Busca la constancia antes que la velocidad

0
62

¿Cuál es la solución para mejorar? ¿Cuál es la forma más rápida? ¿Cuánto tiempo tengo que invertir para lograrlo? Estas son algunas de las preguntas que los estudiantes se hacen cada vez que se enfrentan a alguna necesidad de cambio o desafío en sus vidas.

La verdad es que nunca hay una respuesta totalmente correcta, pero yo les quiero comentar lo que nos dice la experiencia al estudiar a las personas exitosas que han logrado grandes resultados en distintas áreas que abarcan desde los estudios, el deporte, la cultura y los negocios.

En casi todos los ejemplos los mejores resultados se logran cuando uno encuentra el equilibrio, es decir, intentar buscar resultados ni demasiado rápido, ni excesivamente lentos.

La combinación ideal involucra lograr estos dos tipos de resultados:

1.- Resultados inmediatos y medibles: este tipo de resultados son muy importantes para la motivación, nos ayuda a creer y nos entrega la energía necesaria para seguir intentándolo. En el caso de los estudiantes, hay algo que es muy cierto “ver para creer”, si no ven resultados en un tiempo determinado pierden rápidamente la motivación. Cuando nuestros hijos comienzan a tocar un instrumento, a hacer un deporte o a reforzar alguna materia debemos partir de a poco y ayudarlos a ver pequeños resultados, que destapen su motivación.

2.- Resultados de largo plazo en base a la constancia: aquí está la clave. Cuando se alcanzan resultados de corto plazo y encontramos el compromiso para invertir más tiempo, debemos tomar una decisión: CONSTANCIA por sobre VELOCIDAD.

Es mucho mejor caminar todos los días 15 minutos que dos veces a la semana 45.

Es mejor comer todos los días un poco de ensalada en cada comida que un saco de ensalada una vez a la semana.

Es mejor estudiar todos los días 30 minutos que cinco horas un solo día a la semana.

La trampa de la velocidad:

El gran error que cometen los estudiantes y los padres es apurar los resultados. La impaciencia de buscar resultados de corto plazo nos lleva a perder los de largo plazo, que son los realmente grandes. Lo realmente valioso es lograr incluir un nuevo “hábito (algo que hago todos los días)” en nuestra rutina diaria SIN afectarla dramáticamente, de tal forma de que sea algo sostenible en el tiempo.

En resumen, los grandes resultados se logran con paciencia y dedicación, disfrutando el proceso y haciéndolo parte interesante de nuestras vidas.

Ni en las dietas, ni en los deportes, ni en los negocios, ni en los estudios se logra el éxito de inmediato. Busca los resultados de corto plazo pero consolídalos en un hábito de largo plazo.

¿Qué te ha funcionado mejor a ti?

Las herramientas académicas que nosotros entregamos conjugan estos dos aspectos, resultados inmediatos y herramientas fáciles de hacer un hábito. Una excelente forma de mostrarle a sus hijos cómo lograr resultados académicos de corto y largo plazo es nuestro curso online “Los Secretos de los Súper Estudiantes”.

Hasta la próxima semana y ¡Vamos que se puede!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here