Educación dé Párvulos: Resguardo y Abuso Sexual. Columna de una Educadora

0
63

Hace 17 años me titulé de Educadora de Párvulos he ejercido mi profesión hasta ahora, trabajando especialmente en niveles de Sala Cuna. Hoy siento cómo la mirada hacia la educadora ha cambiado.  Son tantas las acusaciones de Abuso Sexual que se han generado, que esto me obliga a pensar ¿Cuántas serán ciertas? En todos los años que he trabajado en distintos jardines infantiles, me he encontrado con buenas y malas prácticas, pero jamás vi a alguna “Tía” en situación de sospecha de maltrato o abuso. Siempre he velado por el bienestar de cada uno de los niños y niñas que han estado bajo mi cuidado.

Hoy conversando con unas colegas discutimos sobre cómo enseñar a los niños y niñas de Sala Cuna y nivel medio el control de esfínter, y una pregunta fue ¿debemos limpiarlos?, una de las respuestas categóricas fue NO, por ningún motivo. Y esto lo lamenté profundamente, porque es cierto, ya casi abrazar a un niño se malinterpreta, cualquier muestra de cariño es cuestionada, y ni pensar en ayudarlos a limpiarse cuando van al baño, obviamente que un niño de 2 años puede hacerlo solo. ¿Puede hacerlo solo y bien?. Mi experiencia me dice que aún no logran la coordinación para hacerlo todo solos. ¿No vulneramos sus derechos al dejarlos solos en esta tarea?. Me parece lamentable que debamos dejar de ayudarlos por resguardarnos de lo que se podría malinterpretar.

Cuando comencé a trabajar después de titularme era un orgullo salir con mi delantal y jugar con los niños y niñas, correr, saltar, abrazarlos, hacerles cosquillas…..siempre sentí que cuando una mamá me deja a su hijo/a es su tesoro más preciado el que entrega y ahora que soy madre, lo corroboro, nada más valioso que un  hijo. Siempre me sentí afortunada por estudiar lo que tanto me apasionaba y hasta hoy sigo enamorada  de mi carrera. Pero hoy siento distintas las miradas, igual salgo con mi delantal porque estoy orgullosa de ser educadora de Párvulos.

Como Educadora, me resisto a  pensar que en el futuro, no muy lejano, ya no podamos ni siquiera abrazar a un niño, que cualquier manifestación de cariño se vea con una mirada desconfiada.  Creo que estamos perdiendo humanidad y esto no lo debemos permitir, somos muchas más las educadoras que si creemos en que los Niños y niñas son sujetos de Derecho y que con vocación y amor por la profesión estamos dispuestas a seguir mirando con la frente en alto nuestra preciosa labor.

Mónica Rojas Lobos

Educadora de Párvulos

Directora Jardin Infantil Pablo Neruda

Comité para la Infancia y la Familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here