Conoce el proyecto que equipara las subvenciones

0
68

En marzo, el Gobierno presentó un proyecto que aumenta la subvención por niño/a en jardines VTF que, históricamente, habían recibido menos recursos que sus pares de Integra o Junji, a pesar de concentrar la mayor parte de la matrícula. Si bien valoramos esta iniciativa, hay ciertas alertas que nos parece importante considerar en esta discusión.

Fuente: Educación 2020.

Actualmente, existe una diferencia de hasta un 56% en la subvención por niño o niña que reciben las tres instituciones a cargo de la Educación Parvularia pública en el país: Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), Integra o jardines Vía Transferencias de Fondos (VTF), siendo estos últimos los más afectados.

Se trata de una situación que próximamente podría cambiar, si se aprueba el proyecto de ley que establece un nuevo sistema de subvenciones para los niveles medios (2 y 3 años de edad). De esta forma, si antes el jardín VTF recibía $125 mil por niño o niña, con esta modificación recibirá $202 mil base. Cifra muy cercana a lo que perciben los otros jardines (Integra con $184 mil y Junji con $196 mil como base).

Proyecto que equipara las subvenciones

Al respecto, Alejandra Arratia, directora Ejecutiva de Educación 2020, manifestó que “nos alegra mucho que las autoridades hayan avanzado en este tema. Considerado las demandas que hemos planteado desde diversas organizaciones, presentando esta iniciativa que, de ser aprobada, tendrá un positivo impacto en la calidad educativa en este nivel».

Agregó que, es de esperar que esta iniciativa se apruebe en el Congreso, porque “creemos que es un acto de justicia con nuestros niños y niñas. La evidencia es contundente en este sentido: en los primeros años de la vida se construyen las bases para el desarrollo físico, social, emocional y cognitivo de las personas. Todos los niños y niñas tienen el derecho a una educación de calidad independientemente del centro que asistan”.

Este proyecto busca beneficiar a alrededor de 148 mil niños y niñas. A futuro se espera aumentar la cobertura a nuevos 15 mil párvulos y párvulas. Además de la subvención base que recibirán los niveles medios de jardines VTF, de exactamente $202.209, también recibirán recursos por:

  • Jornada parcial ($124 mil).
  • Vulnerabilidad ($13 mil para estudiantes prioritarios)
  • Apoyo a estudiantes con Necesidades Educativas Especiales ($61 mil)
  • Ruralidad (entre $26 mil a $30 mil dependiendo del número de niños y niñas.

Alertas a considerar

Si bien valoramos el proyecto, creemos que hay aspectos importantes que deben ser considerados en la tramitación de la iniciativa:

Fortalecimiento de la red pública

Es necesario crear un plan nacional de fortalecimiento de la educación parvularia pública. Actualmente el 83% de niñas y niños que asisten a la educación parvularia entre los 0 y 3 años lo hace en un establecimiento público, muchos de ellos situados en lugares donde no existe otro tipo de oferta. En este sentido, este es un nivel en que la educación pública tiene un rol fundamental y creemos que es importante cuidarlo y fortalecerlo con una mirada a largo plazo que involucre desafíos como el aumento de cobertura, mejora de coeficientes, desarrollo profesional o atención a las interacciones educativas.

Cambiar el mecanismo de financiamiento

Que calcula la subvención mediante “asistencia efectiva”. Los jardines y escuelas requieren un financiamiento estable, no pueden arriesgar su calidad si, por ejemplo, hay días con lluvia y los niños no asisten. Sabemos que la asistencia es clave para los aprendizajes, pero no compartimos que se condicione a este factor el financiamiento. De acuerdo a Treviño (2018) la asistencia de los párvulos no supera el 60% en meses de invierno, lo cual afecta de manera directa la entrega de recursos para los establecimientos. Además, el voucher ha sido altamente criticado como modelo de financiamiento, ya que se ha demostrado que no logra tener impactos en la calidad de los aprendizajes ni en la estabilidad financiera de los establecimientos (Bellei, 2013). Por este motivo proponemos reformular el sistema de pago, buscando opciones que incorporan variables como la matrícula, asistencia, tamaño y ubicación de los establecimientos.

Considerar otras modalidades

El proyecto considera la creación de subvención en niveles medios de jardines infantiles tradicionales y colegios. Sin embargo, la educación parvularia también cuenta con modalidades no convencionales que atienden a niños y niñas de niveles medios y que reciben un financiamiento mucho menor. Estos no son considerados en la iniciativa. La evidencia internacional señala que los aumentos de cobertura en educación inicial requieren de programas de atención que sean más flexibles en horarios y que incorporen la participación de las familias a través de procesos de formación en pautas de crianza. Por lo tanto, nos parece clave incluir propuestas de financiamiento para modalidades no convencionales que funcionan con jornadas más flexibles y en general en grupos de edades mixtas de niños y niñas (niveles heterogéneos). En Educación 2020 tenemos una propuesta.

Crear un plan para facilitar el reconocimiento oficial

El proyecto establece como requisito el “Reconocimiento Oficial” para acceder al beneficio. Sin embargo, hoy sólo el 11% de los establecimientos del país cuenta con este reconocimiento, y sólo el 1% de ellos corresponde a VTF (presentación DIPRES, Comisión de Educación 2019). Por lo tanto, es fundamental que el proyecto incorpore un plan de recursos para establecimientos VTF, que permita avanzar en el cumplimiento de los requisitos para optar al reconocimiento oficial.

No escolarizar el nivel

Esta subvención también se amplía a escuelas que quieran crear niveles medios, lo que podría escolarizar los procesos de aprendizajes de niños y niñas. Evidencia en países como Estados Unidos (Gallo-Fox y Cuccuini-Harmon, 2018; Halpern, 2013) demuestra que al momento de incorporar la educación parvularia al sistema escolar, este nivel educativo se ajusta a las demandas escolares y los profesionales se sienten presionados a preparar a los niños y niñas para la educación básica, en vez de enfocarse en las características del desarrollo propio de su edad.

Poner ojo en la falta de profesionales de la educación parvularia

Tanto el aumento de cobertura como la mejora de coeficientes técnicos van a requerir una mayor dotación de educadores de párvulos en cada establecimiento. A mediano plazo, esta medida implica un déficit de profesionales importantes, por lo cual es urgente diseñar un plan que permita potenciar el estudio de la pedagogía en educación parvularia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here