Coronavirus: ¿qué pasaría si entramos en la temida fase tres?

0
340

Si hasta el viernes eran cinco casos en Chile, para la tarde del lunes estos ya habían aumentado a 13, lo que hace a las autoridades sanitarias temer entrar en una nueva etapa de expansión de la enfermedad.

Fuente: Qué Pasa.

La alerta mundial por Covid-19 va en aumento luego de que Italia catalogara como zona roja las regiones más afectadas del país y dejara aislados a casi 16 millones de habitantes. Sumado a que sólo en 24 horas se registraran 133 muertos, aumentando a 366 los fallecidos (hasta la tarde de ayer).

En total, el número de contagios a nivel mundial asciende a 111.775 personas y 3.887 fallecidos.

En Chile, las autoridades sanitarias continúan en alerta y ponen en práctica los protocolos que buscan que el coronavirus no se expanda más en el territorio nacional, y más importante aún, que esta epidemia no llegue a la fase tres.

En el país ya hay 13 contagiados y aún se mantiene en la fase dos, donde “el objetivo es evitar que el virus se propague generando casos secundarios a los casos de infección importados”, explica María Luz Endeiza, infectóloga y jefa del Vacunatorio de Clínica Universidad de los Andes. Sin embargo, la especialista no descarta la posibilidad de que el país entre a la siguiente fase.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, indicó que a pesar que todos estos casos importados son “trazables”, es decir, se puede determinar su origen, la posibilidad que comiencen a generarse los primeros reportes de casos sin trazar es alta, y podría obligar a las autoridades a tomar otro tipo de medidas de salud pública y contención.

Por ello Mañalich señaló que tal escenario implicaría una eventual Fase 3, lo que de ocurrir se reflejaría en medidas como una cuarentena, lo que podría afectar desde un colegio hasta una comuna completa.

Las fases de una epidemia

Cuando se habla de una epidemia, esta se divide en fases, que se describen para separar las medidas de control que debe adoptar un país frente a un nuevo microrganismo o la reintroducción de una que estaba controlado.

En la fase 1, las medidas están destinadas a evitar la introducción del virus, las que siguen la orientación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y son determinadas por el Ministerio de Salud en Chile (Minsal).

En la fase 2 se busca evitar que comience la transmisión dentro del país sin depender ya de un paciente que provenga del extranjero, y la fase 3 se produce cuando existe transmisión sostenida del virus en el país, con un mayor número de contagiados, y donde es imposible poder determinar con certeza la fuente de contagio de estos pacientes. Es la fase donde el brote se manifiesta en su mayor intensidad.

En la práctica, pasar a la etapa tres, “quiere decir que la enfermedad se produciría sin que sea posible trazar el contacto que produjo el contagio porque el virus ya se encuentra circulando libremente», explica Endeiza.

De ahí la importancia de «evitar la propagación del virus de persona a persona y que no se produzcan casos secundarios”, agrega César Bustos, internista e infectólogo de adultos de Clínica U. de los Andes.

Fase 3: qué hacer si llega

La posibilidad de que se entre a la fase tres es cierta, ya que “es la historia natural de una enfermedad nueva que no tiene vacunas para su prevención y se enfrenta a una población totalmente susceptible a infectarse», dice Endeiza, que sin embargo, aclara que ello no necesariamente implica hacer muchos cuadros graves.

Por lo mismo, el tiempo estimado para que esta situación se produzca es muy difícil de predecir.

Para evitar entrar en esta fase, los especialistas señalan que es muy importante tener en cuenta que las medidas que un país adopte, y ello implica, por ejemplo, seguir en forma estricta el plan que el Minsal determine para cada fase, con el objetivo de minimizar los efectos de la epidemia.

En este escenario las autoridades sanitarias “podrían decidir el cese temporal de clases o de asistencia al trabajo, la limitación de la movilidad dentro del territorio, la restricción de aglomeraciones o reuniones masivas” añade la jefa del vacunatorio Clínica U. de los Andes.

Esto a raíz de que básicamente el objetivo principal en esta etapa es minimizar los efectos de la epidemia y controlar la transmisión del virus, no olvidando que “que cualquier medida de esa envergadura no deja de lado a las medidas básicas de precaución, higiene y autocuidado, como el lavado de manos y de superficies a la de evitar llevarse las manos hacia la boca, nariz o los ojos, o matenerse a más de un metro de distancia de personas sospechosas de enfermedad”, recalca Bustos.

CHINA-HEALTH/
Peligros

Ante el Covid-19 existen aún muchas interrogantes sobre cómo este nuevo virus se comporta, por lo mismo, hay que tratar de mitigar lo antes posible el cambio de escenario a una nueva fase, ya que esto permite tener más tiempo para conocer más resultados de los diferentes estudios que se están realizando sobre este nuevo coronavirus, explica la experta en infectología.

A pesar de eso, hay que estar preparados para los peligros que conlleva estar en una tercera fase. Primero, “lo más complejo de la fase tres es la capacidad de respuesta del país ante el aumento explosivo de los casos, la posibilidad de atender al mismo tiempo a una enorme cantidad de personas y la capacidad de hospitalización”, dice María Luz Endeiza.

Y segundo, algo en lo que coinciden ambos especialistas, es que lo que más preocuparía y que se podría escapar de las manos, son los casos son los casos más graves y complejos, y que afectarían a los grupos más vulnerables que tienen riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias severas.

Además, otro riesgo sería la posible aparición de otros pacientes como población de riesgo que no hayan sido detectados con anterioridad, convirtiéndose en un gran peligro en esta fase.

Sin embargo, Endeiza dice que de entrar Chile a una fase tres del Covid-19, “no creo es que esto se produzca en forma descontrolada si mantenemos la calma y seguimos al pie da la letra las indicaciones de la Seremi de Salud y del Minsal”.

Misma recomendación que entrega Bustos al recalcar que “no se debe sucumbir en escenarios pánico que saturen innecesariamente los sistemas de salud”, de ahí la importancia de seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here