Acompasar: más lento pero más lejos

0
4

Las relaciones humanas se encuentra atravesadas por dinámicas de poder. La relación padre-hijo, entre hermanos, con el jefe o los compañeros de trabajo siempre se encuentran mediadas por ciertas cuotas de poder que quizás en la totalidad de los casos inclina la balanza más hacia un lado que para el otro.

Cuando las relaciones que entablamos resultan con una mayor asimetría de lo aceptable se puede caer en abusos, donde quien ha logrado cierta superioridad anula, usa y abusa a quien ha quedado más “abajo”. Esta situación además de lógica y esperable, suele ser perversa e incluso dañina tanto para quien ha quedado en desmedro dentro de la relación, como para la dinámica en general, ya que al volverse tóxica contamina a todos sus participantes.

Existen personas que por sus características personales tienen una mayor tendencia a quedar en posiciones de “desventaja”, mientras que otras son hábiles en generar instancias que les entreguen una posición de más poder frente a los demás. De esta manera ambos sustentan y justifican la existencia del otro. Pero ¿si nuestras relaciones fueran diferentes?.

Personalmente he aprendido que el “acompasar” es una forma efectiva de generar relaciones de mayor respeto, simetría y que propicien el desarrollo más equilibrado entre sus miembros.

¿Qué significa acompasar? Es establecer un vínculo de respeto simétrico (en tanto iguales como seres humanos y nuestros derechos) en el cual uno acompaña al otro en el ritmo de ese otro tan válido como uno, y no se busca la agenda personal, sino que se logra “bailar juntos” a un tiempo común.

Desde pequeño la lógica nos ha enseñado que si uno quiere un trozo más grande del pastel, entonces el otro comerá menos. Al parecer nuestro acervo cultural no nos ha mostrado con suficiente énfasis la posibilidad cierta de hacer crecer el pastel, de que ambos podemos ganar y crecer en una relación, y que mi crecimiento y bienestar no condiciona las posibilidad de desarrollo de los demás. Finalmente, si actuamos con generosidad y respeto de manera recíproca, todos quienes se vinculan a estas relaciones acompasadas recíprocamente, encontrarán un espacio fértil en que sus habilidades podrán florecer.

El camino puede ser más rápido y más corto, o bien, más lento pero llegar más lejos en conjunto. ¿Qué eliges para ti y tus relaciones?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here