¿Cómo enfrentar la influencia de la posverdad en el aula?

0
3

Imagen-_1SS5634-820x385Expertos internacionales analizan el fenómeno y la manera en que los docentes deberán enseñar la forma de evitar la información falsa.

Autor: Andrés López/ Qatar en La Tercera

Un panel de discusión, realizado el 15 de noviembre en el encuentro internacional de Qatar.

Si bien el tema de la posverdad se ha discutido en Chile desde la perspectiva informativa, hay otro foco que preocupa los expertos internacionales en educación: cómo enfrentar la influencia de la información falsa que hay en internet, que en muchos casos se viraliza, en los estudiantes que están en el aula y las nuevas herramientas que deberían tener los docentes al respecto.

Ese fue uno de los tópicos que fue analizado hace dos semanas en la Cumbre Internacional sobre Innovación en Educación (cuya sigla en inglés es Wise 2017), realizan en Doha, Qatar. La Tercera asistió en calidad de invitado por la instancia, que está a cargo de Qatar Foundation, para cubrir la actividad.

El periodista de CNN del programa GPS y experto en política internacional, Fa-reed Zakaria, indicó que “en este nuevo mundo, la tecnología ha generado que sea muy fácil seleccionar hechos de una vasta masa informativa, de la cual no hay distinción de lo que es verdadero o falso. Las mentiras serán por definición más ‘sensacionales’ que la verdad aburrida”.

Agregó que “la única solución a esto es la educación. Es insistir en que sí hay hechos que son reales y algo que se llama verdad, que se puede llegar a ella con análisis. No me refiero a las interpretaciones de realidades hechas en el marco político y cultural. No, 2 + 2 es 4, eso es un hecho, no una opinión”.

La Sheikha Moza bint Nasser’s, presidenta de la Qatar Foundation, dijo que los educadores tienen que enfrentar la influencia de la posverdad. “Cuando estas prácticas se vuelven comunes en nuestro mundo, lo que pasará es que estos falsos hechos serán presentados como verdades alternativas (…). Se debe incluir en el currículum formas de enseñar que desarrollen estudiantes con pensamiento crítico y con habilidades para examinar distintos temas, lejos de la forma de pensar estereotipada (…). Los estudiantes podrán fortalecer la forma en que ven los discursos de los medios y analizar la retórica política desde una perspectiva crítica. Así, podrán diferenciar qué es lo real y lo falso en internet”.

Forma de enseñar

Pero ¿cuál es la forma en que un profesor debe enfrentarse a estas “verdades alternativas” a las que tienen acceso los alumnos? Andy Hargreaves, experto internacional en educación y con la mención Thomas More Brennan Chair, de la Lynch School of Education at Boston College, indicó que el profesor debe abordar temas relacionados con noticias, como, por ejemplo, en temas económicos o políticos, mostrando las distintas interpretaciones del hecho: “En el caso de un artículo sobre China y Japón, por ejemplo, el profesor debería mostrar periódicos a sus alumnos (con coberturas de esa noticia) de EE.UU., de China y de Japón. O sea, darles tres miradas sobre un mismo tema y luego debatir sobre las diferencias y las convergencias de los enfoques en las coberturas. Lo que debemos analizar es si algo es verdadero o falso, o son diferentes versiones de la verdad, las interpretaciones críticas de hechos históricos o políticos”. Sin embargo, para áreas como la ciencia, los hechos son objetivos y no discutibles.

“El profesor, en otras áreas, puede tomar un rol de ‘fact checker’ (verificador de hechos) en cualquier tema que aparezca, como ciencias. Les puede decir cuáles son los antecedentes sobre el cambio climático, o sobre cuán rápido el océano se está calentando, el número de partículas de dióxido de carbono en la atmósfera. Estas cosas no son realmente debatibles”, indicó Hargreaves, quien agregó que “es importante que los profesores no sólo les entreguen los hechos a los estudiantes, sino también ayudarlos a ser verificadores de esos antecedentes para que cuando se encuentren con algo puedan ir y verificar si eso es verdad o no”.

Para el editor jefe de educación del periódico francés Le Monde, Emmanuel Davidenkoff, uno de los puntos más complejos es la “burbuja informativa” generada entre los alumnos a través de las redes sociales. Además, señaló que los profesores deben enseñar cómo chequear información, acceder a internet y qué es una fuente de antecedentes. “Deben lograr desarrollar las habilidades básicas de los periodistas. Cómo chequeas las fuentes, compruebas los datos. Con este acceso a la información por internet, todos deberían tener esos conocimientos. Si las escuelas no realizan ese trabajo es peligroso, porque las familias no serán capaces de hacerlo”.

En este encuentro también fueron invitados expertos chilenos, como el miembro del consejo directivo y fundador de Elige Educar, Francisco Claro; el profesor de la U. Católica de Valparaíso, Pedro Hepp; el director ejecutivo de la Fundación Educacional Araucanía Aprende, Carlos Dreves, y Javier González, director del Laboratorio de Investigación e Innovación en Educación para América Latina y el Caribe (Summa).

“Es clave que se comience a utilizar la evidencia científica (…). Pedirle al profesor que él busque toda esa evidencia en un mundo de la posverdad, donde hay muchos datos en Google, es pedir demasiado. Tienen que existir instituciones, que eso es lo que estamos haciendo en Summa, que sean capaces de sistematizar y decir qué información es rigurosa y, a partir de eso, sacar conclusiones de qué funciona y cómo se puede implementar en el aula. El profesor tiene que ser usuario y creador de conocimiento, pero con apoyo”, dijo González.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here