Especialistas no recomiendan uso de mascarilla en clases de Educación Física

0
364

Especialistas no recomiendan uso de mascarilla en clases de Educación Física

Ximena Valenzuela – Diario de Concepción

A pesar que en diciembre del año pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó el uso de mascarilla durante la actividad física intensa, porque puede reducir la capacidad de respirar cómodamente, los colegios en Chile siguen impulsando su uso.

Para la OMS la medida preventiva más importante durante el ejercicio físico consiste en mantener el distanciamiento de mínimo  un metro y asegurar la ventilación.

La preocupación del organismo se funda en los efectos que puede tener en personas con patologías cardiopulmonares graves. “Se ha demostrado estadísticamente efectos perjudiciales significativos en diversos parámetros cardiopulmonares durante el ejercicio de leve a moderado en sujetos sanos y con enfermedades respiratorias (…) en todos los individuos con patologías pulmonares, figura el aumento de temperatura facial o disnea”, indica el informe.

Ese fue precisamente el caso de Esperanza (13), que al igual que sus compañeros hicieron ejercicio físico con mascarilla. “Como era en el gimnasio cerrado fue con mascarilla. Me hicieron correr 12 minutos seguidos, me faltó el aire y me sentí muy mal. Mi mamá me llevó a médicos (broncopulmonar y otorrino) y dijeron que estoy sana, que fue la mascarilla que no deja respirar bien”, comentó.

Para el cardiólogo infantil, Jaime Tapia Zapatero, director (s) del Hospital Guillermo Grant Benavente, los niños no deben hacer actividad física con mascarilla, no sólo por condiciones fisiológicas, sino porque la deserción sería más alta todavía, con escolares eximidos del ramo.

“Los 12 minutos corriendo (test de Cooper) no deberían hacerlo después de dos años de sedentarismo”, acotó.

El facultativo aseguró que las clases de Educación Física, que tienen como objetivo mejorar la condición física de los escolares y su capacidad aeróbica, son muy importantes, pues “la falta de ejercicio no sólo aumenta el riesgo de obesidad y alteraciones cardiometabólicas, sino que también deteriora el rendimiento académico”.

Agregó que en Chile es urgente asegurar una dieta saludable y ejercicio físico diario en los colegios.

Tapia Zapatero explicó que la intensidad del ejercicio se mide por la frecuencia cardiaca máxima en el peak del esfuerzo, que no debe ser superior al 80% de la frecuencia cardiaca máxima para la edad (promedio 163 latidos por minuto).

Dijo que nuestros escolares obesos y con sobrepeso tienen poca reserva cardíaca porque su frecuencia cardiaca basal es sobre 90-110 latidos por minuto, “en relación a un niño con buena capacidad aeróbica y eutrófico que en reposo tiene 60-70 latidos por minuto”.

Con el ejercicio aumenta la temperatura corporal y el flujo inspiratorio máximo de 120 latidos mínimo a más de 200, la frecuencia cardiaca sube rápido. “La mascarilla, genera una mayor dificultad de oxigenación en los escolares, pero con más impacto en los con sobrepeso, obesos, riníticos alérgicos y asmáticos. Acelera el aumento de temperatura corporal porque dificulta la ventilación y favorece la respiración bucal, que hacen menos eficiente la oxigenación muscular y la resistencia aeróbica”, agregó.

Múltiples patologías

La necesidad de realizar ejercicio físico para disminuir las altas tasas de sedentarismo y sobrepeso en la población es evidente, afirmó Ricardo Alarcón, otorrinolaringólogo y director del programa especializado de Otorrinolaringología de la Universidad de Concepción.

Sin embargo, al igual que Tapia Zapatero su recomendación es que realicen ejercicio físico al aire libre,  sin mascarilla, con al menos un metro de separación y considerando desinfectar todos los implementos que se use.

El especialista del Hospital Guillermo Grant Benavente detalló que el barbijo de protección disminuye “el ingreso de oxígeno en un 4-5% y eleva 20 veces la cantidad de dióxido de carbono que inspiramos ya que este ‘desecho’ que eliminamos en la respiración queda retenido al interior de la mascarilla, generando una respiración poco confortable y más fatigosa”.

Además, cuando aumenta  temperatura y la humedad de la piel bajo mascarilla, es posible generar un terreno fértil para infecciones locales en la nariz y, detalló, que  al retener vapor de agua, la mascarilla se humedece y pierde su efectividad.

Uso según edad y riesgo

Volver a realizar deportes  y actividad física con los amigos es beneficioso, tanto para la salud corporal como psicológica de  los menores,  aseguró la pediatra broncopulmonar, Claudia Fuentes, quien reconoce, al igual que la Academia Americana de Pediatría, la alta protección que ofrecen las mascarillas para evitar contagios de Covid-19, incluso, en los deportes de interior.

Sin embargo, la especialista del Hospital Regional aseveró que en escenarios específicos la mascarilla puede obstruir la vista de un niño o convertirse en un peligro de asfixia, por lo que los adultos responsables deben determinar si el riesgo de usar mascarilla supera el de la transmisión de coronavirus.

Detalló que un estudio publicado en 2020 en la revista “Clinical Research in Cardiology” reveló que la ventilación, la capacidad de ejercicio cardiopulmonar y la comodidad se reducen con las mascarillas quirúrgicas, y se ven muy afectadas por las mascarillas faciales FFP2/N95 en personas sanas.

En tanto, otro estudio publicado en “The Journal of Pediatrics” en 2021 sobre los  efectos del uso de mascarillas N95 sobre la función pulmonar en niños, mostró que podría potencialmente causar dificultades respiratorias en los niños si la máscara no tiene una válvula de exhalación, especialmente durante la actividad física, por lo que se cree que usar una máscara quirúrgica en niños sería más apropiado.

“Mi opinión es que si los niños van a realizar deporte en el exterior, podrían no utilizar mascarilla, siempre que se apliquen el resto de las medidas sanitarias como son: mantener una distancia mínima de un metro de los demás, limitar el número de niños, facilitar el acceso a instalaciones para lavado de manos y uso de mascarilla una vez terminado el ejercicio”, sentenció.

La pediatra broncopulmonar recalcó que cualquier mascarilla que se sature de sudor debe cambiarse de inmediato, y que su uso debe ser restringido en deportes acuáticos, pues al mojarse no permite una respiración adecuada.

Recomendaciones finales

Marcelo Maturana, pediatra infectólogo del Hospital Guillermo Grant Benavente y docente de la Universidad de Concepción, detalló que la evidencia científica, a través de publicaciones como German Journal of Exercise and Sport Research de noviembre de 2021, muestra que las mascarillas redujeron significativamente el rendimiento y la saturación de oxígeno en pruebas de carreras de 400 metros,  produciendo una percepción de mayor stress y esfuerzo físico.

“Varios otros estudios encuentran resultados similares en ejercicios de resistencia y de alta intensidad”, dijo. Agregó que el efecto detrimental de las mascarillas es menos evidente en ejercicio de baja intensidad por lo que es necesario que la autoridades evalúen el riesgo de su uso en las clases de Educación Física.

En el caso de estudiantes con enfermedades respiratorias crónicas como el asma bronquial, el facultativo sugiere realizar una evaluación médica y si fuera necesario, eximirlos del uso de mascarillas durante las clases, darles tiempo para sentarse y descansar antes de volver a clases, para que su sistema basal vuelva a la fase de enfriamiento.

Agregó que el estudio de  European Journal of Pediatrics (marzo 2022) realizado en niños belgas entre 8 a 12 años, mostró que el uso de mascarillas no tuvo impacto en parámetros cardiovasculares y dificultad para respirar, durante una sesión corta de ejercicio submáximo.

“Sin embargo en este grupo de niños se excluyeron niños con enfermedades respiratorias, cardíacas o musculares y lo más importante, también se excluyeron los niños con sobrepeso, que constituyen cerca de un tercio de la población escolar en Chile”, dijo.

Recomendaciones finales en el caso que la autoridad requiera el uso de mascarillas durante las clases: evaluación flexible, realizar actividades en grupos pequeños, mantener distanciamiento y descansos regulares, entre otros.