Consejos para profesores interesados en la astronomía

0
58

enseñar astronomiaLa presencia en suelo chileno de los cielos más despejados y los telescopios más poderosos del mundo constituye un poderoso incentivo para motivar a los estudiantes a conocer más de esta disciplina.

Para aumentar este incentivo, educarchile les presenta su nuevo sitio Chile Ventana al Universo.

Muchas veces, sin saberlo, al enseñar matemática, física o geografía, enseñamos astronomía, debido a los múltiples nexos entre las ciencias.

Al mismo tiempo, no son extraños los documentos de astronomía, como por ejemplo el enunciado de las leyes de Kepler, que podrían ser leídos con interés literario, o histórico.

Pero la práctica de la astronomía en la escuela ofrece otras oportunidades valiosas para el fortalecimiento de la personalidad y el desarrollo de las habilidades cognitivas de los niños, que adquieren una visión más profunda del lugar que ocupan en el mundo y reciben herramientas para protegerse de los mitos y supersticiones a que nos expone la prensa sensacionalista.

Para saber más, rescatamos las experiencias de tres profesores que enseñan astronomía en diferentes escuelas del país.

Olga Hernández, creadora de la Olimpíada Nacional de Astronomía, evento escolar celebrado en cinco ocasiones desde 2009.
Olga Hernández, creadora de la Olimpíada Nacional de Astronomía, evento escolar celebrado en cinco ocasiones desde 2009.

Enseñar el universo

Creadora de la Olimpíada Nacional de Astronomía, evento escolar único en nuestro país que se ha celebrado en cinco ocasiones desde 2009, Olga Hernández enseña en el liceo Abate Molina de Talca hace más de una treintena de años.

Su tesis de profesora la hizo en cosmología, específicamente en cometas, poniéndose en un aprieto tanto a sí misma como a sus profesores, ya que todavía hoy, la mayoría de las universidades que forman a los profesores de física no tienen en el curriculum un tópico del universo.

En 1978, cuando Olga egresaba de la universidad, internet no existía y había que buscar el conocimiento exclusivamente en los estantes de las bibliotecas. «Aunque no está en el currículo, el profesor de física está obligado a enseñar el universo. Por ejemplo en 1° medio tiene que enseñar la luz, es una unidad, y para enseñar la luz tienes que trabajar el efecto electromagnético, la construcción de telescopios, el efecto doppler y otros temas concernientes a la astronomía; en 2° medio hay que trabajar Sistema Solar, galaxias, viajes espaciales, etc», dice la docente.

Fue esta situación la que, sostiene, la inspiró para llevar adelante su proyecto de olimpíadas de astronomía, donde participan también los niños de la enseñanza básica: «los profesores de básica (remata) también tienen que enseñar el universo. Porque todas las aristas del conocimiento se topan y se pueden explicar a través del universo. Si enseñas lenguaje hay muchos tópicos sobre los que los niños pueden escribir y hay artículos sobre el universo muy entretenidos de leer; si enseñas biología te encuentras con que el hierro que hay en nuestros cuerpos viene de las estrellas; si enseñas arte hermosas imágenes captadas por los telescopios, de objetos nunca antes vistos, el profesor puede usar todo eso para que los niños pinten y se maravillen. El cuidado del planeta, su importancia y las consecuencias de la contaminación, también pueden ser analizados desde la astronomía».

Consejos para profesores interesados en la astronomía

Rodrigo Contreras puede decir que ha cosechado éxitos astronómicos a través de la pedagogía. Dos de sus alumnos del Colegio Alemán de Los Ángeles ganaron medallas de plata y bronce, respectivamente, representando a Chile en las Olimpíadas de Astronomía a nivel latinoamericano. Además, tres de sus ex alumnos estudian astronomía en la universidad. Según cuenta, el currículum chileno es vago en cuanto a la enseñanza de esta disciplina: «los planes y programas del MINEDUC aconsejan enseñar lo más básico, sin embargo queda a criterio de cada profesor de física profundizar en la materia», puntualiza. El docente recuerda que existen muchas páginas web dedicadas a la astronomía, así como colecciones de videos en youtube, etc. «Las universidades (continúa) están abiertas para nosotros; la Universidad de Chile ofrece cursos de verano para estudiantes, la Universidad Católica y la Universidad de Concepción  han realizado capacitaciones docentes muy buenas y de un gran nivel».

Un error frecuente entre los aficionados es creer que basta con adquirir un telescopio para mirar las estrellas. Rodrigo advierte al respecto: «primero debemos saber mucho del tema, después viene la segunda etapa que es elegir el telescopio correcto para los objetivos planteados, y sin duda saber también calibrarlo, porque muchos lo compran y no pueden aprovecharlo por falta de calibración, ahí donde se debe pedir ayuda, y necesariamente acudir a especialistas en el tema. En Chile existe un grupo detelescoperos, que se pueden encontrar en la red, uno les escribe y ellos tienen la mejor disponibilidad de acercarse ayudar». Una vez que un profesor se capacita en astronomía, viene la tarea de llevar esto a las aulas. «Es increíble lo que logras, los alumnos se motivan mucho, si no tienes aún el telescopio, puedes con un láser verde que es muy económico, juntarse una noche estrellada e indicarles las constelaciones, enseñarles los nombres de las estrellas, planetas, etc».

Desarrollando el pensamiento crítico

astron_colegio
Juan Pablo Méndez junto a sus alumnos del colegio institución Teresiana de Las Condes.

Juan Pablo Méndez, quien dirige academias de astronomía en los colegios San Ignacio de Santiago e Institución Teresiana de Las Condes, descubrió que varios de sus alumnos sentían angustia en 2012 porque creían que el mundo estaba por acabarse. Somos, en efecto, bombardeados con mensajes y programas sensacionalistas todos los días en relación al espacio, y de ahí la importancia de enseñar a los niños a reaccionar frente a la información que reciben, diferenciando lo confiable de lo que no lo es. La astronomía es en ese sentido una disciplina muy útil debido a la manera en que estimula el desarrollo del pensamiento crítico. «Los niños ven mucha TV (Dice Juan Pablo) y no cuentan con herramientas para discernir entre la verdad y la especulación».

Juan Pablo hace clases a niños de 3° y 4° básico, entre los que, asegura, están algunos de sus alumnos más avezados. «Ha sido bien sorprendente (cuenta), tienen una capacidad muy alta de entender los conceptos, y hacen abstracciones visuales de manera muy correcta, usan mucho su imaginación al entender la distancia y los tamaños. Uno cree que por ser pequeños los niños no entienden ciencia pero no es así, se puede enseñar conceptos muy avanzados en una edad muy pequeña».  Todo debe partir desde preguntas que los adultos ya no nos hacemos: ¿Por qué el sol es redondo? ¿Por qué el cielo es azul? Indagando con seriedad, los niños aprenden a chequear las fuentes de información y a maravillarse con las respuestas; porque, recalca el profesor, «existe un placer intelectual en descubrir la verdad detrás de todas las cosas».

¿Por qué el Sol es redondo?
El Sol es una estrella, y las estrellas se forman a partir de acumulación de gas. El gas más abundante de todos en el universo es el hidrógeno; cuando este se empieza a apelotonar, por la fuerza de gravedad tiende a irse al centro. A medida que se va apelotonando aumenta la presión y la temperatura a un grado tal que se empieza a quemar el hidrógeno y la estrella se enciende. Se puede decir entonces que la estrella está explotando continuamente, pero la gravedad la contiene: explota en todas direcciones por la combustión del hidrógeno y se contrae en todas direcciones por la fuerza de gravedad. Por eso las estrellas son redondas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here