Estudio revela la importancia de acompañamiento a docentes que trabajan con estudiantes migrantes

0
193

Centro Justicia Educacional.

En una conversación organizada por América Solidaria y la Fundación Colunga, el Centro de Justicia Educacional, CJE, presentó una serie de investigaciones que dan cuenta de la situación actual en aulas con alto porcentaje de estudiantes migrantes. A la cita asistieron organizaciones que trabajan directamente con infancia, como Educación 2020, Servicio Jesuita Migrante y Fundación Regazo.

En el marco de la implementación de la Ley de Inclusión Escolar, —cuyo objetivo es eliminar las barreras que limitan el acceso equitativo de los estudiantes a establecimientos subvencionados—, el CJE busca indagar en el impacto que tienen las creencias de los docentes en el aprendizaje de estos niñas y niñas.

“Las creencias de los profesores y sus actitudes auto-reportadas respecto de la diversidad inciden en sus prácticas observadas en las salas de clases. Por ejemplo, detectamos que a los niños peruanos se les da menos posibilidad de participar. También les dan menos oportunidades a las niñas que a los varones”, explica Denisse Gelber, investigadora joven de la Línea de Inclusión Pedagógica.

Resulta necesario, entonces, difundir en la comunidad educativa herramientas que le permitan a los docentes promover correctamente la inclusión y reducir las brechas de desempeño entre los distintos grupos.

“Una cosa es que todos los estudiantes se sientan reconocidos, respetados y en un ambiente en que son todos iguales. Y otra es que estén en un ambiente en que realmente puedan aprender. Ahí tienes la diferencia entre aulas inclusivas y aulas inclusivas de aprendizaje, que son niveles distintos y requieren de estrategias distintas”, comenta la investigadora.

Los estudios sugieren realizar campañas de sensibilización a docentes que difundan el concepto de inclusión y tácticas para abordarlo de manera correcta en las salas de clase. Además, recomiendan armar comunidades educativas donde participen activamente los profesores e intercambien experiencias enriquecedoras. Por último, es necesario continuar con las investigaciones para tener un diagnóstico más preciso de la situación en los establecimientos educativos de Chile, ya que en esta primera etapa los resultados no son generalizables debido al tamaño pequeño de la muestra.

“Chile se enfrenta a un desafío particular y es que se encuentra con una serie de legislaciones pro-diversidad y pro-inclusión, pero no sabe cómo implementarlas. Entonces, el gran desafío de los profesores es descubrir cómo trabajar con esta diversidad”, sentencia Gelber.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here