Diplomado en Formación Ciudadana para el Sistema Escolar

0
9

image001Los gobiernos de la Concertación (1990) iniciaron los primeros cambios a la educación y en forma particular a la Formación Ciudadana con la implementación de la Comisión Nacional de Modernización de la Educación, conocida como comisión Brunner (1994), ésta entrego los primeros lineamientos para abordar la Formación Ciudadana. Lo anterior, se plasmó en los marcos curriculares para Educación Básica (Decreto Supremo 40 del 1996) y Media (Decreto Supremo 220 del 1998), y que tuvo como correlato los Objetivos Transversales y los Contenidos Mínimos Obligatorios, en donde se instituyo una concepción maximalista de la Formación Ciudadana, es decir, se pasó de una asignatura específica (concepción minimalista) a una en que todas las asignaturas dieran cuenta de la Formación Ciudadana. Esto significo la eliminación de Educación Cívica del currículum nacional de la educación media. El año 2004 se estableció la Comisión de Formación Ciudadana (2004), que generó un informe que daba cuenta de tres aspectos a considerar sobre la temática, éstos fueron: curricular, Prácticas Pedagógicas y el Proyecto Educativo. No se debe olvidar que producto de las movilizaciones estudiantiles del año 2006 se modificó la LOCE y se promulgo la Ley General de Educación (LGE), que en lo fundamental no introdujo modificaciones relevantes en materia de Formación Ciudadana, pero permitió a la autoridad de la época avanzar en reformas en este ámbito. Posteriormente el Ministerio de Educación participo del estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana del año 2009, y que sus resultados fueron entregados el 2010. En este estudio se dejaba en evidencia que se debía profundizar las estrategias para lograr mejores resultados en este tipo de prueba estandarizada, pues los resultados que arrojo no eran auspiciosos, lo cual obligaba a la autoridad a proponer el año 2013 Orientaciones e Instrumentos de Evaluación Diagnóstica, Intermedia y Final en Formación Ciudadana, pero que en lo medular se profundizaba la lógica de la concepción maximalista. El gobierno de la Nueva Mayoría avanzó en proponer la obligatoriedad de un Plan de Formación Ciudadana para cada uno de los territorios escolares del país, a través de la Ley 20.911; y se mandató al MINEDUC en reponer la asignatura de Formación Ciudadana para tercero y cuarto medio a partir del año 2017. Bajo el contexto histórico anterior, proyectar la formación en ciudadanía aparece hoy como un nuevo desafío para la educación en Chile y para nuestra Universidad, desde los contextos de escuela en que este se inscribe. Se trata de pensar, reflexionar y proponer competencias, habilidades y actitudes, que, al mismo tiempo de interrogar por las prácticas educativas y sistemas de convivencia en los colegios, sean capaces de proyectar la vida, como un sistema de convivencia social que fortalezca el cuidado de los hombres que conviven en una nación, proyectando en un proceso formativo temprano el fortalecimiento de una convivencia democrática. En este marco, el Diplomado en Formación Ciudadana para el sistema escolar permite a las comunidades educativas apropiarse de la Ley 20.911, aplicar las orientaciones emanadas desde MINEDUC y crear el Plan de Formación Ciudadana. Este proceso incorpora una fase diagnóstica, que identifique demandas y necesidades de cada establecimiento, su alineación con documentos y planes institucionales, como el PEI y PME. Una fase de construcción de acciones para el plan y su consecuente implementación y evaluación. Más información pinche aquí Fuente: Universidad Católica Silva Henríquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here