El “Día del Niño” no lo inventó el comercio (y deberíamos recordar por qué existe)

0
3

No, el día del niño no se inventó para vender juguetes. Al igual que la Navidad y otras fiestas que el comercio ha transformado en una vorágine consumista, su sentido original es profundo e importante, y vale la pena recordarlo.

2015-08-06-250DFU3332Por Ignacia y Javiera Larrain en El Definido

Como todos los años, comenzando agosto nos vemos invadidos por comerciales en la televisión, propaganda en las revistas, o verdaderos libros de catálogos de juguetes por el Día del Niño. Es que en nuestro país es una realidad, el comercio se apropió de esta celebración, convirtiéndola en una fecha para fomentar el consumismo y dejando en el olvido el verdadero sentido por el cuál este día nació.

Y es que no es fácil para los padres de quienes ya tienen conciencia del mundo que los rodea hacer pasar desapercibida esta fecha. Muchos pequeños la esperan con ansias, transmitiendo por semanas cual será el juguete que quieren para esta ocasión. Algunos padres caen en el estrés de comprar un buen regalo para este día, otros, simplemente lo ignoran.

Independientemente de cómo lo vivamos en nuestra familia, queremos invitar a los padres a reflexionar en torno a esta fecha, para que cada uno busque la manera de recuperar el sentido inicial, que el comercio arrebató e hizo que muchos lo olvidaran. Esto no quiere decir que no haya que darle un regalo, esa decisión es legítima y de cada padre, sin embargo, podemos aprovechar este día tan esperado por los niños para llenarlo de un contenido especial, superando el mero consumismo.

La guerra que sacudió conciencias

Después de la Iª Guerra Mundial, donde miles de niños habían sido víctimas de los horrores de la guerra, comenzó a gestarse la conciencia de que los pequeños necesitaban una protección especial dada su vulnerabilidad. Con este objetivo en mente, Eglantyne Jebb, fundadora de la organización “Save the Children” (organización dedicada a ayudar a niños refugiados y desplazados diseminados por Europa como consecuencia de la Guerra), impulsó ante la Sociedad de las Naciones, la primera declaración de los derechos de los niños, ratificando en septiembre de 1924 la Declaración de Ginebra sobre los derechos infantiles. A través de ésta se reconocieron por primera vez los derechos específicos de los menores y la responsabilidad que tenemos los adultos respecto a su bienestar.

Dicha declaración consideraba 5 artículos, que buscaban resguardar ciertos derechos sociales de los niños, como su desarrollo material y espiritual, la satisfacción de sus necesidades básicas, la atención ante catástrofes, la protección ante cualquier tipo de explotación y la educación del sentido del deber con el prójimo.

Al año siguiente, dicha institución declaró el 1 de junio como el “Día Internacional del Niño” y en 1954, la Asamblea General de Las Naciones Unidas, recomendó a todos los países que instituyeran un “Día Universal del Niño” con el fin de dedicar un día a la fraternidad entre los niños del mundo.

Tras la declaración de los Derechos Humanos (1948), se consideró que había que explicitar los derechos particulares de los niños, por lo que el 20 de noviembre de 1959, la ONU aprobó unánimemente la Declaración de los Derechos de los Niños, tratado internacional basado en la declaración de Ginebra. Esta declaración que contiene 10 artículos inquebrantables para un niño desde el nacimiento hasta cumplir los 18 años, reconoce a cada menor como un “ser humano capaz de desarrollarse física, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad”.

Cuarenta años después, también un 20 de noviembre, se adopta la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, donde se enfatiza que los infantes tienen los mismos derechos que los adultos, pero además requieren una protección especial porque no han alcanzado su pleno desarrollo físico y mental. Esta Convención de 54 artículos que establece normas para la protección de la infancia y derechos del niño, es un tratado vinculante para los países que adhieren, es decir, éstos se comprometen a velar por su cumplimiento, adecuando su propia constitución de ser necesario. Chile, por su parte, el 14 de agosto de 1990, adhirió a la Convención, comprometiéndose a tomar medidas concretas en favor de la infancia.

En la actualidad, la ONU celebra el “Día del niño” el 20 de noviembre conmemorando la aprobación de la Declaración y de la Convención de sus derechos, y en nuestro país, el día oficial del niño es el tercer miércoles de octubre, sin embargo, se celebra el segundo domingo de agosto.

Cambiar el sentido

Entendiendo de dónde viene la celebración del Día del niño (que no se relaciona con los regalos), podemos aprovechar este domingo para celebrar sus derechos, haciendo de éste, un día especial y diferente.

¿Qué podemos hacer?

  • Conversar con ellos sobre sus derechos y explicarles que todos los niños debieran recibir comida, casa, protección y educación.
  • Explicarles que tener derechos conlleva también ciertos deberes,que en el caso de los niños pueden ser por ejemplo: respetar a las autoridades, estudiar y colaborar al bien común, ya sea de su curso o familia, dentro de sus posibilidades.
  • Si queremos hacerles un regalo en este día, intentemos que sea algo con sentido, que estimule algún aspecto de su desarrollo, como por ejemplo, un libro, un juego de encaje, de arte o de música.
  • Hacer algún panorama familiar entretenido, como un picnic, ir a una biblioteca, al MIM, ver una obra de teatro, hacer deporte, etc. De esta forma, el verdadero regalo es compartir un tiempo juntos.
  • Jugar con ellos. Salir de nuestro mundo adulto y pasar un rato haciendo aquellas cosas que a los niños les gustan, como por ejemplo, hacer manualidades, jugar a la pelota o a las princesas, compartir un juego de mesa, etc.
DERECHOS DE LOS NIÑOS (DECLARACIÓN 1959) 

1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo, opinión política.
2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social.
3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.
4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuada.
5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.
6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.
7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.
8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.
9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.
10. El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión sexual, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here