¿Cuánto vale tu nombre?, Blog de Isaías Sharon

0
9

Hace más de diez años, durante un verano en que había comenzado a realizar mis primeros trabajos remunerados, mi jefe de aquel entonces (actualmente un querido amigo) me dijo con una claridad y seriedad indiscutible: “lo único que tenemos en la vida es nuestro nombre. Si tu palabra no es confiable, tu nombre no valdrá nada”. Su consejo jamás lo olvidé y aún lo agradezco.

Actualmente resulta muy común ver cómo las personas usualmente prometen u ofrecen cosas que finalmente no tienen un correlato en la realidad. Con la finalidad de agradar, ser aceptados, proyectar una imagen propia que no existe, o derechamente con el objetivo de engañar, manipular o usar a otros, se construyen formas de actuar y comunicar que no tienen coherencia ni consistencia alguna.

¿Qué nos hace creer en alguien? Con gran seguridad algo que nos transmite mucha confianza es cuando hemos constatado que lo que una persona dice realmente existe, y que las acciones que lleva a cabo son consistentes que aquello que ha pregonado.

Alcanzar una consistencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos es parte esencial de un proceso de crecimiento y maduración saludable. Lamentablemente ello no ocurre tanto como gustaría y los rangos incluso de patologías son observables día a día en todos los lugares imaginables (usualmente por aquellos que con más fuerza alzan la voz para decir lo“consistentes” y por ende “confiables” que son).

Por cierto que no es un tema meramente de cuanta credibilidad proyectamos, lo confiable que resultamos para las demás personas, y en virtud de ello el estimar cuánto podría “valer nuestro nombre” para los demás. Sino que ello es el mero resultado de un proceso interno fundamental de crecimiento, aceptación, maduración y desarrollo. Así como dijo Carl Jung: “Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”. ¿Qué vas a elegir tú?.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here