Claves para identificar si un niño estudia en un buen clima escolar

0
219

Un ambiente de respeto, organizado y seguro es clave para el desarrollo de los niños. A través de un temprano levantamiento de información y plataformas de monitoreo es posible identificar cómo funcionan estos aspectos y tomar acciones para mejorarlos.

Según el Informe de Resultados Educativos 2018, elaborado por la Agencia de Calidad, hoy en Chile los grupos socioeconómicos bajos presentan un clima de convivencia escolar complejo, principalmente en 4º básico.

Alberto Garrido, Cofundador de la plataforma de gestión educativa Radar, analiza esta situación y recalca que “la importancia de un buen clima, principalmente en cursos pequeños, es que los niños aún se están cursando un desarrollo socioemocional clave. Están formando su personalidad, su carácter y es un proceso bastante frágil, es por esto que un entorno organizado, seguro y respetuoso es esencial”.

¿Qué se entiende como un buen clima?

Según la Agencia de Calidad, primero debe haber un ambiente de respeto, es decir un trato respetuoso entre los miembros de la comunidad educativa, la valoración de la diversidad y la ausencia de discriminación en el establecimiento. Además, las percepciones con respecto al cuidado del establecimiento y el respeto al entorno por parte de los estudiantes.

En segundo lugar, un ambiente organizado con normas claras, conocidas, exigidas y respetadas por todos, y el predominio de mecanismos constructivos de resolución de conflictos. Esto junto con un ambiente seguro en el que se garantice la seguridad y prevención ante violencia física y psicológica, así como la existencia de mecanismos de prevención y de acción ante estas situaciones, comprenden un buen clima de convivencia escolar.

Al analizar estos datos y con el fin de acortar esta brecha entre grupos socioeconómicos y estratos sociales, Garrido recomienda tanto a apoderados como profesores y directivas tomar las siguientes medidas:

  •  Uso de datos para alertas tempranas y monitoreo: Muchas veces hay alumnos que manifiestan problemas de clima faltando más a clases o bajando sus notas, los equipos directivos deben estar atentos a estas señales, para ejecutar este tipo de tareas. Radar Escolar es pionero en facilitar análisis que incorporen todas las dimensiones importantes en el desarrollo de los estudiantes sobre la mesa, generando herramientas basadas en datos que ayuden a detectar con rapidez los problemas de clima y a poder hacer seguimiento del impacto de las intervenciones.
  •  Levantar información desde la comunidad escolar: Las percepciones de clima y gestión escolar en general de apoderados, alumnos y profesores pueden dar señales claras de dónde intervenir. Radar tiene un módulo de encuestas para profundizar este análisis y tener un diagnóstico detallado de cada uno de los cursos incluyendo también otras dimensiones y no sólo focalizándose en los niveles que dan Simce.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here