Fríos que calan: las consecuencias de las bajas temperaturas en el aprendizaje

0
9

file_20180611122542Desconcentración, desánimo y estrés. Esto es parte de lo que sienten los niños y niñas cuando están al interior de una sala de clases fría y poco acogedora, lo que impacta negativamente en su capacidad de aprender. Aquí te explicamos por qué. Escrito por Educación 2020 Tras la ola de frío que ha afectado a la zona centro sur, estudiantes del Liceo Politécnico Capitán Ignacio Carrera Pinto, de la Región de Ñuble, se tomaron las dependencias de su establecimiento, lo que luego ha sido replicado por al menos otros dos liceos. ¿La razón? Exigen un sistema de calefacción que hoy no existe en las salas. Otro caso mediático de frío escolar es el de Liceo Galvarino, en San Pedro de la Paz, que ha sido tristemente conocido como el “liceo iglú” por sus bajas temperaturas. De acuerdo al decreto 548 del Ministerio de Educación, las salas deben tener al menos 12° C. Una temperatura que, ya siendo baja, no se cumple en todos los establecimientos del país. ¿Qué implica que las salas de clases estén congeladas? ¿Qué efectos tiene en los estudiantes? Además del malestar físico y el riesgo de enfermedades, estudiar en un espacio helado tiene una consecuencia incluso peor: afecta el proceso de aprendizaje de los niños, niñas y jóvenes. Michelle Olguí, psicopedagoga y jefa de Proyecto de la Educación 2020, señala que desde la neurociencia —que estudia las funciones del cerebro— se ha comprobado que los ambientes empobrecidos, ya sean fríos o poco iluminados, sí inciden negativamente en los niños y niñas. Lo anterior ocurre porque “se activa el sistema de alerta y se elevan los niveles de estrés, lo que afecta los procesos cognitivos que están a la base del aprendizaje”, explica Olguí y añade que “con temperaturas bajas, las necesidades básicas fisiológicas y de seguridad se ponen en riesgo, los niños se desconcentran, no atienden a la clase y comienzan a tener una necesidad constante de moverse como mecanismo para subir la temperatura. Y cuando lo hacen, a veces los profesores los echan de la sala por inquietos”. Un estudio de la U. de Sanctron, EE.UU, sobre cómo el clima y la temperatura afecta nuestro ánimo y habilidades para aprender, confirma esta realidad. La investigación señala que la temperatura ideal para una sala de clases es de 22° C y que las temperaturas bajas afectan el ánimo de los estudiantes en la clase. A su vez, estar con desánimo, además de tener consecuencias negativas en la actitud en general de las personas, afecta la memoria y las habilidades cognitivas de los estudiantes. ¿Las consecuencias? Los niños y niñas aprenden menos de lo que podrían. Y como es de esperar, esto no sólo incide en el alumnado: los profesores también ven disminuidas su motivación, lo que finalmente termina perjudicando aun más la experiencia de enseñar y aprender. ¿Qué hacer? La ley señala que los establecimientos deben buscar distintas formas para mantener las temperaturas al interior de la sala de clases. Puede ser a través de formas pasivas, como la instalación de cortinas o el sellado de ventanas, o través de calefacción. “Lo ideal es contar con un sistema eléctrico. Si es con una estufa a gas, es importante asegurar que haya ventilación, para que el aire no se ponga pesado y así los niños no se ‘adormezcan’. Además, el aparato debe tener protección para que los niños no se quemen”, dice Olguí. Pero también existen formas que ayudan a tener un buen ambiente con una temperatura adecuada. En esa línea, Olguí señaló que se pueden poner cojines y mantas, lo que no sólo ayuda para evitar el frío, sino que también hace que la sala sea más amable y llamativa para los estudiantes. La profesional añade que, en caso de que el colegio no disponga de calefacción, los padres deben “hablar con el profesor o la dirección, para que se dé solución al problema. Si no hay respuesta, se puede ir a la Superintendencia de Educación para que intervenga”. Las irregularidades se pueden denunciar ante el organismo de forma presencial, en las Oficinas Regionales de Atención de Denuncias o a través de la página www.denuncias.supereduc.cl. Escrito por Educación 2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here