Aprender jugando: la importancia de la entretención en los procesos de enseñanza

0
67

Juego Aprendizaje

Fuente: El Mostrador

Son muchos los factores que influyen en el proceso de aprendizaje de un estudiante. Es así como han ido apareciendo nuevas metodologías que complementan los procesos tradicionales, sumándole recursos que se adapten a las nuevas tendencias.

Uno de los términos que más se ha escuchado últimamente es el de la gamificación o ludificación. En la educación, esta tendencia implica que a través de diversas técnicas didácticas y entretenidas o, derechamente, de juegos, se busca traspasar contenidos o lograr metas, de manera que para el estudiante sea más llamativo aprender, teniendo una motivación extra en la enseñanza del día a día.

“La gamificación aparece como una gran oportunidad para un proceso educativo distinto, en el cuál logremos tener una mejor atención de los estudiantes y puedan aprender de una manera más didáctica y entretenida, como por ejemplo con juegos virtuales”, comenta Marisol Hernández, directora corporativa de Informática Educativa de la Dirección de Postgrados de la Universidad Autónoma y PHD en tecnología educativa.

«Cuesta implementarlo principalmente porque no se entiende la utilidad pedagógica. Por esta razón, lo primero es hacer comprender qué se va a aprender con esto. El primer desafío que tenemos los profesores es saber el alumnado que tenemos, para identificar qué es lo que necesitan y cómo entregarlo», agrega.

Tanto en lo que respecta a educación como en los diversos ámbitos que envuelven al ser humano, es fundamental estar constantemente adaptándose a los avances tecnológicos que surgen día a día. Es en este sentido que la innovación debe mantenerse como uno de los ejes centrales cuando hablamos de desarrollo y crecimiento, tanto en materias de educación como salud y ciencia, entre otras.

Catalina Araya, directora de Educación de Fundación País Digital explica que “es muy importante integrar estrategias de juego en la educación y gamificación es jugar también con tecnología. Nos ayuda mucho a poder romper estructuras que no dan espacio a la innovación. Integrar, por ejemplo, el juego en los procesos evaluativos nos ayuda también a acercarnos a nuevas formas de innovar en la sala de clases”.

Además, agrega Araya , el “integrar toda la mirada del juego en los procesos de enseñanza y aprendizaje es clave, pues hay toda una teoría –que tiene que ver con la de la evolución- que nos dice que el ser humano ante todo es primate, que siempre sus estrategias para aprender y para adaptarse a los medios ha sido jugar. Por lo tanto, nos dice realmente que la estrategia para aprender y seguir aprendiendo a lo largo de la vida tiene que ver con integrar el juego y la gamificación en los procesos de aprendizaje”, afirma.

En tanto, Fabián Barriga, fundador y CEO de la Edtech Umáximo by Lirmi, explica la importancia de aplicar estas nuevas herramientas en el aprendizaje: “En la actualidad buscamos cada vez más el sentido de lo que hay que aprender. En este aspecto, la gamificación permite que los estudiantes se sientan atraídos y con la motivación necesaria para no abandonar el aprendizaje».

«Esta ha permitido crear ambientes atractivos en los que, mediante sistemas de incentivos propios de los juegos, se va aprendiendo de manera natural, alcanzando no solo buenos resultados académicos, sino que también mejoras en aspectos actitudinales, de confianza y autoestima de los niños, niñas y adolescentes”, sostiene.

Además, Barriga agrega que “la actual tecnología, como la inteligencia artificial, permite crear rutas de aprendizaje personalizadas para cada alumno, lo cual tiene un impacto inmensamente positivo para la diversidad de estudiantes que vemos en las aulas”, concluye.

Capacitación en el trabajo

Estas nuevas maneras de aprender no sólo son aplicables en niños o durante la edad escolar, sino que también se han ido aplicando tanto en la educación superior como en el ámbito laboral.

En lo que concierne a este último, una de las tendencias crecientes ha sido impulsada por la necesidad de las empresas de que sus colaboradores desarrollen las cada vez más valoradas “power skills”. Es decir, aquellas habilidades blandas que no son parte de los currículos tradicionales de enseñanza, tales como Agilidad Emocional, Innovación, Liderazgo, entre otras. De esa labor se encarga Lifebox, una edtech -tecnología educativa- B2B que desde 2019 democratiza el desarrollo de éstas por medio de experiencias online cortas, inmersivas y gamificadas.

“Nuestra metodología se compone de micro-cápsulas que aseguran una tasa de finalización promedio de un 90%, y que incluyen videos al estilo tik tok, podcast, ejercicios interactivos y gamificados, preguntas de reflexión para que la experiencia vivida se convierta en una de aprendizaje. La idea es que las personas se enamoren de la experiencia de aprendizaje que les proponemos”, explica Mauricio Mauricio Peñafiel, CEO y cofundador de Lifebox.

Casaideas es una de las empresas que ha utilizado este sistema de aprendizaje con Lifebox y la evaluación es positiva. «Es un método dinámico y práctico, aprendes en un corto plazo y te entregan herramientas que son útiles para aplicar los contenidos. En nuestra experiencia la sesión live fue muy buena, aprendiendo con juegos, con buena música y el tiempo pasa volando”, comenta Katherine Cheuquepán, especialista en Formación de esta compañía.5