En 2 años casi se triplicó cifra de inmigrantes en la educación municipal

0
5

La matrícula de estudiantes extranjeros en los liceos municipales llegó a 33.613 en 2016. Un cálculo grueso de la inversión pública, requerida en subvención por esos alumnos, cifra el monto en cerca de US$68 millones anuales.

foto_0000002420170323175028Inmigración y educación, son dos conceptos que se han ido entrelazando en las últimas décadas. Según la Encuesta Casen 2015, la población de migrantes en el país era de 465 mil personas. Para 2017, se espera que el Censo revele que la población de extranjeros se acerque a las 600 mil personas. Sin embargo, esta no es la única cifra que ha mostrado modificaciones en los últimos años, ya que según datos del Ministerio de Educación (Mineduc) la matrícula de inmigrantes en la educación municipal ha tenido un fuerte aumento entre 2014 y 2016.

Hace tres años las estadísticas señalaban que la educación municipal en Chile comenzaba un proceso de cambio. Esto porque el porcentaje de extranjeros en las aulas de clases cada vez tomaba mayor fuerza.

Alrededor de 13.046 migrantes ingresaban en 2014 a la educación municipal, en donde 1.155 del total pertenecían a estudiantes bolivianos y 1.111 a colombianos, quienes daban inicio o continuaban su etapa escolar en Chile.

Un año después, a esta cifra se sumaron 6.251 extranjeros, quienes en su mayoría eran de nacionalidad peruana. Además, comenzaba a presentarse otra variable en el país, 287 haitianos se incorporaban por primera vez a la educación pública en 2015.

En 2016 el número de extranjeros en los colegios volvió a crecer, llegando a un nuevo peak. Según los datos entregados por el Centro de Estudios del Mineduc, la cantidad de migrantes en liceos municipales llegó en 2016 a 33.613 alumnos, lo que equivale a un alza de 79,3% en relación a 2015 y de 157% en comparación con 2014. Asimismo, el total de extranjeros registrados en el sistema municipal durante el año pasado representó el 2,6% de la matrícula total.

La cantidad de estudiantes inmigrantes en el sector municipal significan una inversión pública cercana a US$68 millones, considerando en un cálculo grueso una subsidio promedio por alumno de $112.000 mensual, tomando además como supuesto que estas personas reciben la subvención preferencial destinada al 40% más pobre de la población. Hay que recordar que el Estado de Chile no hace distinción respecto de la nacionalidad de los niños y adolescentes en los colegios, para términos de inversión en educación.

El jefe del Departamento de Migración y Extranjería, Rodrigo Sandoval, sostuvo que entre los principales factores del alza en la matrícula de inmigrantes se destaca que “la migración que llega a Chile tiene una intencionalidad laboral, por ello, viene acompañada de su familia, y esas familias se desarrollan en distintos ámbitos y uno de ellos es la educacional”.

En tanto, el investigador del Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca, Gustavo Rayo, indicó que el país no está preparado para enfrentar esta nueva realidad. “Chile no ofrece en la actualidad condiciones de integración ni de inclusión acorde a lo esperado por la población extranjera migrante”, afirmó.

El incremento de extranjeros se contrapone con la evolución de los alumnos chilenos en el sistema municipal, los que han disminuido entre 2014 y 2016 en 2,9%.

Hace tres años, 1.276.782 chilenos asistían a liceos municipales. En 2015 la cifra bajó a 1.271.619 personas y en el último año se redujo a 1.239.884. Para los próximos años se podría seguir viendo una merma en la matrícula de chilenos en la educación pública.

Educación pagada

En cuanto a la educación subvencionada, las matrículas de extranjeros aumentó desde 7.931 en 2014 a 20.387 alumnos el año pasado, en donde se destacó la matrícula de estudiantes peruanos. En tanto, en la educación particular, la cifra pasó de 1.387 a 6.160 estudiantes entre 2014 y 2016, siendo los argentinos los que más presentes estuvieron en estos establecimientos.

A raíz de la creciente llegada de inmigrantes al país, los desafíos que se avecinan son grandes. En esta materia, Sandoval precisó que uno de los cambios que se debe realizar es “la facilitación de que todos los inmigrantes en edad de estudiar puedan acceder a la visa de estudiante más allá de si su condición es legal o ilegal”. Por ello, acotó que “no existe ninguna limitación para que un niño extranjero sea cual sea la condición migratoria de sus padres, pueda acceder a matrícula escolar y a visas”.

Asimismo, Rayo comentó que dentro de los principales problemas en esta temática se encuentra la discriminación: los obstáculos experimentados, por ejemplo, por la población haitiana debido a las barreras idiomáticas han sido particularmente críticos”, añadiendo que “de acuerdo a distintos estudios realizados últimamente, son quienes experimentan con mayor fuerza un sentimiento de discriminación”. Por último, el experto sostuvo que “la posibilidad de continuar estudios medios o superiores en Chile es, sin duda, un camino de inclusión fundamental para cualquier extranjero”.

FUENTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here