El sentido de pertenencia al colegio es un factor clave en el bienestar de los alumnos

0
3

San-Ramón-300x225A nivel regional, para aumentar el número de jóvenes que se sientan acogidos, todavía es necesario que los profesores eviten conductas como ridiculizar a quienes se equivocan. Sentirse parte de una comunidad ayuda a mejorar notas y genera confianza en uno mismo. 

Por Margherita Cordano F. El Mercurio

Lo primero que se les refuerza a los niños que entran a estudiar a la Escuela Francisco Ramírez de San Ramón es que sus preguntas nunca están de más: si algo no se entiende, el profesor puede volver a explicarlo cuantas veces sea necesario. “Se los repetimos desde chicos. Queremos que se sientan acogidos, que les guste venir al colegio y que sepan que sus inquietudes se toman en cuenta”, plantea su directora, Cristina Barahona.

Superando por 15 puntos a otros colegios del mismo grupo socioeconómico -entre 43% y 64% de los alumnos se encuentran en condición de vulnerabilidad-, la institución destaca por sus altos resultados en el ítem de desarrollo personal y social en el Simce de 4° básico. Entre otras cosas, la categoría mide el clima de convivencia y la motivación de cada uno de los estudiantes.

“Creemos mucho en el poder de conversar, de crear instancias para que los niños se sientan escuchados y puedan plantear sus dudas e ideas. Son cosas que parecen básicas, pero que, por lo mismo, a veces se pasan por alto. Aquí nos preocupamos de que eso no ocurra; queremos que todos sean parte”, agrega la directora.

La evidencia respalda su estrategia. “La calidad de su relación con la escuela es un indicador clave en el bienestar de los alumnos. Quienes sienten que son aceptados en esta comunidad en la que pasan tanto tiempo insertos atribuyen más significado a su vida y tienen mucha más confianza en sí mismos. Cuando los estudiantes sienten que son parte de este grupo, también son más propensos a desempeñarse mejor académicamente y están motivados por aprender”, indica Mario Piacentini, analista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Rol docente

A fines de abril, la OCDE entregó datos en torno a la dimensión de bienestar de su última prueba PISA, desarrollada en 2015 a jóvenes de 15 años alrededor del mundo. Entre los indicadores que se midieron en esta categoría estuvo el sentido de pertenencia hacia el colegio: tomando el 0 como punto de referencia -a mayor número, mayor sentido de pertenencia-, con -0,04 puntos Chile muestra peores resultados que el promedio OCDE de 0,02. En el contexto latinoamericano la cifra es aún más baja, promediando -0,19 puntos.

“El sentido de pertenencia se midió preguntando a los estudiantes si estaban o no de acuerdo con situaciones diversas, como si se sienten dejados a un lado, si hacen amigos fácilmente, si sienten que tienen un espacio dentro del colegio o si piensan que les agradan a otros compañeros”, explica Piacentini. En el caso de Chile, 23% de los participantes dijo no sentir mayor sentido de pertenencia a su escuela, mientras que 10% indicó que era común que otros alumnos se rieran de ellos de forma cruel.

Si se hace un análisis a la región, los datos recopilados manifestaron la importancia que tienen los profesores al momento de generar espacios de acogida. Uno de cada cinco alumnos latinoamericanos dijo sentir que era tratado injustamente por sus maestros, por ejemplo. Quienes percibían ser castigados de forma constante o declararon ser ridiculizados frente a otros por un docente tuvieron sentimientos de pertenencia más bajos en comparación con quienes dijeron tener una relación de más respeto con ellos.

“Un alto sentido de pertenencia habla de estudiantes que se sienten valorados, respetados y seguros en un ambiente que los potencia a crecer”, comenta Margarita Hurtado, profesora de Convivencia Escolar del Magíster en Dirección y Gestión Escolar de la Universidad del Desarrollo. Para fomentar el sentimiento, su sugerencia es que los establecimientos educacionales desarrollen acciones en las que los alumnos puedan dar cuenta de su voz.

Algunas fáciles de concretar, y muy efectivas a la vez, son “invitarlos a participar en la actualización del Proyecto Educativo Institucional, a definir las actividades extraprogramáticas, a generar autoevaluaciones y seguimientos al plan de mejora. Otra buena idea es pedirles que ayuden en el diseño de las celebraciones escolares”, indica.

Asimismo, la OCDE destaca la importancia de introducir programas antimatonaje en los colegios. España -donde 87% de sus jóvenes dice sentirse acogido en el aula- aparece a la cabeza en cuanto a sentido de pertenencia, habiendo sido especialmente destacada la provincia de Castilla y León, que desde 2004 cuenta con un protocolo para fomentar la convivencia escolar. Este promueve las reuniones en que papás, alumnos y profesores se reúnen varias veces al año a conversar sobre cómo se sienten en el colegio.

EN CIFRAS

540 mil
jóvenes de 15 años, provenientes de 72 países, participaron en la prueba PISA 2015. De ese total, 11% dijo recibir burlas por parte de sus compañeros al menos una vez al mes.

18%
de los escolares chilenos reportaron sufrir de bullying una o más veces al mes. El promedio de los países OCDE es un poco mayor, alcanzando 19%.

22
puntos menos  promedian los alumnos que no sienten tener una conexión con su colegio en la evaluación PISA que se enfoca en Ciencias.

“No se trata solo de las relaciones con los compañeros, sino también de las percepciones de los estudiantes sobre la calidad de sus relaciones con los maestros”.
Mario Piacentini
ANALISTA OCDE

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here