CONICYT busca acercar el pensamiento científico a la educación parvularia

0
32

En la actividad realizada en el jardín Parque de Los Reyes participaron las investigadoras Katia Soto, bióloga, y la ingeniera agrícola Rocío Muñoz.

Fuente: El Dínamo.

Hasta el jardín infantil Parque de Los Reyes llegaron la Subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, y la Subsecretaria de Ciencia, Carolina Torrrealba para participar de dos charlas de “1000 científicos, 1000 aulas”, iniciativa implementada por CONICYT a través de su Programa Explora.

Este programa que ha llevado más de 6 mil investigadores de diferentes campos de la ciencia a establecimientos educacionales a lo largo de Chile, hoy se ha enfocado en la educación parvularia, ofreciendo charlas, experimentos y actividades durante todo el año para conectar las experiencias y conocimientos científicos con los estudiantes en las salas de clases.

La subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro señaló: “Las nuevas perspectivas sobre la infancia y la enseñanza, integran factores que contribuyen a la generación de ambientes de aprendizaje significativos. Uno de ellos es la incorporación del juego como eje fundamental de aprendizaje, que permite que los niños den sus primeros pasos en ciencia a través de la experimentación lo que ha sido incorporado a las nuevas bases curriculares para la educación parvularia vigentes desde el año pasado”.

Por su parte, la subsecretaria de Ciencia, Carolina Torrealba, agregó que “es importante potenciar el pensamiento científico en todas las etapas de la vida, y para eso es necesario fortalecer el vínculo de niños y niñas con la ciencia desde temprana edad. Hoy estamos coordinando esfuerzos desde ambas subsecretarías, que nos permitan desarrollar políticas educativas a largo plazo para acercar el conocimiento e investigación a niñas y niños desde la primera infancia”.

En la actividad realizada en el jardín Parque de Los Reyes participaron las investigadoras Katia Soto, bióloga, y la ingeniera agrícola Rocío Muñoz. Katia compartió su charla “Un viaje entre los miedos y nuestro universo bacteriano”, donde enseñó a “reconocer a los diminutos seres que los pequeños suelen reconocer como microbios”, según explicó la científica. Como parte de su exposición, los niños trabajaron en el microscopio, y aprendieron sobre el origen de las bacterias y su relación cotidiana con el ser humano. Finalmente, en unas placas de vidrio, hicieron crecer bacterias para observarlas.

Por su parte en la actividad “Mis primeros pasos en hidroponía”, Rocío Muñoz les enseñó a fabricar maceteros autoregantes. El taller contempló una fase teórica donde se abordaron conceptos como el cultivo sin suelo, elementos de botánica y de fisiología vegetal. Luego, usando botellas desechables, Muñoz les enseñó a confeccionar maceteros autoregantes a partir de una sencilla estructura, para que luego los niños pudieran construir sus propios sistemas hidropónicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here