Herramientas básicas de salud mental para el autocuidado y cuidado de los equipos

0
312

Nos encontramos en una situación nacional excepcional donde nuestro entorno se ve
alterado, impactando nuestra rutina cotidiana familiar, laboral y social y es muy importante
entender que…

TODOS NOS VEMOS AFECTADOS DE DISTINTAS MANERAS

Fisiológicamente es esperable, comprensible y absolutamente normal que respondamos con
una carga de adrenalina que se expresa básicamente en:

• Aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria
• Aumento de la tensión arterial
• Aumento de la actividad del sistema de alerta
• Dilatación pupilar
• Te recomendamos:
• No usar lentes oscuros, solo correctores.
• No fumar ni consumir productos con vaporizadores. Respira profundo y
pausadamente orientando tus pensamientos hacia aspectos positivos.
• No ingerir grandes volúmenes de líquidos de una sola vez, ni estimulantes como café,
chocolate, te cargado y otros.
• Se recomienda ingerir agua natural, jugos naturales o bebidas azucaradas sin gas, pero
por sorbos. Evitar sobre abrigarse y vestir ropada cómoda.
Otros síntomas posibles:
• Dolor de cabezas, temblores, sensación de agotamiento, pérdida de apetito, ansiedad,
entre otros.
• Llanto, tristeza, decaimiento de ánimo, miedo, temer que algo terrible va a ocurrir.
• Insomnio, pesadillas, irritabilidad, enojo, culpa, vergüenza, confusión, insensibilidad
emocional, tener sensación de irrealidad o aturdimiento o no responder cuando se le
habla.

TODO ESTO ES NORMAL PARA una situación DE CRISIS.

Es importante entonces antes de contener a tu equipo prestar atención especial a tu propio
estado, registrando cómo estás y aquello que estás sintiendo.
Este “darse cuenta” es el primer chequeo que debes hacer para poder acompañar a tu
equipo.

Todas las personas tenemos recursos y capacidades para poder afrontar estos desafíos y
considerarlos permite generar acciones que contribuyan a cuidarnos y acompañar a los demás.

Entonces:

1. Darse cuenta y registrar cómo estás y qué estas sintiendo. Para esto, date
un momento y pon atención a:
• lugar físico donde te encuentras, de manera que percibas que estas en un lugar
seguro.
• tus emociones, de manera que tomes conciencia
• tu cuerpo, de manera que percibas tus sensaciones y tensiones.
Esto te permitirá tomar conciencia sobre lo que necesitas con mayor precisión
para tomar decisiones que te cuiden.

2. Ocupa tu respiración de manera consciente para acompañarte en momentos
de tensión. Para esto realiza brevemente el siguiente ejercicio, pon atención a tu
respiración:
• Inhale por la nariz
• Exhale por la boca
• Cuente 5 segundos antes de Inhalar nuevamente. Repita esta indicación
SOLAMENTE TRES VECES. (evita la hiperventilación)

3. Comparte y conversa con otros lo que estas sintiendo. Cuando las
personas podemos conversar sobre lo que estamos sintiendo se producen, al
menos, dos efectos positivos sobre nuestra experiencia:
• Al verbalizar nuestras emociones, estas suelen disminuir su intensidad y
asimilarlas de manera más natural.
• Al compartirlas, observamos que puede ser una experiencia compartida con
otros, lo que ayuda también a procesarlas.

4. Pide apoyo y visibiliza las personas cercanas a tu entorno laboral y familiar. Pedir y ofrecer apoyo genera redes y vínculos los que son fundamentales para encontrar
soluciones, abrir nuevas posibilidades y disminuir la vulnerabilidad de la personas
ante problemas físicos y emocionales.

5. Atiende a tu descanso y alimentación. En situaciones de tensión, poder
cuidar y mantener nuestra rutina para alimentarnos y descansar ayuda a restituir
nuestro equilibrio. te recomendamos, dentro de lo posible mantener:
• horarios habituales de tus comidas y sueño.
• lugares habituales donde te alimentas y duermes.
• hidratación, preferentemente con agua pura y alimentación equilibrada.

6. Evite acciones que podrían no aportar a sobrellevar esta situación, tales como:
• Consumir drogas, fumar o tomar bebidas alcohólicas.
• Dormir todo el día.
• Trabajar sin parar, sin ningún descanso o relajación.
• Aislarse de los amigos y seres queridos.
• Descuidar la higiene personal.
• Tener comportamientos violentos.

Cuídate para cuidar.

Acciones de Cuidado Mutuo

Para tus equipos:
• Organiza una pequeña reunión con tu equipo y haz un pequeño Debriefing.
• Este puede ser o no un espacio regular, te recomendamos dentro de lo posible,
mantenerlo mientras dura la situación de crisis.
• Es por sí mismo un espacio de contención emocional

Es importante no abrir mucho esta conversación y decir al inicio de la reunión cuanto tiempo tenemos para esto, la pregunta:

¿Tienes una necesidad particular que necesitas que sepamos para iniciar esta jornada?

El jefe acuerda con el equipo un espacio de escucha atenta y respetuosa para que cada personadel quipo tenga su espacio para hablar.

Ponernos en contacto entre las personas, generar redes y espacios de colaboración, es clave para generar Cuidado Mutuo en estas situaciones, posibilita la apertura de posibilidades y genera oportunidades para sobrellevar los espacios de vulnerabilidad y necesidades de ese momento en las personas y los grupos humanos.

Según como evalúes el estado de las personas en el defrefeing (eres tú quien más las conoce) sostén luego una conversación personal con quien te parezca necesario, promoviendo acciones de cuidado mutuo.

Promueve el cuidado mutuo y las redes de apoyo entre tu equipo.

1. Ayuda a las personas abriendo conversaciones personales. Para esto:
• Ayúdalas a centrarse, comparte las estrategias de auto cuidado ya mencionadas
para ti, ahora con tu equipo. Esto te empodera A TI MISMO PARA PODER
SOSTENER CONVERSACIONES MAS DIFICILES. Escucha, con atención y cariño y
evita emitir juicios ante el relato del otro.
• Enfócate primero en sus necesidades más urgentes, ayuda al otro a establecer
prioridades y mira los recursos que cada uno de ellos tiene para resolverlas. Por
ejemplo, se les puede pedir que distingan entre lo que necesitan solucionar
inmediatamente y lo que puede esperar para luego.
• Ayude a las personas a identificarsus redes de apoyos, como amigos y parientes,
que puedan ayudarles en la situación en la que se encuentran
• Anímelos a aplicar estrategias de respuesta positivas y a evitar las negativas.
• Pon atención particular a personas que puedan encontrarse en situaciones
críticas y pueden necesitar ayuda adicional. (desde necesidades particulares,
faltas de redes, rangos etéreos, situación de discapacidad)

2. Abra conversaciones con otros en torno a lo que está ocurriendo, como por
ejemplo:
• Explicitemos que nos encontramos todos en la misma situación.
• Pregunte a las personas qué les ayuda a sentirse mejor
• Comparta Información confiable
• Reafirme la capacidad que como equipo tienen para hacer frente a la situación
actual

3. Haga pequeñas acciones y gestos que generen bienestar a todos, por ejemplo:
• Salude afectuosamente y exprese interés genuino por las familias del equipo.
• Comparta u ofrezca algo de lo que tenga disponible.
• Dese tiempo para conversar y escuchar lo que las personas quieran compartir.

La vida, los países, las sociedades y organizaciones podrían pasar en algún momento por
situaciones problemáticas y complejas que nos desafían como seres humanos. Es en estos
momentos donde necesitamos reconsiderar nuestros recursos y acciones para el cuidado de
nuestra salud mental y física por cierto, el cuidado mutuo orientado a nuestros equipos, red de apoyo y comunidad. Lo que contribuye a minimizar los posibles efectos nocivos, sobreponerse a la situación, reconstruir o generar nuevos espacios de relación.

Fuente: IST.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here