnos no distinguen el límite entre lo inferible y lo sobreinferible. No agregues más información, aunque sepas del tema, de lo que te preguntan.

5.- El segundo error más frecuente es el de marcar la alternativa correcta y en una segunda revisión, por inseguridad, la cambian. Te recomiendo responder en una primera revisión todo lo que efectivamente sabes. Las preguntas con dudas las retomas al final y las respondes con calma.

6.- El siguiente es un consejo para los buenos en lenguaje: un error que cometen los buenos alumnos en la sección de comprensión de lectura es realizar un análisis en exceso puntilloso lo que los lleva a “buscar la quinta pata al gato”. Lo sencillo lo transforman en complejo y tienden a equivocarse.

7.- Te sugiero que el ítem de vocabulario contextual lo contestes una vez respondidas las preguntas de lectura. Pues de tanto leer el texto o fragmento, de ir y venir por las preguntas, recién entonces asimilas el sentido del vocabulario que te preguntan.

8.- Un estudio realizado en mi colegio, con respecto a la omisión dio resultados sorprendentes: les solicitamos a los alumnos que obtenían sobre 630 en lenguaje, que no omitieran cuando estaban entre dos alternativas. Que se arriesgaran. Hubo alumnos que subieron hasta 150 puntos.

9.- En las preguntas de lectura que vienen encabezadas por los adverbios terminados en –mente, poner mucho ojo. Por ejemplo, “El  fragmento leído se refiere fundamentalmente a…” “En el texto se afirma principalmente que…” “¿Cuál de las opciones sintetiza cabalmente las ideas expresadas en el fragmento?” O la expresión “mejor”, por ejemplo,  “la idea que mejor expresa la síntesis del fragmento es…” En el fondo te están pidiendo que discrimines entre dos alternativas muy cercanas, pero hay una que es más correcta, ya sea porque es más completa, o ya sea porque sintetiza lo esencial de lo que te están preguntando.

10.- Un dato extra pero de gran utilidad: si tomaste mucho líquido en la mañana o por ansiedad, tienes ganas de ir al baño ¡¡¡VE!!! Es imposible concentrarse con esas ganas. Te acompañará un examinador y más vale perder 10 minutos de prueba que la prueba completa.

11.- Es extremadamente importante que al comenzar a leer los fragmentos o textos extensos, lo primero que hagas es clasificar mentalmente el texto. La tipología textual determina el modo de leer y hasta los tipos de preguntas. Por ejemplo, no es lo mismo leer un texto narrativo que uno argumentativo ni uno expositivo. Cognitivamente no se lee de la misma manera un texto que pertenezca a tal o cual tipología discursiva.

12.- Muchas veces los textos o fragmentos de la PSU-L vienen con bibliografía al final, o sea, el título y el autor desde donde se extrajo la lectura. Léelo siempre!!! Muchas veces la bibliografía te da pistas para responder.

13.- Ser un lector activo significa que debes establecer cierta “intimidad” con el facsímil. Subraya, destaca, encierra en círculos, escribe en los bordes, fúndete en el papel. Interactúa con la prueba. Si el lápiz grafito te lo impide, lleva un lápiz de pasta que es mejor para subrayar o destacar. Y luego marcas la hoja de respuestas con grafito. Es conveniente  no subrayar las frases explicativas (algo que se tiende a hacer), porque estas son parte del entendimiento general del texto, sino que los conectores, los verbos esenciales (en el texto y en las preguntas), los conceptos clave y las palabras más repetidas. No seas un lector pasivo. La lectura es un proceso interactivo entre el texto, el lector y las estrategias que usamos para leer.

14.- No sólo es relevante comprender el texto sino que fundamental captar el sentido de lo que te preguntan. No hay que menospreciar los verbos presentes en las alternativas. Más de las veces las cinco alternativas vienen precedidas por cinco verbos, por ejemplo: a) reflexionar, b) criticar, c) demostrar, d) ilustrar y e) comentar. Claramente los cinco verbos poseen un sentido diferente. Detente en ellos y subráyalos. Te darán pistas para responder acertadamente.

15.- Mis consejos surgen desde la experiencia empírica: llevo 10 años dando la PSU-L como alumna.

A LEER CON ATENCIÓN Y CALMA!!!!!!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here