Celulares en las aulas: ¿Cómo darles un uso pedagógico?

0
79

Expertos del sector de la educación se manifiestan en contra de prohibir el uso de los celulares en los colegios, y es más, apuestan a que estos se incorporen como herramientas educativas habituales, gracias a que permiten –por ejemplo- acercar la ciencia y la tecnología a los niños.

El Dínamo.

Un 88% de los profesores, directivos y apoderados en Chile está a favor de prohibir el uso de los celulares en las salas de clases en Enseñanza Básica, según reveló la consulta nacional que realizó el Ministerio de Educación (Mineduc) y cuyos resultados presentó en agosto de este año.

¿Las razones? Para Loreto Cantillana, directora de la Escuela de Pedagogía Básica de la Universidad de las Américas (UDLA), “la respuesta pasa porque los padres en las casas ven a los niños con los teléfonos jugando, en las redes sociales, viendo videos de YouTube, siguiendo a estos influencers, etc. Entonces, dan por hecho que al tener este dispositivo en el establecimiento educativo también va a tener un uso con características similares, pero no entienden que puede ser una herramienta educativa, porque desconocen las potencialidades pedagógicas del dispositivo”.

Pero el debate sobre el uso de los celulares en los colegios no es nuevo, pues ya en 2018 un grupo de senadores, entre ellos Alfonso de Urresti (PS), había presentado un proyecto de ley cuyo fin era prohibir su uso en los establecimientos educacionales.

“Nosotros presentamos este proyecto ante la preocupación que se observa en diferentes colegios en relación a la gran distracción que existe con el uso del celular, tras haber conversado con profesores, con alumnos y con los propios apoderados. Entonces, viendo un modelo que se ha llevado en otros países, principalmente en Francia, consideramos que este proyecto era importante para poder preservar la autonomía y –sobre todo- la concentración dentro de este tipo de establecimientos”, señalaba a El Dínamo en octubre de 2018 el senador Alfonso de Urresti. 

Y  luego en agosto de este año, ingresó a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que prohíbe el ingreso de celulares y tablets a los colegios, incluso impide el uso de estos dispositivos en actividades pedagógicas o extraprogramáticas que se realicen fuera del establecimiento educacional. Se trata de una iniciativa que lideran los diputados Cristina Girardi (PPD) y Diego Schalper (RN).

Sin embargo, expertos del mundo de la educación difieren de este tipo de proyectos, ya que su apuesta va en otra línea: la integración de los celulares como una herramienta pedagógica, acorde al contexto actual donde estos dispositivos son parte del quehacer diario.

Aliados en la enseñanza

Captar la atención y el interés de los alumnos, es un objetivo que se cumpliría con mayor facilidad cuando se involucra al celular como herramienta pedagógica. Esto, debido a que facilita la realización de clases más interactivas, pues “permite, por ejemplo, buscar información en sitios web, utilizar Apps que tienen contenidos que pueden abordar en las distintas asignaturas, y además generar productos de carácter educativo como grabar videos, usar ciertos programas para hacer cómics y  presentaciones”, detalló Cantillana.

Asimismo, la directora de la Escuela de Pedagogía Básica de la UDLA, señaló que “también permite participar en foros, responder encuestas y desarrollar ciertas actividades donde los niños puedan interactuar con sus compañeros y profesores sobre los mismos contenidos que se están trabajando en la clase. Entonces, además permite en la inmediatez generar un proceso de monitoreo por parte del profesor acerca de las acciones que se están realizando en el aula y sobre el aprendizaje que están teniendo los alumnos en ese instante”.

Pero las posibilidades que brindan los celulares son múltiples, incluso pueden ser importantes aliados a la hora de acercar la ciencia y la tecnología a los niños. Así lo confirma Patricio Acuña, quien en 2018 fue uno de los nominados al “Global Teacher Prize Chile”, y hoy es coordinador de un proyecto de robótica del área de Ciencias e Innovación del Departamento de Educación de la Municipalidad de Huechuraba y profesor de Educación Tecnológica en el Liceo Bicentenario técnico-profesional de La Pintana.

Y es que para Patricio, los celulares se han convertido en herramientas que hacen posible que los niños puedan –a través de aplicaciones- programar sistemas y controlar, por ejemplo, un brazo robótico. Además, este tipo de actividades, según ha observado Acuña, generan una motivación extra, “fortalecen la autoestima y los obligan a realizar un trabajo bien hecho, porque ellos se empeñan en sobresalir en lo que hacen”.

“Si bien, tiene cierto riesgo su utilización, también los celulares son potentes herramientas porque permiten desarrollar actividades pedagógicas acorde a los tiempos que vivimos. Estamos enfrentando un mundo cambiante y hay que preparar para éste a los futuros ciudadanos”, sentenció Acuña.

De igual manera, para Cantillana no hay dudas acerca del beneficio del uso de los celulares en las aulas, el tema ahora es “¿Dónde está el límite? Y está en que el profesor sitúe su uso en función de las actividades y contenidos que está pasando, o sea, no necesariamente el niño tiene que estar toda la hora con el teléfono en la mano. Pero eso tiene que estar suscrito, el uso tiene que estar suscrito a actividades específicas determinadas por el docente para el proceso de aprendizaje de los niños”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here