Cómo ayudo a mi hijo a gestionar sus emociones

0
267

Deseamos muchas y variadas cosas para nuestros hijos, pero en una de ella, todos coincidimos: queremos que sean felices.

¿Cómo podemos ayudarlos a desarrollar una actitud que los acerque a esa vivencia?

Claramente la felicidad guarda estrecha relación con la gestión adecuada de las emociones.

La idea fundamental se sustenta en el desarrollo de un cerebro que sea afirmativo  y que cultive día a día las siguientes habilidades  en nuestros hijos:

  1. Equilibrio: entendido como la capacidad dosificar sanamente  las emociones acorde a la vivencia  para que así  los niños logren actuar en control la mayor parte del tiempo.
  2. Resiliencia: entendida como la capacidad de rearmarse en la adversidad y los problemas que inevitablemente surgen en la vida de todos.

Más temprano que tarde, es aconsejable que trabajemos junto a nuestros hijos  la necesidad de salir de la zona de victimización que los inmoviliza y vuelve vulnerables

  1. Perspicacia: es la capacidad, tan poco atendida, de estudiarse, conocerse y emplear lo aprendido para decidir mejor y tomar decisiones más acezadas y proporcionales al desafío o dificultad.
  2. Empatía: la capacidad de que los niños se pongan en los zapatos del otro. Ese ejercicio permanente de asumir que aquello que no me gusta que me hagan a mí, tampoco le gusta ala otro.

Esa conexión con el sentir y el dolor de sus familiares o pares los vuelve más conscientes y  solidarios.

Cada una de estas habilidades debieran   ser monitoreadas por los padres.  Los invito a dar ejemplo, conversar, nominar las emociones y desprejuiciarlas: no existen emociones malas ni buenas, sino válidas.

La sugerencia es la escucha activa que genere un espacio amoroso de        contención para equivocarse y aprender junto a los principales educadores: LOS PADRES

Soraya Jacob

Directora

Académica de Nenoos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here