Impulsos

0
34

Siento un impulso dentro de mí, que me conecta con el mundo. Soy parte de ese mundo y me parece que cada cosa que existe en él, me pertenece. Está allí, para darme una señal. En este sentido, el mundo (al menos el que percibo), me pertenece. Pero yo también pertenezco al mundo y cada célula de mi cuerpo es parte de ese mundo. Cada idea que se forma en mi mente, nace de estímulos que vienen de ese mundo. La naturaleza se comunica conmigo porque soy parte de ella y la comprendo mejor cuando percibo la intrincada relación entre sus partes. Puedo ver algunas conexiones, puedo sentir muchísimas otras; puedo intuir aquellas que mi consciencia me muestra y sé que tengo el potencial para descubrir las conexiones más sutiles. Nuestro hábitat está profundamente interconectado. Esa red infinita de conexiones me incorpora a un proceso evolutivo que sigue un plan. Soy parte de un proceso natural que evoluciona hacia la preservación de la vida.

Siento una conexión profunda con mis hijos. Son parte de mí y tienen tantas cosas de mí, que siento que son mi continuación. Son la respuesta que ha dado la naturaleza al problema de mejorar mi versión. Son mi futuro. Concebidos y criados en un ambiente amoroso, están preparados para continuar la tarea de preservar la vida. Pero ellos son parte de una familia y esa familia es parte de una sociedad. En esa sociedad vivimos todos los seres humanos. Somos parte de ella. Cada uno con su propia tarea, en su propio proceso de desarrollo y buscando sus respuestas. Estamos conformando una comunidad que refleja lo que somos, donde estamos y hacia donde nos dirigimos.

En esa comunidad debemos vivir y relacionarnos, no solo para desarrollar nuestro potencial y contribuir al bienestar común, sino también para colaborar en el proceso de exploración colectivo que permitirá a la humanidad, comprender su rol en el cosmos. Nuestra sociedad está irremediablemente amarrada a un destino común. Estas ligazones nos incorporan a un proceso evolutivo que también sigue un plan. Soy parte de un proceso social que evoluciona hacia la comprensión de la vida.

Siento un vínculo profundo con mi pasado. Somos lo que somos porque hemos sido quienes fuimos. Porque vivimos las experiencias que vivimos. Y llegamos a ser quienes somos, porque nuestros antepasados fueron quienes fueron. Ellos sembraron sus semillas y nosotros somos sus frutos. Para germinar requerimos tiempo, cuidado y confianza en la naturaleza… Ese regalo histórico ya lo recibimos. Nuestra vida nos ha convertido en lo que somos. Nuestros errores nos han permitido aprender lecciones y no podríamos haberlos evitados sencillamente porque no éramos suficientemente sabios. Eran lecciones que teníamos que aprender.

Nuestros aciertos en cambio, nos han mostrado caminos y alimentado nuestra esperanza. Nos han demostrado que finalmente somos responsables de nuestro presente. Mi pasado es el camino que solo yo he recorrido y que sigue la dirección que mis intenciones y decisiones han escogido. El tiempo que he demorado en el recorrido responde a mi proceso de aprendizaje. Aprendizaje que responde a un plan de desarrollo personal. Soy parte de un proceso temporal que evoluciona hacia el desarrollo de mi pleno potencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here