Convivencia escolar: empecemos a llamar las cosas por su nombre

0
88

Los noticieros nos hablan del fenómeno del bullying y nos muestran a estudiantes golpeándose entre sí. Así, se ha generalizado la idea de que las peleas son bullying. Este post busca aclarar algunos conceptos relacionados con la convivencia escolar de manera que padres y profesores puedan identificar las problemáticas que viven sus hijos o estudiantes para que busquen resoluciones adecuadas a cada una de ellas.

Para llegar al concepto de bullying empezaré hablando de indisciplina, luego me extenderé un poco sobre conflicto y agresión ya que todos son factores que están involucrados en el fenómeno.

La indisciplina es una situación que se presenta cuando se transgreden las normas establecidas en el entorno escolar y se obstaculiza el desarrollo de las actividades cotidianas. Las normas escolares tienen como objetivo regular el comportamiento de los estudiantes en aspectos que pueden ir desde la presentación personal hasta la forma de relación interpersonal. Algunas normas son fundamentales porque dan las bases para el comportamiento respetuoso hacia el otro y tratan de fomentar una convivencia sana que permita un mejor proceso de aprendizaje. Quien infringe las normas es indisciplinado y con sus acciones puede generar conflictos.

Un conflicto es una situación en la que se espera una cosa y sucede otra. Puede generarse por diversas razones, por ejemplo cuando se tienen intenciones que se ven frustradas, cuando los intereses propios se oponen a los de otros o cuando se tienen necesidades no satisfechas. Los conflictos no se solucionan, se resuelven. Y la resolución puede ser de distintas formas, se puede negociar, abandonar, ceder, dominar o se puede requerir mediador que colabore en la resolución. Los conflictos no son negativos, son situaciones normales y necesarias entre los seres humanos. No todo conflicto desencadena una agresión. Algunos se resuelven agresivamente y pueden conducir a problemáticas más complejas.

La agresión es una reacción, intencional o no, que maltrata o hace daño. No se manifiesta exclusivamente con golpes o peleas, también hay agresión verbal (insultos,burlas), relacional (excluir de las actividades del grupo) y agresión indirecta (crear rumores para hacer daño). La agresión puede tener consecuencias físicas y psicológicas que se agravan cuando se realizan de manera continuada.

Así, llegamos al bullying o acoso escolar. Un conflicto o una agresión aislada no constituyen bullying, este se refiere a agresiones continuadas y sistemáticas llevadas a cabo por parte de uno o varios agresores que tienen poder físico, psicológico o social sobre una víctima. Pero no solo están involucrados los agresores y las víctimas, también lo están quienes no participan directamente en las agresiones. Estos terceros son fundamentales en la existencia del bullying ya que son quienes, como grupo, validan o valoran los comportamientos agresivos y dan status a los agresores.

Como vemos, hay diferencias entre indisciplina, conflicto, agresión y bullying, pero también hay factores en común, especialmente que todos estos fenómenos se dan en relación con otros, son de carácter social.  Para responder adecuadamente a ellos hay que diferenciarlos y comprender que cada conflicto, agresión o acoso son únicos, ponen en juego factores individuales, grupales e institucionales. Por lo tanto su resolución debe ser contextualizada y considerar acciones que impidan que la situación vaya empeorando.

El conflicto puede ser manejado como una posibilidad de cambio. Los estudiantes deben aprender a generar distintas alternativas de resolución y optar por la más adecuada y los adultos debemos trabajar en fomentar una cultura del grupo que no valore la agresión y ni los malos comportamientos para evitar que las agresiones deriven en bullying.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here