Humberto Maturana: “Si los jóvenes protestan y no tienen pliego de peticiones, están protestando por algo no expresable”

0
4

Reflexionó en torno al polémico proyecto Aula Segura que busca promover el gobierno y los casos de abuso sexual en la sociedad chilena.

Por El Dínamo

Maturana agradeciendo el premio en su discurso.
Maturana agradeciendo el premio en su discurso.

El Premio Nacional de Ciencias, Humberto Maturana, analizó el complejo escenario que existe a raíz de las masivas denuncias de abuso y acoso sexual, casos que han sido transversales, desde la iglesia hasta el mundo del espectáculo chileno.

“Estaba pensando en cómo estamos viviendo de manera en que aparece, se realiza y conserva el abuso sexual. ¿Qué inferioridad está satisfaciendo el abusador, qué envidia? Porque el abusador tiene que sentirse muy inferior como para aprovechar una pequeñita oportunidad de ser más potente que otro”, reflexionó en entrevista con La Segunda.

En esa misma línea, su compañera de trabajo en Matríztica, Ximena Dávila, complementó agregando que “un abusador es una persona insegura, que no se aprecia a sí mismo , y que tiene que aprovechar cualquier instancia para sentirse poderoso frente a otro”.

Para Maturana, “hay que reflexionar sobre los espacios de elección, por ejemplo, de la sexualidad. ¿Puede una persona ser célibe? Sí. Cuando alguien está metido en normas se encuentra atrapado y busca un camino, en la medida en que le resulta se vuelve adicto a él”. Por eso afirmó estar “de acuerdo con renovar principios que resultan tramposos porque no son coherentes con lo que uno está dispuesto a hacer”.

Aula Segura
Conocido por su amplio conocimiento en materia de desarrollo, aprendizaje y educación, Maturana manifestó su postura respecto al polémico proyecto Aula Segura impulsado por el Gobierno de Piñera.

“Si estos jóvenes hacen una protesta y no tienen un pliego de peticiones, quiere decir que están protestando por una cosa que no es expresable. Están protestando porque están viviendo en un mundo inarmónico”, dijo.

“Si no han conversado nunca, ni en la casa ni en la escuela, sobre el convivir y reciben instrucciones de normas, pero no han participado en una reflexión sobre cómo eso se vive, protestan. ¿Por qué? Porque no encajan bien en ninguna parte, no saben dónde están y hacen estas cosas tan extremas. Destruyen un colegio cuando quieren un buen colegio, atacan a los profesores cuando quieren tener su compañía”, señaló.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here