Hábitos machistas que debemos evitar en la educación

0
229

Es de real importancia, que si queremos tener una sociedad con conciencia en igualdad de género debemos evitar algunas costumbres o sesgos machistas con los que se educa a las nuevas generaciones. 

Editado por Marcelo Pizarro 

Las demandas por la igualdad de género han modificado algunas tradiciones y costumbres de la sociedad chilena, pero cabe señalar que aún faltan muchos detalles que siguen un sesgo machista.

A nivel educativo, algunas tendencias siguen estancadas y acostumbrando a los estudiantes a un criterio patriarcal. Para eso, debemos detectar una serie de estos casi imperceptibles hábitos que deben evitar los profesionales de la educación.

Hábitos machistas que debemos evitar en la educación

Los colores no tienen género

La historia nos ha impuesto el vínculo de colores con cada género. Por ejemplo, el color rosa para la mujer y el color azul para el hombre. En esta instancia, el docente debe ser capaz de explicar a sus alumnos que los colores no tienen género.

Todos ayudamos con las tareas del hogar

Las actividades del hogar no tienen asignación por género. Es relevante que tanto niños como niñas, puedan aprender las actividades del hogar.

Juguetes

Los juguetes nos siguen presentando divisiones entre hombres y mujeres. Son muchos los modelos de entretención que intentan asociar a las niñas solo con juguetes que tienen que ver con la belleza o el cuidado y a los niños con la acción, las construcciones y los deportes. Las niñas tienen la capacidad de desarrollar habilidades motoras al igual que los hombres. El profesor no debe limitar a los alumnos.

Las niñas también pueden marcar goles

En cuanto al deporte, no debemos marginar a las mujeres en deportes con denominación masculina. Por ejemplo, debemos dejar que las mujeres desarrollen sus capacidades en deportes como el fútbol, el básquetbol, tenis. No hay que limitar ni segmentar los intereses de los estudiantes.

Profesiones

Las profesiones no tienen género. Por muchos años y bajo una tendencia machista, se vinculan carreras a mujeres como enfermería, secretaria, cocineras, etc. Mientras que los hombres con las profesiones de científicos, policías, constructores. El docente debe tomar el rol de orientador y explicar que por un vínculo machista, igual pueden desarrollar competencias en cualquier profesión.

Fuente: Abc.es  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here