Así es como este profesor de Talca motiva a sus alumnos a exportar la ciencia chilena

0
5

2017-12-05-3105VSN3448Fredy Segura es profesor de ciencias del Instituto Andrés Bello de Talca. En junio viajó con dos alumnos a las Olimpiadas de Genios en Nueva York y el próximo año otros alumnos representarán a Chile en ferias científicas de Hong Kong y Bruselas. ¿Cómo ha logrado motivarlos?

Por María Victoria Coutts en El Definido

A fines de marzo te contamos sobre el genial proyecto de dos estudiantes de segundo medio que estaban trabajando en un antibiótico con hojas de olivo. ¿Qué pasó con ellos?

Viajaron a Nueva York a las Genius Olympiad 2017, les fue increíble y volvieron a Chile con medalla de plata al obtener el segundo lugar de la competencia entre más de 750 proyectos de distintos países del mundo.

De vuelta en Chile, fueron invitados a la Moneda, se reunieron con la presidenta Michelle Bachelet y la ministra Adriana Delpiano. Luego en Talca les entregaron la medalla al mérito de la Región del Maule.

Meses después, cuatro alumnos del mismo colegio, obtuvieron el primer lugar en la categoría básica y media en la Expociencia Nacional Helveciencia, organizada por la Universidad Austral y el Club Ciencias Chile. Gracias a esto, el próximo año viajarán Hong Kong y Bruselas a representar a Chile en dos importantísimas ferias de ciencia internacionales (pero necesitan recaudar los fondos para poder viajar).

Ángela Alarcón y Javiera Fajardo, alumnas de I° medio, irán a la Student Science Project Competition 2018 (HKSSPC) en Hong Kong, con su proyecto Antibiosis de Streptomyces, que consiste en encontrar antibióticos en bacterias del suelo y que servirían para combatir enfermedades de origen bacteriano y micóticas.

Alejandro Letelier y Daniel Vergara, alumnos de enseñanza básica, viajarán a la Belgian Expo-Science 2018 en la ciudad de Bruselas, para presentar su proyecto Efecto comparativo de inhibición de extracto de Buddleja globosa v/s Antibióticos de tipo tradicionales, que consiste en buscar propiedades antibacterianas de la hoja del matico y posterior construcción de un antibiótico de origen natural.

¿Cómo el Instituto Andrés Bello la está rompiendo en las ferias escolares de ciencia? 

Dicen que detrás de un buen alumno, siempre hay un buen maestro y esta no es la excepción. Fredy Segura, lleva siete años trabajando como profesor de biología en el mismo colegio donde estudió y sus alumnos están más motivados que nunca.

La historia comienza el año 2012, cuando Segura puso un mesón en el patio del colegio para hacer un taller de ciencia. Comenzó con 6 niños que iban los sábados en la mañana.

“En ese momento solo necesité de alumnos motivados, y las ganas de hacer cosas grandes con pocos recursos. Despertar la motivación y sacar lo mejor de cada uno potenciando sus fortalezas, sin importar las notas”, cuenta Segura a El Definido.

Luego el mesón se formalizó en la academia Albert Einstein. Hoy ya son cerca de 30 los alumnos que asisten al taller.

En 2015 y 2016 lograron ganar en la categoría de enseñanza básica y media en la Feria Nacional Juvenil del Museo Nacional de Historia Natural en Santiago (MNHN). Luego, participaron en distintas ferias del país en Concepción, Linares y Santiago, obteniendo muy buenos resultados.

Fredy cuenta que esto ha sido un “trabajo de hormiga”, como le llama.

“Para mí es una actitud constante de promover el aprendizaje de los estudiantes, lo expreso no de la racionalidad sino más bien del corazón que me hace enamorarme más de la profesión docente.Esto me ha llevado a entender que la vocación en la formación docente es lo más fundamental, por este motivo es que se puede generar cambios”, explica.

Para él, el éxito no va en usar una metodología adecuada ni un modelo de aprendizaje determinado. Dice que es más bien las ganas de mejorar por medio de la alfabetización y enseñanza de las ciencias, la vida de los estudiantes.

Jugado por sus alumnos

Todos tenemos algún profesor en el colegio o en la universidad que nos marcó, que escuchábamos con atención porque era entretenido, porque nos motivaba o incluso, aunque no haya sido el más buena onda, creía en nuestras capacidades y nos desafiaba a pensar en grande. De ese profesor, probablemente tenemos los mejores recuerdos. ¿Cómo lo ha hecho Segura?

Para él hay dos cosas que son claves para motivar a los alumnos. Dice que tener una muy buena formación curricular es sinónimo de tomar con responsabilidad y dignificar la profesión docente. Segundo, que el amor y la pasión que un profesor entrega, es por lejos lo más importante.

“Ser profesor es una responsabilidad social, porque puede significar matar cognitivamente a un niño o potenciarlo para el resto de su vida. En mi caso, como educador de ciencias no he querido que me vean como un científico idealizado, es decir, vestido de delantal blanco con gafas y un peinado desordenado, más bien que vean la ciencia en mi persona de manera divertida y que tiene su aplicabilidad en la vida diaria”, explica.

En sus clases el “no se puede” no existe

“Para mis alumnos alcanzar tan importantes logros era algo inimaginable, era difícil de conquistar pero no imposible”, asegura y agrega que para ellos hoy no hay límites para soñar.

“Sigo más que nunca, convencido de que la pedagogía logra cambios en la manera de pensar en los estudiantes. Ellos ni siquiera han dimensionado lo que han logrado, ya que la expectativa era llegar a participar en una competencia y disfrutar de la experiencia, pero sin dudas al lograr resultados, es inevitable. Con humildad se puede decir que solo es fruto de un trabajo de hormiga y silencioso”, dice Segura.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here