FNE publica estudio de mercado sobre textos escolares

0
122

Según la Fiscalía Nacional Económica, una familia podría ahorrar alrededor de $87 mil por cada hijo al año. Siempre y cuando, los textos escolares fuesen iguales tanto para el sector público como privado.

Editado por Eileen San Martín.

Fotografía de La Tercera.

La Fiscalía Nacional Económica (FNE), publicó el informe preliminar del Estudio de Mercado sobre textos escolares. En él, entregó una serie de recomendaciones que apuntan a fortalecer la competencia en los sectores público y privado. Además, apuntan a una rebaja en los precios de los libros.

Durante el desarrollo del estudio, la FNE comprobó que «existen espacios que no se encuentran funcionando correctamente desde el punto de vista de la competencia. Esto sería atribuible a una baja intensidad de competencia en el mercado de textos escolares«.

Brecha entre el mercado público y privado

En este sentido, el Fiscal Nacional Económico, Ricardo Riesco, señaló que “hay precios muy diferentes entre el mercado público y el privado. Este informe aporta con un diagnóstico claro y con recomendaciones sencillas de implementar. Estimamos que, podrían impactar en productos de mejor calidad a menor precio, tanto para el Estado como para las familias que tienen que adquirir estos bienes”, señaló.

Se estima que, el paquete de medidas enfocado en el sector público puede traducirse en un ahorro de entre 20% y 30% en la impresión de los textos. Las propuestas planteadas para el sector privado generarían una caída de 25% en el precio de los libros en el corto plazo. En el largo plazo, generarían hasta 70% al ser implementadas.

Esto último significa que una familia podría ahorrar alrededor de $87 mil por cada hijo al año. Si se considera tanto el segmento público como el privado, el país gastaría entre US$ 5,6 millones y US$ 19,4 millones menos anualmente en este ítem.

Diagnóstico

En cuanto al mercado público, el estudio reveló que el Ministerio de Educación realiza un proceso de licitación exitoso para adquirir textos escolares a bajo precio. Los precios son similares a los que se comercializan en el sector privado, a un precio al menos 10 veces superior.

El producto que hoy compra el Mineduc, consiste en un texto del estudiante, una guía didáctica del docente y recursos digitales complementarios. En el caso del segmento privado, la editorial otorga al colegio una serie de bienes y servicios, tales como plataformas web de preguntas y respuestas, asesorías y seminarios de capacitación.

También, se observó que el número de oferentes en el mercado público se ha concentrado crecientemente en los últimos años. Ha disminuido la intensidad competitiva, lo que se explicaría por una serie de reglas existentes en las licitaciones públicas. Uno de ellos, es el limitado tiempo con el que cuentan las editoriales para preparar sus propuestas e imprimir los textos.

Por otro lado, se observó que son los establecimientos quienes deciden el texto a utilizar, pero son los padres quienes deben adquirirlo. La FNE detectó que pocos colegios cuentan con protocolos para elegir textos, creando un comportamiento pasivo en la búsqueda de mejores precios.

Los colegios enfrentan elevados costos de búsqueda para evaluar alternativas de textos, lo que favorece a las editoriales de mayor tamaño. Algunas prácticas, como el empaquetamiento de un set de libros por nivel, debilita el mercado de textos usados.

 Recomendaciones a partir del informe

  1. Mejoras a la licitación pública:
  • Ampliar el plazo general de la licitación, especialmente para el desarrollo del producto e impresión.
  • Revisar la utilización de factores que no tienen definición clara para declarar fuera de bases a participantes de la licitación.
  • Separar licitación de contenido e impresión.
  • Fijar número de reimpresiones.
  • Establecer una política pública de largo plazo de adquisición de textos.
  1. Mejoras al mercado privado:
  • Incentivar que colegios adquieran textos como un insumo más del servicio educacional que proveen.
  • Establecer a los colegios la obligación de informar y justificar las decisiones tomadas en la elección de textos. Todo esto, mediante una comunicación estándar.
  • Crear un sistema de información de la oferta de textos centralizada. Debe facilitar la búsqueda de alternativas y generar una vitrina especialmente a las editoriales que no ganan la licitación pública, pero cuyos textos fueron aprobados por el Mineduc.
  • Adoptar medidas para permitir el funcionamiento de textos usados, tales como desempaquetar productos. También se debe informar de cambios menores que ocurran cada año en los textos.

Apoderados piden libros iguales para todos

Diversos apoderados plantean que la solución está en estandarizar los libros para todos, sin importar si es subvencionada o pagada. Ricardo Salinas, presidente de la Asociación Nacional de Padres de la Fide, argumenta que abogan «para que el texto del Mineduc también sea usado por los colegios particulares pagados».

«Con un texto uniforme para todos, arreglamos el alto costo que pagan los colegios. No es bien visto que tengamos distintos textos y apoyos. Esto va normando una diferencia en los resultados académicos», explica.

El directivo cree que es difícil que los padres tengan incidencia en las determinaciones. «Cuando uno elige un colegio, se elige un proyecto educativo. Uno deposita confianza en el trabajo del equipo directivo para adoptar decisiones como la compra de textos escolares», señala.

Fuente: FNE y La Tercera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here