Asesores senior : ayudando en la educación de niños vulnerables después de la jubilación

0
5

Screen Shot 2017-07-21 at 12.12.16 PMEl 80% de los adultos mayores que son voluntarios señala sentirse “muy interesado en aportar a la sociedad” de esta forma.

Judith Herrera C. en El Mercurio

Una nueva oportunidad. Así lo ven los adultos que participan en el Voluntariado País de Mayores, iniciativa que busca prestar apoyo educacional a niños vulnerables mediante un “asesor senior” que pueda hacer el acompañamiento de manera personal.

El programa es parte del Servicio Nacional de Adulto Mayor (Senama) y cuenta con 237 voluntarios a nivel nacional y 474 menores beneficiados. Y los adultos de la tercera edad, muchos profesores jubilados, han encontrado un nuevo aire.

“Lo más relevante es cómo se va generando una red de adultos mayores que se motivan a participar, mostrando muy buenos resultados”, dice Rubén Valenzuela, director del servicio.

El voluntariado, que tiene como requisito tener 60 años o más y habilidades ojalá relacionadas con la educación, funciona desde 2003, consolidándose en 2004 con la colaboración del Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis). Esta última institución se encarga de seleccionar a niños de entre 1° y 8° básico, quienes deben estar en el programa Familias Seguridad y Oportunidades.

Quienes más disfrutan parecen ser los voluntarios. María Enriqueta Zamora (77) es profesora normalista jubilada y ha estado desde el inicio en el programa. “Se genera un lazo muy profundo que después se ve con los años, al reencontrarse con los niños; ellos nunca nos olvidan”, cuenta.

La docente ayuda a dos niños, una de 3° básico y otro de 2° básico, con quienes se reúne una vez a la semana por dos horas. Para Jennifer Toro, madre de Estiven, uno de los pequeños, el programa “es una bonita experiencia, un cambio importante al tener a una persona prestándole toda su atención a los problemas que tiene”.

Luis Muñoz (75), otro voluntario que trabaja con dos niños, afirma que la iniciativa “vino a completar una necesidad que en ese momento sentía, un vacío enorme que hoy está lleno”.

Las cifras del Senama señalan que el 70% de los niños que han participado mejoró sus hábitos de estudio y el 80% de los voluntarios señala sentirse “muy interesado en aportar a la sociedad” de esta forma.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here