Escuchemos los resultados del Censo Docente

0
347

Le damos credibilidad a una encuesta presidencial cuando la muestra mide 1.000 encuestados! Así también tendríamos que abordar con responsabilidad y darle peso a un Censo que representa la voz de 12.000 profesores!

Cada uno de nosotros, quienes no somos docentes, tenemos alguna experiencia con ustedes los profesores: con quienes colaboraron en nuestra formación –de la cual ya he hablado en blogs anteriores– o trabajando hoy en proyectos de educación, capacitándoles, creando redes de trabajo o políticas que influyan en sus prácticas.

Hablamos sobre los docentes, tenemos una opinión sobre su rol, medimos su desempeño y capacidad para cumplir metas. Pero ¿qué sabemos sobre la realidad de los maestros chilenos?

El trabajo docente posee un alto nivel de exigencia, que aumenta cada día a medida que la sociedad se va complejizando. Es así como las demandas de distintos actores sociales hacia los profesores se vuelven más sofisticadas. Asimismo, se espera que la naturaleza de su trabajo constituya una suerte de misión que los compromete a contribuir al bien social.

Por ello es fundamental hoy conocer en qué condiciones viven y cuáles son sus expectativas y necesidades más allá de lo que la construcción y reconstrucción del imaginario social nos sugiere.

Necesitábamos conocer como perciben su motivación, las creencias y definiciones acerca de su desempeño, cuáles han sido los factores que los han ayudado a mejorar, su formación y experiencia, para contraponerlas con las definiciones que provienen del mundo externo.

Los resultados del Primer Censo Nacional Docente proporcionan indicios de cómo la identidad de los docentes chilenos está tensionada por las expectativas de una sociedad que ve en la educación la principal palanca para el desarrollo social y económico del país.

Desde el punto de vista de los docentes, la sociedad no parece haberse percatado todavía de sus esfuerzos y les exige resultados sin comprender bien los cambios que se han asomado a la escuela, y sin entender como lo saben los docentes, que educar es una de las tareas sociales de mayor complejidad.

En este estudio son los mismos profesores quienes hablan desde su sentir. Con estos resultados al fin tenemos evidencia de lo que desde la intuición sabíamos, y por otro lado, tenemos hallazgos fértiles en esta encuesta que tiene una representatividad de un 7% de la población total de profesores.

Le damos credibilidad a una encuesta presidencial cuando la muestra incorpora 1.000 encuestados. Así también tendríamos que abordar con responsabilidad y darle peso a una encuesta que representa a la voz de 12.000 profesores.

No hubo un premio por contestar esta encuesta más que la invitación a generar, en conjunto con diversas redes de profesores, información estadística que diera cuenta de la calidad de vida de los profesores.

Estas redes son: Educación 2020, GrupoEducar, Fundación Futuro, Fundación Chile, Elige Educar, Universidad Diego Portales, Pontificia Universidad Católica de Chile, Microsoft, GascoEduca, Aprendizaje Inteligente, Santillana, la comunidad Facebook ProfeDatos y los profesores de la red EduGlobal.

Queremos agradecer la participación de estas entidades y la confianza que cada uno de los profesores que contestó el Censo depositó en nosotros. Nos interesaba generar la confianza en un contexto en que credibilidad está en retroceso.

La invitación es a cómo vamos a escuchar estos resultados, cómo podemos aprovechar esta información para rescatar y empatizar con estos profesores, crear estrategias para rescatar socialmente a quienes consideramos los formadores del futuro capital humano y punta de lanza del desarrollo.

Mercedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here