Alumnos migrantes frenaron la caída de la matrícula municipal en Santiago

0
6

colegiosEn las escuelas, el 28,6% de los niños son extranjeros. Los colegios apuestan a incorporar sus países de origen en los contenidos para fomentar la inclusión.

VALENTINA GONZÁLEZ El Mercurio

Jesyd, Yanely y Grace están en 4° básico. Se sientan juntas y aunque nacieron en Ecuador, Perú y Chile, respectivamente, las tres saben quién es Violeta Parra y tienen escrita en sus cuadernos la letra de “Gracias a la vida”. En esas mismas páginas, dedican igual cantidad de espacio a bailes como la cueca y la marinera.

Entre sus compañeros de colegio hay estudiantes de países como Nepal y China. Todos asisten a la escuela República de Colombia, uno de los establecimientos de la comuna de Santiago que tienen más de un 50% de alumnos inmigrantes.

Para el municipio, estos niños llegaron justo cuando la educación pública lo necesitaba. “Los números en Santiago venían a la baja, en picada. Y gracias a esto se ha logrado revertir (…). Eso es muy importante por temas de subvención”, dice el alcalde Felipe Alessandri (RN).

Este año, los migrantes representan el 15,5% de los alumnos de la educación municipal de la comuna; en básica, la cifra llega al 28,6%. Y el edil estima que sin ellos podrían tener hasta un 20% menos de matrícula.

Así, en la comuna se da un fenómeno interesante, pues a nivel país, el sector municipal ha perdido alumnos de manera constante. El año pasado se matricularon 16 mil alumnos menos, y en una década, el sector perdió 424 mil escolares.

Más interculturalidad

Cantar los himnos de cada país y hacer ferias gastronómicas parecían las opciones más obvias para integrar a los extranjeros a la escuela República de Colombia, donde hoy el 53% de los alumnos es inmigrante.

Sin embargo, su directora, Marcela Jara, dice que con el tiempo entendieron que no era la mejor aproximación: “Nos fuimos dando cuenta de que seguíamos marcando las diferencias (…). Constantemente le hacíamos recordar a ese niño que era distinto: que se vestía distinto, que comía distinto, que no pertenecía aquí”. En cambio, los profesores han buscado formas de hacer referencias a los países de origen de los niños, sobre todo al hablar de temas como la historia y la geografía.

“Dejamos de lado la folclorización, hay actividades que no celebramos… el 21 de mayo, las Glorias Navales. Es absurdo celebrarlo en un colegio donde hay versiones distintas de lo que pasó en la Guerra del Pacífico o no tiene ningún significado”, explica Marcela Jara.

Afirma que han puesto el foco en la convivencia y en derribar la idea de que los niños extranjeros venían con una mala formación. “Siempre está la lógica de que hay que nivelarlo (…). Empezamos a revertir esa situación, a generar una cultura de altas expectativas”. La campaña se ha visto reforzada por visitas, como la del canciller Heraldo Muñoz, ex alumno de la escuela.

En la escuela Fernando Alessandri Rodríguez, donde el 51,4% de los niños viene de otros países, apostaron por la integración a través del lenguaje y crearon un diccionario multicultural, con modismos correspondientes al lugar de origen de los alumnos. Dos de sus estudiantes -hermanos entre sí- vienen de Haití y llegaron sin hablar español. Luego de que uno de los pequeños respondiera que había almorzado “chispeza” -tras ver una publicidad en que Gary Medel comía pizza-, una de las profesoras se ofreció a enseñarles el idioma después de clases, motivada por el buen nivel académico de los niños.

La directora del colegio, Enilde Gil, reconoce que al llegar al colegio temió encontrarse con problemas de discriminación entre los niños. Tras 32 años en el Instituto Nacional, recuerda: “Pensé… aquí va a quedar la escoba”. Sin embargo, hoy asegura que no ha sido el caso: “Si usted no les viera colores distintos, y acentos de voz distintos, usted no se da cuenta que son de distintos países”.

CAÍDA
En una década, los colegios municipalesdel país perdieron424 mil alumnos.


”Para un niño no es tema si su amigo es boliviano, peruano… es su amigo. El tema son las categorías que ponemos nosotros, los adultos”.
MARCELA JARA, DIRECTORA ESCUELA REPÚBLICA DE COLOMBIA 

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here