Educar en el conflicto y en la mediación escolar.

0
8

Se invita  a la reflexión.

Análisis de la película

blog“Entre les murs”

Se posee por objetivo otorgar una mirada analítica reflexiva sobre los conflictos (acciones-practicas) que se presentaron en la película “Entre les murs” y relacionarlos con nuestra experiencia docente en el momento de intervenir, mediar y trasformar los conflictos educativos. Partiremos desde la base de que todo conflicto socioeducativo es una oportunidad única de aprendizaje y de cambio social, cuyo objetivo es “Descubrir que los conflictos son una oportunidad educativa, una oportunidad para aprender a construir otro tipo de relaciones, así como para prepararnos para la vida, aprendiendo hacer valer y respetar nuestros derechos de una manera no violenta” (Cascón, Soriano, 2001, p. 5); De igual modo, la escuela debe ser un espacio que enfrente, provoque y resuelva conflictos, a través de acciones y programas claros orientados hacia la comunidad educativa.

De acuerdo a nuestra experiencia docente y la película, se adhiere en cuestionar ciertas prácticas viciadas que no permiten afrontar diversas situaciones conflictivas desde el ámbito escolar, que terminan dañando relaciones interpersonales y agudizando el conflicto, y peor aún, desencadenando a otros tipos de conflictos.

Somos claros en manifestar que existen escenas en donde, desde nuestro rol docente, nos sentimos identificados con el profesor, como también con el estudiantado, por tanto, las problemáticas que se enfrentan dentro de la comunidad educativa son parte de nuestra experiencia profesional. Junto a lo anterior, el conflicto siempre estará presente en nuestras prácticas pedagógicas, puesto que trabajamos con seres humanos, por lo cual, debemos afrontarlos y mediar en la resolución del conflicto, siempre visto como una oportunidad y desafío de aprendizaje.

En efecto, la película constituye una crítica a la crítica y una invitación a la reflexión permanente sobre nuestras praxis pedagógicas.

Para abordar el análisis y reflexión de los conflictos socioeducativos presentes en el visionado lo distribuiremos en cinco áreas, interconectadas entre sí, que nos permitirán obtener una mirada de conjunto sobre la situación de escuela (áreas que previenen, reducen o solucionan el conflicto).

a)      Docente Mediador: Claramente observamos la falta de liderazgo docente en el aula en los momentos de mediar y resolver las situaciones conflictivas. No responde a la diversidad de alumnado en cuento a sus necesidades y demandas, junto con no manejar habilidades sociales que le permitan resolver situaciones de tensión,  sumado al escaso manejo conceptual de su disciplina.

Por consiguiente, el docente no dimensiona las tensiones en su clase como oportunidades de cambio y de mejora, es decir, como una oportunidad de aprendizaje colectivo.

Por tales razones, el docente debe ser líder y protagonista del proceso de formación del estudiantado, guiando y acompañando a sus estudiantes en la mediación y resolución de conflictos, haciendo del conflicto un aprendizaje colectivo que trascienda en la vida de los estudiantes.

b)      Curriculum Contextualizado: El profesor debe adecuar los aprendizajes al contexto del estudiantado. Para ello debe diagnosticar la situación social, cultural, familiar del grupo curso, con el propósito de construir conocimientos desde la base  y experiencias de sus propios estudiantes. Por lo visto, el profesor desconocía los nombres de sus estudiantes y menos aún sus nacionalidades, por tanto existía un desconocimiento total del grupo curso en el cual se está educando, profundizando así todo tipo de situaciones conflictivas. El docente debe conocer su contexto con el objetivo de hacer de la enseñanza un proceso inclusivo, participativo y construido con cada uno de sus estudiantes reduciendo-y en el mejor de los casos- previniendo situaciones conflictivas.

c)      Promover un clima propicio para el aprendizaje: Este un aspecto fundamental dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje en el marco de una sana convivencia, pues se debe fomentar un clima de respeto, de participación, de encuentro, de afecto dentro y fuera del aula, con el objetivo de promover la formación integral del estudiantado. Un clima social nutritivo favorable que fomente la diversidad, en donde permita al alumno sentirse acompañado, seguro, identificado y participativo, en la construcción del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo que identificamos del visionado, los conflictos no se enfrentan, por tanto, estos se agudizan desencadenando en otras situaciones conflictivas viciando el proceso de aprendizaje, junto con las relaciones interpersonales. Un clima propicio reduce y previene las situaciones de conflicto, pues en ella prevalece un clima de respeto, confianza y cohesión, en donde se trasmiten altas expectativas (profesorado-alumnado, profesorado-cuerpo directivo, cuerpo directivo-alumnado) con el objetivo de ser parte en la construcción del proceso de formación.

d)     Grupos de discusión o comunidad de apoyo (consejos académicos o de profesores): No existe un acompañamiento docente frente a las situaciones conflictivas que enfrenta el profesor dentro y fuera de la sala de clases, por al contrario, según el visionado, los consejos de docentes se caracterizan por preguntar en: “¿Cómo ha avanzado el curso?” y no en “¿qué situaciones conflictivas ha presentado cada curso?” o “¿cómo nos colaboramos entre profesores para enfrentar situaciones de conflicto escolar?”, por tanto, no existe un intercambio y fluyo de experiencias educativas que permitan enriquecer las practicas pedagógicas con las fortalezas de otros docentes, creando así comunidades de apoyo. Cabe señalar que las situaciones de conflicto se reducen o solucionan con la colaboración y participación de todos los actores educativos fortaleciendo el trabajo en equipo, tal como lo señala Montecinos (2003) “se propicia el aprendizaje colectivo en comunidades de aprendizaje a las cuales cada docente contribuye para identificar problemas y soluciones” (p.115) con el propósito de compartir prácticas efectivas de trabajo; situación que no se da en la película analizada, puesto que nos encontramos con un profesor desganado, frustrado y angustiado. De igual modo el equipo directivo no incentiva el trabajo colaborativo del profesorado, responsabilidad que también se adjudican agudizando el conflicto (o los conflictos) de los diversos docentes y la comunidad educativa.

e)       Tensión entre la cultura juvenil y la cultura escolar: Identificamos tras el análisis del contenido del visionado la tensión constante que se genera entre la Cultura Escolar (dado por la institución o lo que pretende la institución con respecto a sus estudiantes, modelo de virtud que busca la escuela) y la cultura juvenil (realidad social), en donde se producen serios conflictos que no son enfrentados ni resueltos en base a la mediación escolar. Las principales controversias entre la cultura juvenil y la cultura escolar se basan, principalmente, en las relaciones que se establecen en esta compleja y cambiante sociedad del conocimiento. Los conflictos se atenúan dado la diversidad cultural del estudiantado, sumando su condición de adolescentes. Por un lado, nos encontramos con una cultura escolar homogenizadora que no vislumbra las diversidades que existen dentro de la cultura juvenil, produciéndose tensiones como las siguientes:

–   Cultura escolar centrada en la homogenización del estudiantado estigmatizándolos como “alumnos” y en meros receptores y reproductores de conocimientos. De este proceder, el protagonismo y la participación de los estudiantes en sus centros educativos, queda altamente restringida, minimizando sus individualidades y sus organizaciones, y por ende, su cultura juvenil.

–   La falta de diálogo es producto de esta visión homogenizadora de la cultura escolar, en donde desaparecen las individualidades personales de la cultura juvenil y las relaciones de poder se encuentran en manos  de los adultos.

–   El no reconocimiento de que dentro de la cultura escolar existe una diversidad y multiplicidad de realidades como tantos alumnos existen en el establecimiento escolar. Puesto que, la cultura juvenil se encuentra compuesta por un espacio social complejo, diverso y heterogéneo que tensiona las relaciones con la cultura escolar.

–   No existe una resignificación del espacio escolar por parte de la cultura juvenil, debido a que ellos no se sienten protagonistas del espacio y menos aún de la cultura escolar.

Desde el ejercicio de la docencia debemos situar al conflicto como un desafío y oportunidad de aprendizaje, crecimiento y cambio social, tal como señala Muñoz y Binaburo (2007) “…Hay que fomentar desde los centros escolares una perspectiva creativa del conflicto […] porque estamos convencidos de que la convivencia no es algo innato en los seres humanos, sino que se aprende, y que el tratamiento adecuado de los conflictos es uno de los cauces adecuados para la educación. Por ello, cuando el conflicto aparece debemos utilizarlo como una oportunidad y un potencial educativo. La escuela necesita no solo de aprendizajes académicos, sino de aprendizajes vitales que le sirvan al alumnado para aprender a convivir y a resolver los conflictos mediante el diálogo y desde actitudes básicas como la empatía y la escucha activa”. (p. 8), dado que del conflicto es un reto a propiciar una sana convivencia, por lo cual este desafío debe ser asumido por todos los integrantes de la comunidad educativa (cuerpo directivo, profesores, estudiantes, familia) que involucre las necesidades del centro educativo, de las mayorías, del estudiantado, del profesorado, del equipo de gestión, de la diversidad, y de las nuestras propias; puesto que aprender del conflicto o de situaciones conflictivas, es aprender a vivir en comunidad, a valorar y respetar al otro.

La película “Entre les murs” no es más que un espejo de nuestra realidad educativa. Los conflictos en los centros educativos siempre han estado presentes y lo seguirán estando no importando el contexto, por lo cual es deber del docente como del equipo directivo y familia, empoderarse y transformarlos en oportunidades de mejoras y cambios en post de la cultura para la paz, tal como lo expresa Tuvilla, (2004) “La resolución de conflictos engloba un conjunto de actividades, técnicas y estrategias dirigidas al establecimiento de buenas relaciones, la escucha activa, la autodisciplina, la expresión de los sentimientos entre el alumnado y el profesorado entre sí y con los demás, favoreciendo de este modo la cooperación y previniendo la violencia” (p.55)

Por su parte, la mediación escolar constituye una herramienta efectiva de acompañamiento, diálogo, de resolución y prevención de conflictos, puesto que se contribuye en favorecer un clima de confianza y de consenso en la comunidad, según De Prado (2008) “La Mediación Escolar no sólo es una estrategia de resolución de conflictos, sino que conlleva una serie de valores y procedimientos que educan en la cultura de la Paz y consolida formas de  actuación y gestión de los conflictos”. (p. 7),  educando en favor de los valores democráticos.

Educar desde el conflicto constituye una formación práctica para la paz, en la resolución, mediación y prevención de situaciones conflictivas. Tal como señala Paulo Freire, una educación para la vida sabiendo enfrentar los conflictos socioeducativos desde la “no violencia”, desde la  resolución pacífica, desde la creatividad, la empatía y el afecto, por tanto, el rol docente no debe ser solo académico, sino social. Considerar a la escuela como un espacio abierto de integración de todos los miembros de la comunidad, aprendiendo a convivir por una sociedad más equitativa, democrática, participativa e inclusiva.

BIBLIOGRAFIA

  • Cascón Soriano, P. (2001). Educar en y para el Conflicto. Barcelona: Cátedra UNESCO sobre Paz y Derechos Humanos (Universidad Autónoma de Barcelona).
  • Iturbide, J. A. B., & Maya, B. M. (2007). Educar desde el conflicto: guía para la mediación escolar. Ediciones CEAC.
  • De Prado, J. D. P., & Gil, J. A. L. (2008). La mediación como estrategia de resolución de conflictos en el ámbito escolar. Documentación social, (148), 99-116.
  • Montecinos, Carmen (2003). Desarrollo profesional docente y aprendizaje colectivo. En: Psicoperspectivas. Revista de la Escuela de la Psicología. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile, pp 1-32.
  • Tuvilla, R. A. Y. O. José (2004). Convivencia escolar y resolución pacífica de conflictos. Plan andaluz para la Cultura de Paz y Noviolencia. Materiales de Apoyo, (2).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here