Colegios privados ordenan cuarentenas preventivas por temor al coronavirus

0
78

Fuente: La Tercera.

 

Hasta ayer, el Ministerio de Salud registraba cuatro casos de personas con coronavirus (Covid-19) en Chile. Y todos tenían algo en común: se contagiaron en viajes que hicieron por Europa o Asia.

Por ello, los colegios privados del sector oriente de Santiago están en alerta, por si detectan posibles casos entre los escolares, apoderados, profesores y funcionarios que hayan viajado a esas zonas en sus vacaciones.

Por ejemplo, el Colegio San Benito (Vitacura) informó que una de las mujeres contagiadas es apoderada del recinto. “Esta familia completa será recluida en su casa hasta que la Seremi lo determine. Sus hijos no han asistido a clases, haciendo caso de las medidas preventivas”, dice un comunicado.

También están atentos en el Nido de Águilas (Lo Barnechea), colegio internacional que recibe a hijos de diplomáticos y que el 17 de febrero inició su segundo semestre, ya que se rige por el modelo norteamericano.

En el recinto explican que se pidió a todos los alumnos que viajaron a países afectados a que se contacten con la Unidad de Enfermería y visiten especialistas médicos. Y a quienes presentaron síntomas de contagio, “se les pidió consultar al doctor y que se mantuvieran en casa por el tiempo de cuarentena”, junto con mostrar el certificado médico al momento de reincorporarse. Algunos escolares ya terminaron la cuarentena y volvieron a clases.

Las clases del Nido de Águilas están abordando la importancia de evitar discriminaciones a causa de esta enfermedad. Y el colegio incrementó la higiene, abrió un sitio web con recomendaciones y preparó a sus profesores en caso de que el colegio sea cerrado y haya que dar clases online.

En el Colegio Everest (Lo Barnechea) hay dos profesores con cuarentena, pero no han presentado síntomas de contagio. Además, el martes se envió un comunicado a las familias, con el protocolo de acción del Mineduc.

En la Scuola Italiana (Las Condes) hay siete escolares y una profesora en cuarentena preventiva, porque viajaron a China e Italia. “Los que llegaron de China, estuvieron en cuarentena allá, pero prefirieron hacer la cuarentena también acá, para evitar problemas”, dice la enfermera del establecimiento, Stella De Luigi.

También se les pidió asistir a una consulta con un infectólogo y volver al colegio con un certificado médico. Un grupo de 10 personas de ese colegio volverá durante marzo desde Italia, pues están en un viaje de estudios, y también realizarán una cuarentena preventiva.

El impacto mundial

Otros establecimientos no han registrado cuarentenas, pero sí reforzaron la prevención. En el Bradford School (Vitacura) instalaron alcohol gel en todas las salas de clases, están ventilando las salas y reforzaron el lavado de manos entre los niños.

Lo mismo hicieron en La Maisonnette (Vitacura), donde reemplazaron el jabón y alcohol gel por productos de mayor durabilidad, que instalaron en las salas y baños. Y en el Colegio San Ignacio El Bosque (Providencia) adelantarán la vacunación contra la influenza para todos los escolares y el personal.

Las universidades también tomaron medidas. Por ejemplo, la Universidad Católica realizó una ceremonia de ingreso para 300 estudiantes extranjeros de intercambio que llegaron al plantel, y a quienes provenían de zonas afectadas se les pidió guardar reposo por dos semanas en sus domicilios.

“Hay que ser muy responsables, pero también hay que evitar el pánico y el temor desmedido, estoy seguro de que esta epidemia viral no tendrá en nuestro país los efectos que ha tenido en otros países”, dice el rector Ignacio Sánchez.

Hasta el momento, en Chile no se ha ordenado el cierre de colegios por el coronavirus. Pero la Unesco informa que 22 países decretaron el cierre de escuelas. De ellos, 12 países clausuraron todos sus establecimientos, por lo cual más de 290 millones de niños dejaron de ir al colegio, una cifra sin precedentes según el organismo.

“La escala mundial y la velocidad de la actual perturbación de la educación no tienen parangón y, si se prolongan, podrían llegar a amenazar el derecho a la educación”, afirmó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here