¿Cómo lograr una verdadera educación inclusiva?

0
7

fidget-spinner-2377408_1280El autismo de uno de mis estudiantes del salón de clase hace que sus acciones no siempre sean tan bien recibidas por sus compañeros en clase, quienes en ocasiones prefieren no incluirlo en sus juegos por no comprender su forma de actuar. Sin embargo, todo este escenario cambió el día que su compañero con autismo se convirtió en semidiós del agua y tenía en sus manos la posibilidad de otorgar a su equipo de trabajo invencibilidad para ganar en un juego de aprendizaje que realizamos en clase. Si al lanzar los dados el scoresumaba más de 50 puntos, todo el equipo al que él pertenecía lograría ser invencible y ganarían el juego. Sus compañeros empezaron a darle ánimo; él era su esperanza y lo miraban con gran expectativa. Cuando los dados finalmente salieron de sus manos para encontrarse con la mesa, el score subió a 60 puntos la emoción de sus compañeros estalló en grito de júbilo. Todos aplaudían, gritaban su nombre, le daban palmaditas en la espalda; vitoreaban y le sonreían. Entonces pude atestiguar un momento en el que no había brecha entre ellos, estaban juntos venciendo la adversidad sin que nadie les dijera la forma “correcta” de actuar; rompieron sus esquemas y crearon en la memoria de cada uno, un nuevo recuerdo de su historia juntos.

En este mundo globalizado donde la diferencia prevalece, debemos buscar maneras de transformar la intolerancia. El rechazo ante la diferencia del otro hace que muchos estudiantes se sientan aislados e incomprendidos. La escuela debe darle importancia a lo social en el aula y educar por la tolerancia desde sus primeros años. Las nuevas generaciones deben aprender a reconocer sus diferencias como aspectos que aportan a los demás en pro de la resolución de situaciones que afectan el bien común.

Las ideas de juego para educación de la Universidad EAFIT de Colombia  y el primer observatorio del juego para el aprendizaje en Chile, nos muestran que la educación está en constante transformación y debemos buscar la mayor cantidad de oportunidades de juego, para que nuestros estudiantes pongan en práctica no sólo los contenidos académicos sino la empatía, lo conversacional y el trabajo en equipo.  Así mismo en el artículo “Worlding through Play”, podemos constatar que el juego permite la cocreación, cooperación y la colaboración entre jugadores. Dichas habilidades se hacen cada vez más necesarias en nuestra sociedad moderna.

La propuesta de actividad: “Juego de Rol” se enfoca en desarrollar lo social y conversacional. Lo usamos en clase para demostrar el poder de la colaboración en conjunto, con ello lograremos incluir en la vida de las niñas y niños diferentes oportunidades para practicar la tolerancia. Ejemplos como “Proyecto Sherlock” y “Pequeños Detectives de Monstruos” sugieren que el juego construye relaciones, expone sentimientos y da forma a muchas ideas creativas y académicas dentro del aula.

Mi experiencia en Juego de Rol dentro del salón de clase con alumnos de la asignatura de Español en 2°, 3° y 4° grado de primaria tiene dos objetivos principales:

  1. Dar oportunidades de interacción social dentro del aula.
  2. Movilizar lo literario a partir de la vivencia de historias relacionadas con los contenidos vistos en la clase de español.

Esta actividad se desarrolla durante cuatro sesiones (una por semana) basando las historias en un libro o estilo literario. En concordancia se hace una hoja de personajes que explica de manera sucinta quién es cada uno, sus fortalezas y debilidades. Finalmente se definen las 4 situaciones problema que los jugadores deben solucionar en cada sesión.

Al jugar se forman pequeños grupos de estudiantes y cada uno elige un personaje de la lista; de ahí en adelante dejan de ser estudiantes para ser personajes. Sesión tras sesión los  jugadores deben recurrir a lo aprendido en la clase de Español y a su creatividad para resolver los problemas que encuentren. Los dados definen la eficacia de sus acciones y el valor de los dados abre o cierra sus probabilidades de éxito.

El juego se construye partiendo de lo académico, pero lo social se construye en cada sesión. Los estudiantes, al jugar con su imaginación y conocimientos previos, tienen pocos límites para llevar a cabo sus ideas, por lo cual pueden tratar de destruir a otros personajes, ser egoístas o dejar atrás a su grupo. Es ahí donde a través del juego hallan consecuencias a sus acciones. El dado que se proporciona para una acción egoísta o dañina tiene menos probabilidades que el de la acción colaborativa. Esto no es un punto que se diga a los estudiantes, pero a través de las sesiones se hace obvio y lo convierten en estrategia para “ganar”.

Por medio de encuestas se evidenció que durante el juego, las profesoras de la materia de español, han notado la apropiación de conceptos literarios vistos en clase y la práctica de la oralidad en los estudiantes. El departamento de psicología expresa que estos espacios propician la expresión de sentimientos e ideas frente al grupo. Otros profesores también evidencian que durante el juego, las dinámicas grupales son diferentes y ven a los estudiantes compartiendo experiencias y planeando qué hacer la siguiente ocasión.

El Juego de Rol, no es una herramienta exclusiva de una sola clase; puede utilizarse  en matemáticas, ciencias, historia, etcétera. El requisito esencial para un Juego de Rol exitoso en el aula son adultos dispuestos a imaginar logrando incluirse dentro de este mundo de fantasía aceptando las ideas nuevas que aporten los estudiantes dentro del juego, incluso aquellas ideas que no son amables. Si no permitimos que los estudiantes expresen sus peores pensamientos, ¿cómo podemos ayudarlos a transformarlos? El juego nos permite abrir un espacio de libertad creativa y en lugar de detenerlos debemos impulsarlos.

Aquellos que quisieran comprender mejor cómo funcionan los Juegos de Rol, pueden buscar centros de Juego de Rol en su localidad, ya sea como observadores o jugadores. De lo contrario los invito explorar las propuestas mencionadas en este documento y videos en internet. También pueden escribirme si tienen alguna duda.

Fuente: Martha P. Peña – observatorio.itesm.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here