Estudiantes que impulsan la innovación en sus propias escuelas

0
4

Más de 30 establecimientos del país encontraron una solución: formaron “núcleos impulsores” que, incluyendo el talento de los estudiantes, buscan dejar atrás para siempre el modelo tradicional de enseñanza.

E2020Introducir innovaciones pedagógicas en la salas supone otro desafío para las escuelas: lograr que estas prácticas sean parte del quehacer cotidiano. Más de 30 establecimientos del país encontraron una solución: formaron “núcleos impulsores” que, incluyendo el talento de los estudiantes, buscan dejar atrás para siempre el modelo tradicional de enseñanza.

A sus 13 años, Daniela Velásquez, estudiante de octavo básico del Colegio Angol, es una de las encargadas de generar mecanismos para que Redes de Tutoría —innovación pedagógica que implementan hace un año— no sólo continúe su expansión en el establecimiento, sino que además se instale como una práctica habitual en la forma de enseñar y aprender.

Para ello, cada mes se reúne con otros estudiantes, profesores y parte del equipo directivo para evaluar la implementación de la estrategia, analizar los resultados y definir acciones para continuar la transformación educativa con las tutorías y con otras innovaciones pedagógicas que puedan incluir en el futuro. Se trata de un equipo de trabajo que comenzó a funcionar este año, bajo el nombre de Núcleo Impulsor, experiencia que también se replica en otros 30 colegios del país.

“Queremos que esta innovación se quede en el colegio y que todos los estudiantes puedan aprender a través de nuevas metodologías, como Redes de Tutoría, que saca lo mejor de nosotros”, dice Daniela y agrega que “ha sido súper bueno trabajar con los profesores y sentir que, como estudiantes, también podemos aportar para continuar esta revolución”.

En esto coincide el director del establecimiento, Manuel Monsalvez, quien manifiesta que “creemos profundamente que los estudiantes tienen que ser parte activa en todas las decisiones y procesos que se den en del establecimiento. En las escuelas tomamos decisiones para los estudiantes, pero sin los estudiantes y eso es un error” y agrega que “las alumnas que participan en el núcleo están muy motivadas e incluso han generado ideas más creativas que los adultos”.

Estudiantes protagonistas
Según explica Nadiezhda Yáñez, directora del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020, los Núcleos Impulsores son una iniciativa que nace a partir de la necesidad de generar un liderazgo distribuido en la escuela, que vaya a la cabeza de las transformaciones educativas que se han propuesto, generando estrategias desde la perspectiva de situar a los estudiantes como protagonistas de sus procesos de aprendizaje.

“Para revolucionar las formas de enseñar y aprender en la escuela necesitamos también revolucionar las relaciones que se producen al interior de ésta (…). Los estudiantes deben ser los protagonistas y esto significa generar prácticas que los hagan protagonistas, que desde el mundo adulto aprendamos a dialogar con ellos y que en conjunto generemos experiencias de aprendizaje distintas”, manifesta.

En este sentido, Yáñez asegura que el Núcleo Impulsor es también un espacio democrático, donde las relación vertical que tradicionalmente ha existido entre el personal docente y los estudiantes se vuelve horizontal. “Si queremos lograr una mejora de los aprendizajes, es fundamental generar un diálogo entre toda la comunidad y que los estudiantes tengan más libertad para tomar decisiones”, precisa.

La profesional agrega que cuando los estudiantes están presentes en la conversación pedagógica “ponen una bendita y profunda simplicidad respecto de lo que significa aprender, de los desafíos de aprender (…). Además, generar liderazgo estudiantil, compromiso e implicación en su propio proceso de aprendizaje pasa por ofertar espacios no sólo en la sala de clases, sino también en la organización escolar”.

Yáñez añade que “instalar un cambio de mentalidad en la escuela”, como lo es la determinación de hacer las cosas de modo distinto a lo tradicional, requiere del compromiso de todos quienes son parte de la comunidad, siendo los Núcleos Impulsores un actor primordial. “En la medida que todos estén alineados por el mismo objetivo, los resultados van a llegar solos: directivos con mayor liderazgo pedagógico, profesores más motivados y estudiantes con la confianza de que pueden aprender”, señala.

Confianza
Manuel Baldebenito, de primero medio del Liceo Reino de Suecia de Saavedra, es otro estudiante que también participa en el núcleo impulsor. Él asegura que “la experiencia ha sido súper bonita, porque nos permite socializar con otras personas del núcleo y también desarrollamos más confianza en nosotros mismos (…). Ahora estamos trabajando para que más cursos sean tutorados y así lograr que todo nuestro liceo aprenda con las Redes de Tutoría”.

Una visión similar manifiesta Óscar Lorca, de segundo medio del Liceo de Talagante, quien señala que “ser parte del Núcleo Impulsor me ha demostrado que, como estudiantes, podemos hacer el cambio. Nosotros somos una parte importante de la comunidad educativa, por lo tanto es súper bueno que podamos opinar sobre lo que queremos de la educación”.

La profesora María Eliana Donoso, de la Escuela Tegualda de Talagante, concluye que cambiar la forma de educar en el sistema actual pasa por “considerar e incorporar las diferentes miradas de cada uno de los protagonistas de la comunidad, especialmente de los estudiantes. Nosotros formamos hace poco el Núcleo Impulsor, pero tenemos la convicción de que esta es la forma de enfrentar los desafíos de la educación: confiando en el potencial de los estudiantes”.

Fuente: Educación 2020

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here