CONSTRUCCIÓN COLABORATIVA DE LA DIDÁCTICA

0
14

UNA ESTRATEGIA INNOVADORA DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE.

Aproximaciones conceptuales

blog1La didáctica es la disciplina que se encarga de mediar el conocimiento para promover el aprendizaje eficaz. Tiene como objeto de estudio los elementos existentes en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Constituye la parte de la pedagogía que se ocupa de los sistemas y métodos prácticos de enseñanza destinados a plasmar en la realidad educativa las orientaciones de las teorías pedagógicas.

Según la Real Academia Española[1] (RAE):

didáctico, ca.

(Del gr. διδακτικός).

1. adj. Perteneciente o relativo a la enseñanza.

2. adj. Propio, adecuado para enseñar o instruir. Método, género didáctico Obra didáctica

3. adj. Perteneciente o relativo a la didáctica. Apl. a pers., u. t. c. s.

4. f. Arte de enseñar.

El término didáctica proviene de didaos=mostrar. Esto implica que los recursos didácticos constituyen la expresión de una técnica pedagógica, que se aplica para representar adecuadamente fuentes de información y conocimiento que son utilizadas para provocar aprendizajes

En un sentido clásico de la pedagogía, el problema de la didáctica está asociado a la acción de “mostrar” información, de comunicar mensajes. Esta acción se perfecciona en la relación establecida entre un “emisor” que se encarga de “transmitir” una información, la cual se manifiesta a manera de un “mensaje” intencionado para un “receptor”, quien es el destinatario de dicha intencionalidad comunicativa, lo que implica en Educación un mensaje que ha sido transferido para facilitar los aprendizajes.

Existen disciplinas relacionadas con la didáctica, que es necesario considerar al momento de construirla, entre las cuales destacan la:

  • Semiología, o teoría general de los signos y del lenguaje.
  • Sintáctica, que se relaciona con la transferencia de información, atendiendo los problemas de codificación, canales de transferencia, “ruido” y propiedades generales del lenguaje.
  • Semántica, se preocupa de los significados, es decir, atiende al estudio de los convencionalismos que permiten que se perfeccione la relación de comunicación entre emisor y receptor.
  • Pragmática, se preocupa de los efectos que provoca la comunicación en la conducta humana.

La didáctica como elemento pedagógico

Los agentes y componentes que intervienen en el proceso educativo son el:

  • docente o profesor, que posee el rol de enseñar y/o facilitar el aprendizaje;
  • discente o alumno, cuyo rol es aprender y/o ser gestor de su aprendizaje;
  • contexto del aprendizaje, ámbito o escenario en el cual se enseña y aprende (presencial, virtual o mixto);
  • currículum, que es un sistema de integración de factores relacionados con los procesos de enseñar y de aprender. Posee elementos constitutivos internos fundamentales, tales como: los objetivos de aprendizaje, los contenidos, las metodologías y las modalidades de evaluación. Considera factores externos que influyen directa o indirectamente los procesos de enseñar y de aprender, tales como: la cultura, la sociedad, el medio ambiente, la familia.

En un sentido más innovador y relacionado con el uso pedagógico de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), la didáctica se implica con la comunicación. De esta manera se puede constituir en actos de transferencia de información y de Gestión de Conocimiento.

Quizás el cambio fundamental, que los educadores debemos considerar vinculado a una cultura que está en transición hacia la Sociedad de la Información, es que el lenguaje hablado y escrito, que fue la forma de comunicación por excelencia en los últimos milenios, está siendo transformado por una “cultura de la imagen”. La comunicación entre los hombres se está manifestando a través de formas no lingüísticas. Los signos convencionales de comunicación se están ampliando y potenciando, superando rápidamente la limitación de los alfabetos convencionales de comunicación lingüística. Las nomenclaturas alfanuméricas que combinan signos, números y letras, los recursos multimediales que combinan sonidos, imágenes, símbolos e íconos, están siendo utilizados habitualmente en los ambientes informáticos y telemáticos, incorporándose como expresiones propias de una nueva cultura cibernética.

En estos nuevos contextos cibernetizados de aprendizaje, para desarrollar recursos didácticos que se utilicen en contextos de aprendizaje virtual, se requiere diseñar lecciones y experiencias que propicien el aprendizaje activo y colaborativo. Se debería tomar en cuenta las características de los usuarios, el nivel de complejidad de los objetivos, las distintas fases del proceso de aprendizaje, así como las posibilidades de trabajo individual o grupal que se necesitan para lograr dichos aprendizajes.

Es importante considerar que no todos los contenidos o conocimientos se pueden enseñar eficazmente a través de ambientes virtuales. Las redes informáticas son eficientes para transferir contenidos utilizando recursos multimediales, que superan las restricciones de los textos planos convencionales, combinando información soportada sobre textos, audio, gráfica, video y otros recursos que enriquecen las posibilidades didácticas. Sin embargo, en algunas ocasiones no tiene sentido utilizarlos como la estrategia de aprendizaje, ya que la naturaleza de los aprendizajes, contenidos, competencias o habilidades que se requieren para lograr el dominio del área o especialidad del conocimiento que se está enseñando, requiere una vinculación muy fuerte con la realidad objetiva.

Existen aprendizajes que necesitan pasos prácticos, que ni siquiera una buena simulación es capaz de reproducir. Por ejemplo, el software ADAM que puede simular operaciones médicas sobre humanos nunca será capaz de desarrollar la destreza en el manejo del bisturí, o ningún ambiente virtual puede reproducir las técnicas y procedimientos quirúrgicos que se aplican en la atención de un parto, puesto que deben incluir la relación humana, la dimensión afectiva y el manejo de pacientes. O, en el caso de los aprendizajes de Gestión de Pequeña Empresa, ningún simulador digital será capaz de representar un proceso productivo real de remanufactura de la madera.

En algunos casos, es conveniente desarrollar una pedagogía mixta, en la cual las estrategias presenciales se complementan con ambientes virtuales. En otros es preferible seleccionar o producir materiales impresos, sonoros o audiovisuales para entregar este tipo de conocimientos empaquetados en medios tradicionales, como manuales, textos de estudios o disponer de ellos en soporte digital como CD-ROM, para proveer a los alumnos de los recursos como un apoyo didáctico adicional más que como una estrategia de aprendizaje.  El supuesto básico es que las experiencias directas de aprendizaje, que se pueden desarrollar en el contexto real en el cual se desempeña el alumno, no tiene sentido intentar sustituirlas con modelos virtuales, ya que al hacerlo irremediablemente se verían expuestas a una riesgosa simplificación que puede afectar la calidad de los aprendizajes.

Cuando los recursos didácticos permiten experiencias de aprendizaje significativos, que no están al alcance de todos, por limitaciones de tiempo o espacio, cuando la calidad de los mismos permite reproducir e iterar (repetir) todas las veces que se necesite para comprender los fenómenos que se están estudiando, es cuando se justifica modelar nuevos recursos, diseñar y utilizar didácticamente simuladores, utilizar juegos digitales, aplicar ejercitadores y micromundos que sean capaces de representar hechos, fenómenos o cosas susceptibles de aprender con eficacia en contextos virtuales de aprendizaje.

Uno de los enfoques posibles, para construir recursos didácticos, es que estén diseñados y organizados según el concepto de objetos de aprendizaje. Un objeto de aprendizaje (OA) corresponde a la mínima estructura independiente que contiene un objetivo, una actividad de aprendizaje y un mecanismo de evaluación. Un OA es cualquier recurso didáctico que pueda apoyar el proceso de aprendizaje mediado por alguna tecnología.

Se necesitan muchas clases de recursos de aprendizaje para ofrecer experiencias comunes y poder desarrollar los contenidos apoyados en foros de discusión que sean efectivos. Según la Teoría de los Estilos de Aprendizaje, se debe atender diferentes estilos de aprender, algunos tienden a ser más reflexivos y otros más pragmáticos, unos son más activos y otros más teóricos. Por lo anterior, es conveniente considerar el uso de la mayor diversidad posible de medios didácticos y de actividades, para adaptar la oferta didáctica a las tendencias de los estilos de aprender de los usuarios. Se aconseja evitar proporcionar todos los materiales didácticos a través de la red: algunos libros, videos, recursos de apoyo a los trabajos prácticos y los kits de laboratorio se pueden enviar por correo, ojalá previamente a un curso, unidad, módulo o seminario que se desarrolla en ambientes virtuales de aprendizaje.

Los OA se agrupan en lecciones, un conjunto de lecciones constituye un curso.

 1,2

Fuente: Agrimed-FONDEF

Lo importante de los OA es que su desarrollo ha permitido que los proveedores de diferentes tecnologías de e-learning (conocidos como LMS, Learning Management System) vean en la estandarización la posibilidad de reutilizar contenidos para dar soporte a cursos sobre sus plataformas. También, los recursos didácticos se pueden distribuir en medios impresos y digitales transportables, como son Guías de Cursos y CD-ROM de respaldo con materiales didácticos.

El enfoque colaborativo de la construcción de la didáctica

Otro enfoque, más construtivista y activo, correspondería al concepto aplicado en una Comunidad Virtual de Aprendizaje.

Consiste en la creación de condiciones para que la construcción de la didáctica sea parte del proceso de aprendizaje individual y colectivo. Los alumnos deberían llegar a ser capaces de generar constructos intelectuales nuevos, basados en el trabajo colaborativo desarrollado con sus pares y con sus tutores.

En este concepto, la didáctica deja de ser una responsabilidad exclusiva de los profesores, quienes la diseñan previo al proceso de aprendizaje, sino que por el contrario, la construcción de la didáctica constituye un elemento activo del aprendizaje en sí mismo, siendo diseñada y construida colaborativamente entre todos, profesores y alumnos que aprenden de manera horizontal, activa, autónoma y protagónica.

 2

 Fuente: M. Careaga/2007

A partir de recursos didácticos iniciales, que operan como gatilladores que motivan el aprendizaje, los alumnos acceden y administran información base disponible en las plataformas virtuales de aprendizaje, emprenden acciones de indagación relativas a las temáticas del curso en Internet y otros medios, promueven la generación colaborativa de respuestas a interrogantes y problemas que están formulados en el courseware (curso diseñado para aprendizaje virtual), ofrecen respuestas propias y las transfieren, publicándolas en ambientes especializados como reservorios de recursos didácticos autogestionados, los cuales quedan disponibles como parte de la dinámica compartida del aprendizaje entre pares

Esta modalidad no constituye la negación de la necesidad de contar con OA, sino que complementa el concepto de recursos de aprendizaje “empaquetados” con el concepto de recursos de aprendizaje “autogestionados”.

La construcción colaborativa de la didáctica se asocia con naturalidad a la aplicación pedagógica de nociones de Gestión del Conocimiento. Esta disciplina nueva, desarrollada a partir de la economía, irrumpe en la posmodernidad como una forma epistemológica que busca promover el desarrollo del Capital Intelectual y el Capital Social. Las empresas buscan optimizar sus organizaciones para mejorar su capacidad productiva. Desde este enfoque se le asume como la gestión de los activos intangibles que generan valor para las organizaciones. La mayoría de estos intangibles tienen que ver con procesos relacionados con la captación, estructuración y transmisión de conocimiento. Por lo tanto, la Gestión del Conocimiento tiene en el aprendizaje organizacional su principal herramienta.

Se realiza Gestión del Conocimiento cuando se accede a información y ésta se representa en medios eficientes de distribución. Lo más relevante se expresa cuando, utilizando dicha información como una base epistemológica (sustrato para desarrollar un proceso de gestión de conocimiento), se es capaz de crear conocimiento y de transferirlo. Esto permite que el Capital Intelectual, que es individual, contribuya a la conformación del Capital Social, que es el resultado de un trabajo colaborativo de generación de conocimiento.

Una forma gráfica, de representar este proceso, es la siguiente:

 3

Fuente: M. Careaga/2007

Algunos alcances acerca del trabajo colaborativo

El hombre es un ser social, nació para vivir en grupos y biológicamente es imposible que viva fuera de la sociedad.   “… la esencia humana no es algo abstracto inherente a cada individuo. Es en su realidad, el conjunto de sus relaciones socialesSus conocimientos, valores, costumbres, tradiciones y sentido de la vida giran en torno al aspecto social y su desarrollo humano, espiritual y profesional lo logra en su máxima expresión cuando se relaciona e interactúa con otros según las tendencias socioculturales” Vygotsky (1978)[2].

El trabajo colaborativo se contextualiza en el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento y se vincula con la creciente y progresiva incorporación de las TIC en la cultura. Es una respuesta a este nuevo escenario del siglo XXI, por medio de la cual se pretende generar una propuesta metodológica tendiente a promover la integración de éstas tecnologías en las instituciones educativas y en las diferentes disciplinas que se relacionan. Lleva implícita la innovación y redefinición de los roles del profesor y de los alumnos, para promover el desarrollo integral de sus procesos sociales, cognitivos y emocionales con el apoyo de habilidades tecnológicas.

Esta nueva realidad se puede representar de la siguiente manera:[3]

 4

La colaboración=co-elaboración, se refiere en la práctica a todo proceso que involucre el trabajo de varias personas en conjunto, donde entre todas son capaces de elaborar un objeto, idea, concepto, fenómeno o aplicación. Como un aspecto intrínseco de la sociedad humana la colaboración se aplica en diversos contextos tales como: la ciencia, la tecnología, el arte, la educación, la producción y los negocios.

Los profesores que utilizan los métodos de Aprendizaje Colaborativo asumen que el conocimiento se crea a través de la interacción y no de profesor a estudiante. La enseñanza, por lo tanto, comienza con el conocimiento, experiencia y comprensión que tiene el alumno. Esto requiere que el profesor abandone parte de la autoridad tradicional y de la responsabilidad que implicaba actuar como expositor. El rol del profesor en el Aprendizaje Colaborativo es crear el ambiente en donde los estudiantes descubren el conocimiento a través de la interacción.

 Cómo promover la construcción colaborativa de la didáctica

En la actualidad, se utiliza una gran variedad de medios electrónicos para enviar o recibir los materiales didácticos de apoyo para la Educación diseñada en soportes digitales. Cada institución determina los medios más convenientes, dentro de los que tiene a su alcance y según los requerimientos y necesidades de sus alumnos, realizando las combinaciones que mejor se adapten a sus posibilidades y necesidades, complementando medios didácticos convencionales y digitales. La sugerencia es combinar las prácticas tradicionales de diseño de la didáctica con escenarios de aprendizaje colaborativos, en los cuales profesores y alumnos desarrollan la didáctica como parte dinámica de los procesos de enseñar y de aprender.

Las formas de representación de los recursos didácticos, para modalidades de aprendizaje en ambientes virtuales aplicables a la Educación Superior, pueden ser las siguientes:

  • Impresos: ha sido la forma básica de los programas de Educación a Distancia, a partir de la que evolucionaron los actuales sistemas. Incluye los libros de texto, guías de estudio, cuadernos de trabajo, programas de estudio, casos de estudio, etc. En la actualidad alguna de las formas impresas han sido desplazadas por datos enviados a través de computadoras y puestas a disposición de los alumnos a través de Internet, en donde es común encontrar los programas de clases, las lecturas, las guías de estudio y algunos materiales más. El alumno puede consultarlos en Internet, grabarlos en su computadora o imprimirlos si lo desea.
  • Gráfica: dentro de las posibilidades gráficas se encuentran las imágenes fijas, como las presentaciones de computadoras (slides shows, presentaciones powerpoint, etc.), las imágenes con movimiento filmadas (películas, videos, películas digitalizadas, animaciones etc.) y las imágenes con movimiento transmitidas en tiempo real. Estas pueden ser en una sola dirección, como las que se envían a través de satélite o televisión comercial o pueden ser a través de las computadoras en videoconferencias de escritorio o videoconferencias interactivas.
  • Datos: corresponde a la información enviada y recibida a través de las redes (Internet/Intranet). Estos datos pueden ser alfabéticos, numéricos y alfanuméricos. Se distribuyen a través de protocolos de transferencia de archivos (FPT, TCPIP, HTML)
  • Voz: las herramientas educativas relacionadas con la voz se pueden dividir en interactivas y pasivas. Entre las primeras encontramos el teléfono, la audioconferencia, correo electrónico con voz y radio de onda corta. Las herramientas pasivas son los audiocasetes y la radio. Las tecnologías interactivas permiten la comunicación simultánea en los dos sentidos, enviar y recibir, en tanto que en las pasivas el alumno solamente recibe el mensaje y no puede contestarlo en ese momento.
  • Videoconferencias: consistente en la posibilidad de transferencia sincrónica de imágenes y audio en tiempo real, las cuales pueden sostenerse entre dos puntos o varios puntos de conexión.

Una metodología adecuada, para complementar el aprendizaje presencial con el virtual, consiste en organizar Comunidades Virtuales de Aprendizaje (CVA), al interior de las cuales es posible promover la construcción colaborativa de la didáctica. Para este propósito se pueden utilizar ambientes virtuales de libre acceso, tales como: listas de distribución de correo electrónico, foros pedagógicos soportados en blogs y/o plataformas digitales (Ej.: Moodle).

Una CVA, como entorno de colaboración pedagógica, se organiza cuando se comparte un centro de interés y existe la disposición de colaborar pedagógicamente para facilitar los aprendizajes. Las CVA son redes dinámicas para la interacción entre sujetos que aprenden. Se organizan en ambientes en los cuales se conduce el aprendizaje mediante la potenciación de sus miembros como gestores del conocimiento.

En una CVA la construcción de la didáctica es parte del proceso de aprendizaje individual y colectivo, soportado en redes de colaboración. Los alumnos comienzan su proceso de aprender, a partir de unos recursos didácticos iniciales que operan como gatilladores que motivan el aprendizaje. Los alumnos acceden y representan información base disponible en las plataformas virtuales de aprendizaje. Emprenden indagaciones relativas a las temáticas del curso en Internet y otros medios. Realizan experiencias de aprendizaje relacionadas con el desarrollo de competencias y habilidades prácticas. Crean y transfieren conocimiento, representados como logros de aprendizaje, sintiéndose partes activas de una red de gestores de conocimiento.

Para que una CVA exista se deben dar tres elementos:

  • la interactividad entre sus miembros (tutores y aprendices);
  • el componente afectivo entre los integrantes que comparten el propósito de aprender, y la
  • interactividad sostenida en el tiempo.

 Lo anterior significa en la práctica, que una CVA funciona cuando:

  • cada miembro se siente parte de una totalidad social amplia;
  • se conforma una red de relaciones entre ellos;
  • se genera una corriente de intercambio de contenidos y de logros de aprendizaje que tienen valor para sus participantes; y
  • las relaciones entre sus integrantes se mantienen en el tiempo, creando un historial de experiencias compartidas.

El Aprendizaje Colaborativo basado en Gestión del Conocimiento, implica:

  • Implementar metodologías de trabajo colaborativo, basadas en un enfoque de Gestión del Conocimiento, se justifica por tres razones principales:

– la universalización de la cultura;

– el control comunicacional automatizado como interacción entre quienes aprenden;

– la globalización de las relaciones humanas.

  • Los contextos de aprendizaje actuales no se restringen a los límites de tiempo y espacio del aula tradicional.
  • El trabajo colaborativo implica la posibilidad de “co-elaborar” el conocimiento en redes virtuales de gestores de conocimiento.
  • La Gestión del Conocimiento permite incorporar nociones que vinculan la administración de información con la creación y transferencia de conocimiento.
  • Los principios básicos que se pueden aplicar son:

Acceder a fuente de información

Representar información

Crear conocimiento (Capital Intelectual)

Transferir conocimiento (kapitalización=Capital Social)

Ideas concluyentes

  •  La didáctica es una disciplina pedagógica que se desarrolla para facilitar los aprendizajes.
  •  En el concepto clásico de la didáctica los profesores son los responsables de su diseño y éste se realiza generalmente antes del proceso de aprendizaje.
  •  La construcción colaborativa de la didáctica es un enfoque pedagógico que se asocia con la autonomía y el aprendizaje activo.
  •  El uso pedagógico de TIC genera contextos de aprendizaje en el cual es posible promover al aprendizaje colaborativo.
  •  Cuando se trabaja colaborativamente los profesores y alumnos enseñan y aprenden conjuntamente.
  •  Las Comunidades Virtuales de Aprendizaje constituyen una modalidad de organización de los procesos educativos que se puede sustentar en la Gestión del Conocimiento.
  •  La Gestión del Conocimiento permite incorporar nociones que vinculan la administración de información con la creación y transferencia de conocimiento.
  •  Cuando los profesores y sus alumnos administran información y son capaces de crear y transferir conocimiento están construyendo colaborativamente la didáctica, como una parte activa del enseñar y el aprender.
  •  Cuando los alumnos aprenden colaborativamente sus aprendizajes son más significativos, entretenidos y les provocan mayor satisfacción intelectual, cognitiva y emocional.

Bibliografía de referencia

Avanzini, G. (1987) La Pedagogía en el Siglo XX. Madrid: Nancea, S. A. de Ediciones

Becher, T. (2001) Tribus y territorios académicos: La indagación intelectual y las culturas de las disciplinas. España: Editorial Gedisa

Bueno, E. (2000) Perspectivas sobre dirección del conocimiento y capital intelectual. Madrid: Instituto Universitario Euróforum Escorial

 Brunner, J. (2000) Globalización y el futuro de la Educación: tendencias, desafíos y estrategias. En Revista Umbral. www.reduc.cl

 Castells, M. (2000) La era de la información: Vol.1 La Sociedad Red. Segunda Edición. España: Editorial Alianza Editorial

 Collazos, C., Guerrero, L. & Vergara, A. (2001) Aprendizaje Colaborativo: Un cambio en el rol del profesor. Proceedings of the 3rd Workshop on Education on Computing, P. Arenas. Chile.

 Elliot, J. (1997) Un currículo para el estudio de los asuntos humanos. Madrid: Morata

 Guzmán, M. (2001) Construyendo Aprendizajes: El aprender a aprender. Edición Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas del Ministerio de Educación. Ministerio de Educación. Santiago de Chile.

 Majo, J. (2002) La revolución educativa en la era Internet. España: Editorial Cisspraxis S.A.

 Maturana, H. (1989) Emociones y lenguaje en educación y política. Santiago de Chile: Hachette

 Papert, S. (1997) La familia Conectada: Padres, hijos y computadoras. Argentina: Editorial Emecé

 Rodríguez, M. (1997) Hacia una Didáctica Crítica. Madrid: La Muralla

 Sáez, J. (1988) El debate teoría-praxis en ciencias de la educación y su repercusión en la teoría social. Revista Pedagogía Social, N° 3, Madrid

 Stenhouse, L. (1991) Investigación y desarrollo del currículo. Madrid: Morata

 UNESCO (2004) Las tecnologías de la información y la comunicación en la formación docente. Guía de Planificación. División de Educación Superior, Francia.

 Whithaker, P. (1998) Cómo gestionar el cambio en contextos educativos. Madrid: Narcea

Webgrafía:

www.mineduc.cl/

www.educarchile.cl

www.redenlaces.cl/

www.bibliotecasvirtuales.com/

www.reuna2.cl

www.uvirtual.cl

http://dewey.uab.es/pmarques/usosred2.htm

www.pedagogica.edu.co/usr/anexos/Usos%20Educativos%20de%20Internet.pdf

www.educared.net

www.ateiamerica.com

www.slideshare.net/mrocio/uso-didctico-de-internet/

www.monografias.com/trabajos/epistemologia2/epistemologia2.shtml

http://gestiondelconocimiento.com/modelos_arthur.htm

www.cibersociedad.net/congres2006/comuns/index.php?llengua=es

http://www.gvu.ac.nz/



[2] Citado en Guzmán, Marina: (2001). “Construyendo Aprendizajes: El aprender a aprender”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here