Comprender un cerebro que aprende: el mejor aliado de una pedagogía efectiva

0
1379

¿Cómo puede contribuir la familia a la labor docente desde la neurociencia? ¿cómo podría ésta mejorar los métodos de enseñanza en la actualidad?, ¿qué impacto tendría en los estudiantes? Éstas son algunas de las preguntas que hicimos a Gabriela Díaz y Sergio Mora, parte del panel de expertos que se presentará en la XII Jornada Internacional “Aprendizaje, Educación y Neurociencias”.

Este año, Ziemax Ediciones y Consultora Ziemax, entidades dedicadas hace casi 15 años al desarrollo del pensamiento, han creado alianza con Fundación Cien para realizar una nueva versión de Jornadas Internacionales de Aprendizaje, Educación y Neurociencias. En su 12° realización, se contará con un panel de expertos de gran renombre a nivel nacional e internacional.

El objetivo principal del evento es difundir los principios básicos de las neurociencias educativas entre profesores, para contribuir a mejorar la calidad de la educación. Todo esto, a través del conocimiento y comprensión de cómo funciona el cerebro cuando está aprendiendo y de las condiciones en las cuales aprende de mejor manera.

La invitación está extendida tanto a docentes de todos los niveles, autoridades, directores y estudiantes, como también al público general cuyo interés sea conocer nuevas herramientas para optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La jornada de Santiago se realizará en el Hotel Crown Plaza los días 21 y 22 de octubre, y la de Concepción, el Hotel HD, los días 23 y 24 de octubre. Las compra de entradas se puede realizar en www.fundacioncien.cl.

Mezclando neurociencias con educación

En conversación con EduGlobal, los expertos Sergio Mora y Gabriela Díaz, nos explicaron cómo la neurociencia sirve para mejorar el proceso de aprendizaje en nuestros estudiantes. Te invitamos a leer la entrevista para que te animes a asistir a esta Jornada Internacional de Aprendizaje, Educación y Neurociencias.

  1.   ¿Podría describirnos qué es la neurociencia en el ámbito de la educación? ¿qué es lo que puede ofrecernos?

S: La neurociencia es la disciplina encargada de estudiar el cerebro y los mecanismos mediante los cuales este órgano da origen a la conducta y el aprendizaje. Los conocimientos entregados por esta disciplina constituyen una valiosa herramienta en el ámbito de la educación, ya que enseña acerca de la plasticidad del sistema nervioso, de la importancia del ambiente en el aula, las bases biológicas de la atención, la motivación, la memoria y las emociones, como constituyentes esenciales del proceso enseñanza – aprendizaje.

El surgimiento de una nueva disciplina que integra neurociencia, psicología y pedagogía (la Neurociencia Educativa), abre las puertas al conocimiento y comprensión de la manera como aprende el cerebro y de las condiciones en que aprende mejor, lo que debería redundar en una mejor educación para todas las personas.

G: Es necesario señalar que las neurociencias no tienen todas las respuestas para lograr una educación de calidad, considerando que el proceso educativo tiene aportes desde lo biológico, pero también desde la psicología y la sociología.

Con esto podemos construir estrategias educativas que permitan hacer más efectivo y eficiente el aprendizaje de todas las personas.

  1. ¿Cuál podría ser su aporte a la educación chilena y a sus profesionales?

G: Los métodos de enseñanza deberían contribuir a desarrollar el pensamiento crítico a través del aprendizaje activo, autónomo y colaborativo.

Además, los profesores deberían conocer el importante papel que tienen las emociones en el aprendizaje, de manera de disminuir el estrés negativo en el aula para obtener mejores resultados de aprendizaje.  Esto último, a su vez, aumentaría la motivación tanto de profesores como de estudiantes.

S: Debemos aclarar que la neurociencia, en muchos casos, respalda científicamente lo que la pedagogía ya sabía y ponía en práctica y que la neurociencia educativa no es una solución educativa, no es una metodología, ni ninguna receta mágica para solucionar problemas en educación.

La neurociencia nos permite entender un poco mejor el proceso de aprendizaje para comprender por qué algunas acciones de la pedagogía funcionan tan bien (y otras no). Se trata, pues, de un magnífico aliado de la educación, dado que nos da claves sobre cómo enfocar el proceso de aprendizaje.

Al fin y al cabo, cómo aprendemos, sentimos, nos relacionamos y, en definitiva, vivimos, depende del cerebro. Quizás entre los principales aportes que ha hecho hasta ahora la neurociencia a la educación es introducir el concepto de la neuroplasticidad en el aula, de cómo el aprendizaje mejora el cerebro y aumenta la inteligencia y de que, justamente, el profesor puede ser el artífice de este cambio.

Además, la creencia que se puede mejorar y que la inteligencia no es algo estático, sino que puede aumentar si el estudiante se esfuerza, aumenta su motivación y, junto con ello, su rendimiento académico.                                                                       

  1. ¿Cómo podría mejorar el método de enseñanza de los docentes en la actualidad?, ¿qué impacto tendría en los estudiantes?, ¿podría darnos un ejemplo?

G: Pienso que debemos cambiar el foco del proceso, desde el profesor que enseña hacia el estudiante que aprende, ya que, en último término lo que queremos lograr es que todos los estudiantes aprendan.

Sin embargo, hemos estado poniendo más atención a lo que tenemos que hacer como profesores para enseñar que lo que tienen que hacer los alumnos para aprender. Las nuevas metodologías centradas en el estudiante tienen que ser aquellas en que éste deba participar activamente, haciéndose responsable de su propio aprendizaje.

Por ejemplo, el aprendizaje activo constituye una estrategia didáctica que apunta a desarrollar habilidades del pensamiento, ya que permite que los estudiantes aprendan a pensar en forma crítica. Además, permite promover la construcción de conocimiento junto con el desarrollo de habilidades personales y sociales.

Por otra parte, los aprendizajes obtenidos de esta manera perduran en el tiempo y pueden ser aplicados en otras situaciones de aprendizaje.

S: La neurociencia ha demostrado, por ejemplo, la importancia de hacer del aprendizaje una experiencia positiva y agradable. Sabemos que estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos.

A los seres humanos nos cuesta reflexionar, pero somos curiosos por naturaleza y es esta curiosidad la que activa las emociones que alimentan la atención y facilitan el aprendizaje.

  1. ¿Cómo puede contribuir la familia a la labor docente desde la neurociencia?

S: La neurociencia ha demostrado la importancia que tiene el ambiente socioeconómico y cultural en el desarrollo del cerebro y sus capacidades cognitivas. La familia, en particular la madre, es la que debería generar las condiciones que preparen el cerebro de los niños para aprender

La influencia del ambiente sobre el neurodesarrollo comienza en el útero materno, con los cuidados que debe tener la futura madre en cuanto a su salud física y mental. Algunas condiciones que afectan el desempeño académico de los niños son consecuencias de influencias ambientales sobre el embrión y el feto.

Los padres deben saber que los primeros años son cruciales para el desarrollo del cerebro y de las capacidades cognitivas. El rendimiento escolar durante la infancia y la adolescencia es consecuencia no solo de la buena nutrición, sino que también de la estimulación, afecto y cuidados recibido en los primeros años.

En otras palabras, hay evidencias neurocientíficas que deben conocer los padres para que se involucren más activamente en la educación de sus hijos. Entre ellas lo importante que es incorporar hábitos de vida saludable en el entorno familiar,  cuidar la alimentación sana y las horas de sueño de sus hijos, junto como incentivar el ejercicio físico, todo lo cual aumenta la capacidad de aprendizaje de los niños.

G: Creo que todos los involucrados en el proceso de aprendizaje deberían conocer cómo aprende el cerebro, así como las claves del aprendizaje (atención, motivación, memoria, comunicación).

Además de conocer los factores que pueden facilitar el aprendizaje al mejorar la capacidad del cerebro para percibir, procesar e integrar la información (consumir una alimentación sana, dormir un número adecuado de horas, disminuir el estrés negativo, dedicar horas al juego y a los deportes, etc.). Es decir, profesores, alumnos y apoderados deberían tener acceso a esta información. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here