Lo más leído de la semana: Avances 2018 y pendientes para 2019 en educación

1
508

Año Nuevo El año nos deja varios hitos educativos, como las movilizaciones por una educación no sexista y la puesta en marcha de cuatro Servicios Locales de la nueva Educación Pública del país. En contraste, aún urge avanzar en la calidad de los aprendizajes, en cobertura en educación inicial y en un abordaje integral de la violencia escolar.

Por Educación 2020

Finalizó el 2018, momento ideal para mirar en retrospectiva, valorar los grandes avances que este año nos dejó en materia educativa y visualizar con claridad cuáles son los pendientes en los que se debemos poner urgencia durante los próximos 365 días. ¡Comencemos con los principales avances!

Reforma a la Educación Superior: Partimos el año con la aprobación de esta reforma, iniciativa fundamental para comenzar a “ordenar la casa” en este nivel educativo que por décadas funcionó con una escasa regulación. En este punto, Alejandra Arratia, Directora Ejecutiva de Educación 2020, destacó que “esta iniciativa creó una institucionalidad en materias como la fiscalización financiera (Superintendencia), la necesidad de una mirada a largo plazo (Subsecretaría) y la mejora en la calidad, con la acreditación”.

Foco en la Educación Parvularia: Otro aspecto que marcó este año fue el énfasis en la educación a temprana edad, con significativos avances como la aprobación del decreto que reduce el número de niños y niñas por persona adulta en sala. Así, por ejemplo, se pasará de 42 a 21 educadoras o educadores en el caso del nivel sala cuna. Además, se ha avanzado en el proyecto de kínder obligatorio y se logró que el proyecto de Sala Cuna Universal incorporara una mirada educativa y no sólo laboral.

“Valoramos profundamente todos estos avances que recogen las demandas de la sociedad civil, en cuanto a la necesidad de priorizar este nivel educativo que tiene un tremendo impacto en el desarrollo de los niños y niñas. En este sentido, estamos contentos de haber sido parte del Plan Inicial, trabajo de más de 30 organizaciones que finalizó con 12 propuestas concretas para mejorar la calidad de la educación de nuestros niños y niñas”, manifestó la Directora Ejecutiva.

Avanza la Nueva Educación Pública: Luego de años de postergación, la educación pública comenzó su fortalecimiento este año, con la puesta en marcha de cuatro Servicios Locales de Educación Pública: Barrancas, Puerto Cordillera, Costa Araucanía y Huasco. Se trata de una nueva institucionalidad especializada, descentralizada y con identidad territorial. “Esto marca un antes y un después en la historia educacional del país, porque es la primera vez que confluyen en una sola entidad aspectos pedagógicos y administrativos. Es una transformación fundamental para nuestro país, que requiere del compromiso de todos quienes trabajamos en el sector, con la que como Educación 2020 estamos muy comprometidos”, expresó Arratia.

Y también avanza el SAE: Este año, el nuevo Sistema de Admisión Escolar (SAE) se comenzó a implementar en todas las regiones del país, excepto en la Metropolitana, que se sumará el 2019. “Esta iniciativa va en la línea de la sociedad que queremos: una con mayor justicia, donde todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades, sin importar su nivel socioeconómico. Aún existe reticencia en algunos apoderados, pero la evidencia de estos tres años de implementación muestra que más del 80% de los estudiantes quedó en algún colegio de su preferencia, lo que es muy positivo”, manifestó Nicole Cisternas, Directora de Política Educativa de Educación 2020.

Demanda por una educación no sexista: Pero si de balance anual se trata, ¿cómo dejar fuera las masivas movilizaciones que protagonizaron los estudiantes —sobre todo las universitarias— para exigir una educación no sexista, marcando la agenda país? “Valoramos este hito donde son nuevamente las y los estudiantes quienes corren el cerco, exigiendo prioridades en la política pública. Este movimiento permitió visibilizar la necesidad de una educación sin sesgos, poniendo foco no sólo en los protocolos en casos de abuso, sino también en la importancia de avanzar en la formación docente, en las prácticas pedagógicas y en el sistema en su conjunto para terminar con cualquier tipo de discriminación”, dijo Cisternas.

46 propuestas para terminar la burocracia: Bajo el nombre de Todos al Aula, este año se conformó una comisión que elaboró 46 propuestas para desburocratizar el sistema escolar. Se trató de un trabajo donde se recogió fuertemente nuestro informe “Menos carga administrativa, más calidad educativa”. “En este documento levantamos la necesidad de alivianar las obligaciones que pesan sobre los equipos directivos, que muchas veces son innecesarias y, lo peor, desvían la atención de lo realmente importante: los aprendizajes de los estudiantes. Valoramos que la comisión lo haya recogido y esperamos que el próximo año comience la implementación de las propuestas”, señaló Arratia.

¿Otros hitos? La creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y el avance del proyecto que amplía la gratuidad al séptimo decil en la Educación Técnico Profesional.

Los desafíos pendientes

Aumentar cobertura con calidad y flexibilidad en la Educación Parvularia: Si bien hemos tenido avances en este nivel educativo, el gran pendiente para este año es el aumento de la cobertura, con foco en la calidad y en la flexibilidad. “Tenemos que emparejar la cancha desde la primera infancia, permitiendo que todos nuestros niños y niñas tengan oportunidades para desarrollar su potencial, y para ello es importante generar modalidades de atención más acordes a las necesidades de las familias“, indicó Arratia.

Fortalecer el liderazgo de los equipos directivos: Con la Carrera Docente ya en funcionamiento, este año es primordial centrar la atención en el segundo actor escolar que más incide en la calidad de los aprendizajes: el liderazgo de los directivos. Así lo asegura la directora Ejecutiva: “la próxima reforma de largo plazo debe ser la creación de una política de liderazgo directivo que asegure contar con los mejores profesionales en estos cargos, una trayectoria directiva desafiante y con buenas condiciones salariales, acompañada de planes de formación pertinentes a las etapas de desarrollo profesional”.

Abordar la violencia integralmente: La violencia escolar marcó la pauta en gran parte del año. Al aumento de casos de bullying y ciberacoso se sumaron los hechos de violencia en colegios emblemáticos, que dieron paso a un álgido debate en torno al proyecto de Aula Segura, que finalmente logró tener un sentido menos punitivo. ¿La tarea para este año? Impulsar un plan integral para abordar los problemas de convivencia escolar en su complejidad. “Tenemos que abordar no sólo el síntoma, sino el problema de fondo. Y eso exige tener una mirada integral y formativa”, precisó Arratia.

Poner en marcha la Superintendencia de Educación Superior: A más tardar en el mes de mayo de 2019 deberá entrar en funcionamiento esta Superintendencia, organismo fundamental que será la encargada de velar por el buen uso de los recursos, de modo que no existan nuevas crisis y cierres de universidades, como este año ocurrió con la U. del Pacífico. “Esta institucionalidad es clave porque vigilará las finanzas de las universidades y las instituciones técnico-profesionales, y velará por que se respete la prohibición del lucro”, explicó la directora de Política Educativa.

Mejorar el financiamiento en la Educación Superior: Este año se avanzó en la tramitación del Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS), crédito que reemplazará al tristemente célebre CAE, lo que es un claro avance. Sin embargo, aún queda pendiente el tema de fondo: el financiamiento vía aranceles. En este punto, Cisternas señaló que “nos parece preocupante que los recursos de los planteles sigan fijados por un sistema de precios. Es urgente que avancemos hacia un sistema de financiamiento con aporte basales, que den estabilidad a las instituciones de Educación Superior y les permitan generar investigación, desarrollo e innovación”.

¡Avanzar en la calidad de los aprendizajes! En mayo de este año nuevamente vivimos un déjà vu con los resultados del SIMCE: los aprendizajes prácticamente están estancados hace una década y las brechas socioeconómicas se mantienen. “Ya lo hemos dicho: necesitamos poner el foco en la sala de clases y promover la innovación, con estrategias pedagógicas que permitan que nuestros niños y niñas aprendan con sentido, desplieguen todo su potencial y desarrollen las habilidades que el mundo de hoy requiere”, concluyó Arratia.

1 Comentario

  1. Mmmm… por donde comenzaremos acertadamente… Que dejamos para depués, que urge hacer incapie… Complicado, buen trabajo para ¿…?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here