¿Club de Toby o de Lulú? Por qué los colegios de un género van en retirada. Por Educación 2020

0
7

ESCRITO POR: EDUCACIÓN 2020 A propósito de las movilizaciones del movimiento estudiantil feminista, ha vuelto a la agenda la discusión sobre los colegios de un sólo género. Hace algunos días, los estudiantes del Instituto Nacional se tomaron las dependencias del colegio, exigiendo pasar a ser un establecimiento mixto. Pero, ¿es necesario que toda la educación sea mixta? ¿Ayudaría a terminar con los estereotipos de género? En esta nota, te contamos. Sólo hombres o sólo mujeres. Así son las clases en los colegios monogenéricos. Y aunque en Chile son cada vez menos los establecimientos de este tipo —específicamente un 3,8% de la matrícula—, cada cierto tiempo volvemos a discutir sobre ellos. Esta vez fue el movimiento estudiantil feminista el que los señala como perpetuadores de estereotipos de género, reviviendo el debate. Pero, ¿hombres y mujeres tienen distintos tipos de aprendizaje? Según explica Felipe Coloma, investigador de Política Educativa de Educación 2020, uno de los argumentos de quienes defienden estos colegios es que hombres y mujeres tendrían mecanismos de aprendizaje distintos y que “puesto que los profesores tienden a preguntarle más a los hombres y estos últimos tienden a liderar los grupos, esto perjudicaría el proceso de aprendizaje de las mujeres”. Sin embargo, estas construcciones sociales podrían superarse a través de la promoción de una educación no sexista.

“Precisamente estas diferencias son las que enriquecen los procesos educativos y te preparan para la vida real”

Entonces ¿sería un problema los distintos tipos de aprendizaje? Coloma asegura que, por el contrario, la diversidad es una oportunidad. “Precisamente estas diferencias son las que enriquecen los procesos educativos y te preparan para la vida real. La sociedad no está diferenciada por sexo. Cuando haces esta separación, los sesgos de género tienden a mantenerse, porque no hay forma de cuestionarlos”, explica Coloma. Hacia una educación mixta En este sentido, Coloma señala que, más allá de nuestras diferencias, lo que se debe definir es qué tipo de sociedad queremos construir y qué decisiones tomaremos para llegar a ella. “En los tiempos actuales lo que importa es preparar buenos ciudadanos. Eso implica, necesariamente, aprender a convivir con personas distintas, y entender que tenemos que promover ambientes que permitan el desarrollo de todos y todas. La educación mixta es bastante más prometedora, porque permite trabajar los sesgos e ir derribando los estereotipos que se sustentan en diferencias que, en realidad, no son tales”, precisa el investigador. En este punto, Loreto Jara, profesora e investigadora de Política Educativa, señala que es importante que “se fomente, por igual, el interés por distintas áreas de aprendizaje: las artes, las ciencias, el deporte y las letras deben estar puestas a disposición de las y los estudiantes, en espacios mixtos que permitan aprender de las diferencias”.

“En los tiempos actuales lo que importa es preparar buenos ciudadanos. Eso implica, necesariamente, aprender a convivir con personas distintas, y entender que tenemos que promover ambientes que permitan el desarrollo de todos y todas”

Pero ¿qué significa transitar de un colegio monogenérico a uno mixto? Significa abrir y  aumentar, paulatinamente, la matrícula de niños o niñas, según sea el caso. Se trata de un cambio que, en general, es más fácil para los estudiantes “porque nuestros jóvenes tienden a ser más flexibles que los adultos”, sostiene Coloma. El proceso, en tanto, es más difícil para docentes, directivos y las familias. “Esto es un cambio que involucra a la comunidad educativa y las escuelas tienen cierta resistencia a los cambios. Muchas veces, hay comunidades que se han acostumbrado a educar de una determinada forma y si tú pasas de un solo sexo a una educación mixta, eso necesariamente pone nuevos desafíos”, agregó Coloma. Por eso es necesario capacitar, dialogar y apoyar a la comunidad. “Los sostenedores o los nuevos Servicios Locales de Educación deben entregar el apoyo. Pero aquí, sin duda, también es fundamental el director o directora, quien tendrá que liderar el cambio y afrontar las dificultades que surjan”, dice Coloma. La gradualidad Tal como se adelantó, la transformación de los colegios no se debe hacer de un día para otro. En esa línea, Coloma precisa que, aunque depende de la voluntad de la escuela, este tipo de cambios “funcionan mejor si van siendo graduales y se comienza a mezclar a los niños y niñas en los cursos más pequeños, hasta que el colegio sea completamente mixto”. ¿Y qué pasa con los establecimientos emblemáticos? Si bien tienen una larga historia y tradición, “en el pasado se han hecho cambios más complejos y han continuado”, dice Coloma, quien añade que la identidad es relevante, pero también es flexible. Eso sí, enfatiza que “no hay que minimizar el cambio, ya que si no se hace adecuadamente, podría traer consecuencias negativas. Hay que involucrar a las comunidades activamente para que entiendan por qué se está haciendo este cambio y qué beneficios tiene”. Con todo, hoy más que nunca interesa avanzar hacia colegios mixtos porque “el aprendizaje debe contemplar procesos que vinculen a los y las estudiantes con situaciones de la vida real, con objetivos de aprendizaje orientados a resolver problemas cotidianos, que hagan sentido a niños, niñas y jóvenes”, dijo Jara, quien agregó que desde esta perspectiva, la escuela debe entregar escenarios auténticos, y qué más auténtico que un mundo conformado por hombres y mujeres. Hace algunos días, el municipio de Santiago hizo un llamado a las comunidades de los 10 colegios monogenéricos que quedan en la comuna para que evalúen si quieren ser mixtos. Por otro lado, en Providencia, el Liceo Arturo Alessandri Palma comenzó a recibir a mujeres este año, luego de que en 2017 sus estudiantes paralizaran las clases, exigiendo, entre otras cosas, que el colegio se transformara a mixto. Esas son las primeras brisas de los vientos de cambio que, al parecer, ya no tiene retorno. La desaparición de los colegios de un género parece más próxima de lo que creemos. ESCRITO POR: EDUCACIÓN 2020  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here