“Guardianes de la llama”: un poema animado que reconoce la labor de los profesores

0
3

Peter Reynolds y Paul Reynolds, autores de libros infantiles, crearon un conmovedor poema animado que reconoce la importante misión de nuestros docentes.

Escrito por: Camila Londoño

Peter Reynolds es un escritor e ilustrador estadounidense de libros infantiles (Best Selllers) y fundador de FableVision, una agencia que busca construir un mundo mejor a través de la creación de “historias que importan, historias que mueven”. Peter trabaja junto a su hermano Paul, quien además de ser autor de libros infantiles, enseña producción digital en el Boston College, entre otras cosas.

corto Guardianes de la llama

Conscientes del rol de los profesores en la vida de los niños, Peter y Paul crearon un poema animado llamado Keepers of the flame (Guardianes de la llama), un homenaje al papel que cumplen los educadores en la consolidación del aprendizaje de cada niño. En esta conmovedora obra animada, los autores reconocen que todos los niños nacen con una llama interior que los profesores, en su rol transformador, protegen con esfuerzo y dedicación. Esos profesores reciben el nombre de guardianes, pues con sus acciones permiten que TODAS las llamas brillen con intensidad.

Por eso y mucho más, esos guardianes llamados profesores merecen siempre nuestro aprecio y reconocimiento, y merecen por supuesto, ser escuchados. Sólo así, dicen los autores, podrán existir escuelas que permiten mantener el potencial y las capacidades de todos los estudiantes que brillan con luz propia.

“Cada niño nace con una preciada llama dentro de sí, una llama interior de asombro y el potencial de comenzar. Esta luz interior ilumina el camino que se extiende hacia delante encendiendo la curiosidad, alimentando la pasión.

Pero a veces esta llama es desafiada. Desde adentro y desde afuera. Puede flaquear bajo la presión. Puede ser ahogada por las inseguridades personales. Si bien los niños pueden llegar a tropezar, jamás estarán perdidos.

Los maestros estarán protegiendo esas llamas a cualquier precio, junto con los cuidados de una familia cariñosa, son los maestros quienes permanecen al lado de cada alumno, a través de las alegrías de la vida y aveces el dolor.

Estos guardianes de las llamas pueden ayudar y pueden guiar, pues comparten esa llama del aprendizaje que arde brillante desde su interior. Estos maestros conocen el corazón del niño, valoran todo tipo de inteligencia.

Los maestros ayudan a cada niño a escalar, más alto, más lejos, a través del tiempo, y a adueñarse de sus luchas a lo largo de su misión. A aprender y vivir lo que saben hacer mejor.

Los maestros celebran los triunfos y dan refugio en la tormenta para mantener esa llama que guía firme, brillante y cálida. Y entonces, es hora de hacer brillar la luz sobre ellos, estos guardianes de la llama.

 Les agradecemos su pasión y les damos un gran aplauso. Por su conocimiento e investigación, por la ciencia y el arte que les permite ser administradores de las mentes y los corazones.

Para mejorar nuestras escuelas tenemos una opción: escuchar la voz de los maestros. Diversas voces que a lo largo y ancho protegen la llama interior de cada estudiante. Con la experiencia de saber qué es lo correcto para mantener cada espíritu ardiente y brillante.

Así que escuchemos a nuestros maestros a la hora de imaginar y diseñar colegios que mantengan todas las llama encendidas y que permitan a cada niño brillar”.

La animación concluye con una frase de William Butler Yeats que dice: “La educación no es llenar un balde, sino encender un fuego”.

Fuente: Elige Educar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here