Director del liceo municipal con mejor promedio en la PSU: «El colegio estaba lleno de pandillas. Partimos por darles cariño»

0
65

liceo_816x544Superó al Instituto Nacional con una matricula que incluye a más del 50% de los alumnos en situación vulnerable, la receta incluye, más que el ranking de notas, la posibilidad de que los estudiantes se apropien del espacio del colegio.

Por segundo año consecutivo, el liceo Augusto D’Halmar de Ñuñoa fue el establecimiento que mejor promedio obtuvo en los resultados de la PSU, con 664 puntos.

Detrás de su gestión hace 23 años está el profesor Jaime Andrade, que se hizo cargo del liceo a principios de los 80. El 50% de los alumnos proviene de ambientes vulnerables.  «Muchos no tienen agua caliente en la casa, así que llegan a bañarse y para que no se enfermen les pusimos secadores. Eso además hace que lleguen más temprano y mejoramos la asistencia», dice a La Segunda, para explicar por qué instaló espejos, alisadores y secadores de pelo en el recinto.

Después de una etapa en que fue despedido del colegio en el que trabajaba por su historia política, ligada al Partido Comunista, llegó a este establecimiento y su receta del éxito no parece muy complicada.»Este colegio era muy difícil, lleno de pandillas, de marihuana. Partimos por darles cariño a los niños, darles la posibilidad de apropiarse del espacio. Por ejemplo, incluso cuando no había jornada completa, podían quedarse hasta a las 7:00 de la tarde. Y como no tenían ambientación en las casas, les dimos este lugar, les vendimos cuentos, y recién ocho años después, nos preocupamos de la calidad», afirma.

Antes que la calidad, también, están los valores que tratan de inculcar. «Muchos tienen problemas en sus hogares. Nosotros recogemos eso, pero les enseñamos que los problemas son parte de la vida y que no deben quejarse por lo que les tocó vivir. Por eso es que el trabajo es nuestro principal valor» y también hay normas claras. «Nada de piercings ni cosas en el pelo, ni escupir, ni tirar basura ni rayar los baños. El profesor es el profesor. Exigir no es pecado, es cariño. Regalar es pecado», enfatiza.

Andrade critica el ranking de notas establecido para la enseñanza media. «Es un engaño, porque después les va pésimo en la PSU. Acá el promedio es 5,5, casi no hay 6. Pero son alumnos muy buenos en la universidad, que se anticipan a las clases, que llegan con el material preparado y directo a debatir», concluye.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here