Creando vínculos afectivos profundos en la escuela

0
120

El 23 y 24 de Agosto en el Centro Cultural  Mapocho se llevó a cabo el Salón El Salón Internacional de la Educación, SIE 2012. Este salón es la única “ Feria Temática” constituida como un espacio destinado al encuentro de actores públicos y privados comprometidos con la mejora continua de la Educación.

En este contexto se celebró el  1er Concurso Nacional de Experiencias Innovadoras, en el cual participó nuestro Colegio San Pedro Nolasco de Quillota con los talleres de Conciencia Fonológica, Habilidades Sociales y Matedistraídas.  El día lunes 20, recibimos la notica de que estábamos entre los 3 finalistas, debiendo prepararnos para exponer como panelistas en el Taller denominado “Buenas prácticas e innovación en el Aula.

Nuestra sorpresa fue aún mayor saber que habíamos sido seleccionados con los dos últimos. Obteniendo finalmente el primer lugar con habilidades sociales, y mención honrosa con Matedistraídas.

Nuestra escuela es un colegio confesional católico perteneciente a los mercedarios con 76 años en la comuna y con 126 años educando. Contamos con un índice de vulnerabilidad social de 69%, el 31% restante pertenece a familias de nivel sociocultural medio bajo. Por mi parte soy parte de la comunidad sólo desde 2010 y Paula Albornoz, educadora básica y tremendamente creativa, en el 2011.

Al llegar al colegio, miré este escenario tradicional y conservador, pero no importó sentía que tenía algo que decir-hacer y buscar nuestros puntos de convergencia. Tenía presente las palabras de Humberto Maturana “Se requiere la acción del que la recibe y la acepta … generar un espacio de coherencias de deseos, un mundo común de posibles haceres, un ámbito de co-inspiración que coordine nuestras voluntades … surge de escucharnos”·

Por tanto tenía que darse esta co-inspiración, entre docente y escuela. Buscar cuál era nuestra coherencia de deseos sinceros y profundos que claramente existían: educar con pasión y  segundo cambiar la historia de niños cuyos orígenes presupone un futuro similar al de sus padres. Compartíamos la mirada de no ponerles techo para que estos niños  cumplan sueños.

Siempre he creido que no podemos esperar que el estado cree instancias, o que las instituciones produzcan cambios por sí solas, creo que somos actores del proceso, ante niños ávidos de aprender de un modo significativo y eso exige de nosotros, por lo menos de mí : hacer que la cosas sucedan. Buscar por lo tanto coordinar voluntades, escucharnos, confiar y brindarle a nuestros niños todas las opciones posibles de enriquecer sus experiencias para darles lo que merecen y a lo que tienen derecho, una educación de calidad.

Cuando llegué el colegio estaban impulsando el plan de mejoramiento educativo, para esto me pidieron diagnosticar a los niños de 1 a 4 año básico, encontrándonos con problemas comunes en vulnerabilidad social: existían en general bases del razonamiento descendidas o disarmónicas, con procesos disminuidos de atención, concentración y memoria, además de factores afectivos y actitudinales que afectaban el clima del aula y el aprendizaje escolar, asimismo bajas habilidades lingüísticas, presentando deficientes procesos de acceso al léxico, antecedentes de trastornos del lenguaje, como además pobreza a nivel de estructuras morfosintácticas, semánticas y pragmáticas, al evaluar cálculo la situación no era muy diferente.

Fue entonces donde debes tomar decisiones de que hacer: por una parte como potenciar el desarrollo cognitivo, bajar los índices de desatención y motivación escolar,  desarrollando habilidades sociales, como además dar respuesta a las habilidades instrumentales de cálculo y lenguaje, la pregunta era sencilla pero la respuesta no era popular. ¿Solucionamos los problemas “específicos” de lenguaje o matemática con más horas o abordamos las temáticas desde aspectos más significativos ?.

Convencida que no dí la pelea y es así como nacieron tres talleres emblemáticos: Conciencia Fonológica y velocidad lectora, pre básica (2012) a 4º básico (desde mediados del 2011 NB1 y NB2) , Habilidades Sociales, 1º a 4º básico ( 2011) y Matemáticas distraídas de 1º a 4º básico (2011)

Con esta realidad no podíamos hacer más de lo mismo, necesitábamos dar respuesta para que aprendieran colaboración y respeto al clima del aula para tener una óptima clase pero también convivencia, propiciando habilidades comunicativas para la vida. Teníamos claro que  debíamos ofrecerles experiencias ricas, metodologías distintas que tomen sus sentidos y significados, para ir más allá de lo cognitivo, ellos necesitan competencias sociales desarrollar la  inteligencia emocional que le permita finalmente  convivir en el mundo, le abra puertas y enfrenten el camino con resiliencia. Pero ante esto, surge de nuevo la pregunta podemos dar lo que no tenemos?. Podemos transformar la mirada de los niños si ven adultos incapaces de darle estos ejemplos. Digo esto porque uno no puede innovar con la fuerza que se requiere si no cuenta con docentes que trabajen codo a codo, enriqueciendo. Por eso digo tenemos que hacer todo para ser un equipo innovador, personas que co-inspiren:…que crean , que compartan sueños y pongan sus diferentes talentos en enriquecer tus propuestas.

Paula vino a hacer eso en habilidades sociales, taller que les voy a hablar en esta oportunidad, ella  le ha agregado valor a lo que en la génesis se ha originado en mi planteamiento de lo que ellos necesitan y que podíamos a su vez cruzarlo a el currículo de lenguaje, así trabajar en equipo para llevar al aula una asignatura distinta comprendiendo conceptos emocionales y valóricos trascendentales para su vida pero asimismo trabajando lenguaje.

Paula asumió el desafío  pensando en cómo lograba aplicar el programa, su tarea era diseñar los planes de clases conmigo pensado en el alumno como centro del aprendizaje, así debía intencionar los aprendizajes esperados considerando desde su contexto sociocultural como de sus intereses y necesidades, con el propósito de que el niño lograra desarrollar técnicas prácticas para manejar mejor los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Era importante que ella le pusiera su sello, revisábamos y decidíamos que aplicar, que cambiar, que pasos dar.

Todo el programa lo hemos ido diseñando con temáticas centradas en personajes de la actualidad o en ellos mismos, esto los motiva y favorece para que se involucren y sean participantes activos, que buscan respuestas en colaboración con sus pares, en un ambiente de respeto y aceptación que los sensibiliza para reflexionar sobre la importancia de desarrollar habilidades sociales para tener una óptima relación con sus pares, propiciando así buenas habilidades comunicativas, un espíritu solidario, un valor importante para crear un sello mercedario una vez que ya egresen de nuestras aulas.

Es así como trabajamos la empatía, a medida que entendieron el concepto debían plasmar en una fotografía lo que esto implicaba, asimismo vimos el dialogar, para esto crearon sus diálogos y los filmaron, trabajamos por ejemplo las mandalas de resiliencia, lo que implicó un silencio increíble en el aula mientras las desarrollaban y luego en sus exposiciones,  y un proyecto que partió muy sencillo fue el de la solidaridad donde los niños acogieron la campaña www.juntatustapitas.cl,  siendo tan importante para ellos que hoy entienden que no importa tu condición social siempre puedes ayudar y ven que son niños ayudando a niños, han creado sus propias cajas de recolección y acuden a distintos negocios a buscarlas.

Creemos que todo niño es un ser único, por lo mismo el desarrollo integral supone algo más que atender a sus capacidades intelectuales, sabemos que los temas transversales responden a capacidades desarrollables que son imperativo de una realidad social que nos envuelve pero también que a veces nos arrolla,  por lo mismo es fundamental atender a sus capacidades afectivas, este es el para qué de la educación,  el hecho de que no aparezcan asociados a ninguna asignatura, sino que a todas, creo que es porque debemos desarrollarlos e intencionarlos,  tienen una indudable relevancia humana y social, como también una ineludible carga valórica.

Innovar es difícil no está lejos de desvelos y lágrimas, romper paradigmas, golpear puertas, ir vez tras vez, aceptar que las cosas en el camino a veces no van también pero tienes la certeza que no puedes desistir, la curva no siempre es ascendente hay momentos altos y bajos al igual que un avión que en su despegue sube baja hasta que logra elevarse. Por otra parte desde gestión esperan resultados aquí y ahora, otros van en contra de tus sueños sin haber generado los suyos propios…pero en educación y sobre todo en vulnerabilidad no puedes flaquear, no hay lugar en el mundo que pueda ser más enriquecedor y significativo que un espacio donde miras a un niño y ves que has sembrado, que hemos regado en conjunto y que como semillas dan fruto, ahí tienes la respuesta a todas tus preguntas y esfuerzos, sabes que todo valió la pena.

 

Carolina Carvacho

Educadora Diferencial y Psicopedagoga

Equipo de liderazgo educativo CSPNQ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here