Capacitar a los profesores es el primer paso para que los niños se entusiasmen con la tecnología

0
3

IMAGEN-14734098-2Un docente que habla de conceptos como almacenamiento en la nube será capaz de fomentar futuras vocaciones en el área.  Por M. C. en El Mercurio Cada año, más de 700 mil escolares chilenos rinden la prueba Simce. Para analizar la enorme cantidad de datos que implica el proceso, desde 2012 la Agencia de Calidad de la Educación usa como apoyo los servicios de la nube que ofrece Amazon Web Services, que les provee de herramientas relacionadas con almacenamiento, analítica y despliegue de información, entre otros. Que parte del proceso del Simce sea digitalizado permite que quienes están interesados en conocer los resultados puedan acceder a ellos en un mismo momento y todo en línea, por ejemplo. Así lo destacó el director del sector público de Amazon Web Services, Jeffrey Kratz, durante su reciente visita al país, donde expuso sobre la necesidad de fomentar el vínculo entre la tecnología y las instituciones educativas; desde colegios hasta ministerios de Educación. “Parte importante de nuestros clientes son los profesores. Nos gusta crear comunidades y pensar que alrededor del mundo estos están compartiendo sus planes de estudio”, comenta respecto a una de las herramientas que busca potenciar AWS Educate, el programa educativo de la filial en la que Kratz trabaja. Ingresando a https://aws.amazon.com/es/education, los interesados pueden acceder a blogs de educación, así como a capacitaciones acerca de la nube. “En Estados Unidos, este año cerca de 43 mil jóvenes se graduarán con algún conocimiento en cuanto a ciencias de la computación. Pero el mercado que requiere de este tipo de habilidades tiene cerca de 494 mil puestos”, indica. De ahí que un primer paso para entusiasmar a los niños con esta área sea capacitar a los docentes: mostrarles las herramientas que están disponibles para que ellos a su vez las transmitan. “No espero que un profesor de Biología de un día para otro se vuelva un especialista en computación; ellos ya tienen su campo de experiencia. Pero lo que sí quiero es que al menos conozca y pueda hablar sobre ciertos conceptos relacionados, para que así inspire a otros”. Ante la creciente necesidad de especialistas en el área STEM (sigla en ingles para las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), su visión es que idealmente, cada vez que “un alumno se acerque al escenario a recibir su diploma de graduación, este tenga un trabajo esperándolo. No vamos a parar en esta tarea, porque finalmente es eso lo que impulsa el desarrollo económico y la innovación”, indicó Kratz durante su visita a la Universidad Inacap, donde dio una charla sobre la transformación digital en educación. Sin ataduras Involucrar el almacenamiento en la nube al trabajo educativo supone no tener que estar atado a un único dispositivo de trabajo, pues este permite acceder a los datos guardados desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Otra característica de la nube es que se trata de un servicio disponible a toda hora. “Está siempre en funcionamiento; siempre lo ha estado. Y esto es especialmente importante, por ejemplo, en el caso de una investigación universitaria que se hace desde un laboratorio y donde hay que ir almacenando datos: hay fiabilidad y durabilidad de por medio”, indica el estadounidense. Consultado respecto de los rumores de la instalación de un centro de datos físico en una posible localidad de Chile o Argentina, Kratz es escueto. “Somos una compañía que nació en el norte. Pero eso no quiere decir que no estemos escuchando a nuestros clientes chilenos y de otras partes del mundo”, responde. “Estamos viendo qué nos dicen y qué nos hace más sentido”. Por M. C. en El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here