Lo más leído de la semana: Dormir siesta puede mejorar el aprendizaje escolar

0
327

Descansar después de una clase mejora el aprendizaje, según estudios presentados por el neurocientífico Sidarta Ribeiro. Incluso, la iniciativa puede hacer la diferencia en escuelas con pocos recursos.

Fuente El Mercurio. Editado por Eileen San Martín.

Sidarta Ribeiro, profesor de neurociencia en Brasil, realizó una investigación que sugiere el uso de siestas para mejorar el aprendizaje en escolares. La propuesta es simple: hacer que los niños puedan dormir siesta después de una clase.

“El efecto que hemos encontrado no es que los niños aprendan más, sino que la retención del contenido dura mucho más tiempo”, explica Ribeiro en declaraciones a El Mercurio. “El sueño posterior a la clase parece proteger los contenidos aprendidos, mejorando la duración de los recuerdos”, añade. 

La investigación

Su análisis se basa en tres estudios de su equipo. En el más reciente evaluaron el efecto de una siesta de 30 minutos durante seis meses. Los niños pertenecían al nivel de quinto básico.

Los resultados indicaron una mejora en la duración de los recuerdos sobre lo aprendido. Además, notaron una regulación positiva de la expresión de genes que es necesaria para la plasticidad de las neuronas.

Cuando los investigadores realizaron una prueba a los niños cinco días después, los que no durmieron siesta habían bajado su conocimiento sobre la materia. Mientras tanto, el resto los había mantenido.

Cerrar la brecha

“Dado que esta intervención es eficaz y de bajo costo, es adecuada para ayudar a disminuir las desigualdades educativas”, dijo Ribeiro. “Si traemos el sueño a la escuela como un aliado, y no como un enemigo, podemos equilibrar la cancha educativa para estudiantes de bajos ingresos”, explicó.

Para este investigador, el mundo está experimentando el cambio más rápido en la historia de su cultura y la innovación “es implacable”, con lo que se crean nuevas oportunidades, pero también realidades inesperadas.

“Existe el peligro real de que los ricos y los pobres se dividan en dos especies separadas que no compartan genes ni cultura, y por lo tanto tendrán menos empatía entre ellos. El dormir es un camino para solucionarlo cuando aún hay tiempo”, aseguró el científico. Además, puntualizó que “no hay posibilidad de un buen futuro para nuestra especie si dejamos atrás a la mayoría”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here