Inmigrantes: Tienen mejor rendimiento escolar que compañeros, pero van a peores colegios

0
86

De acuerdo al capítulo sobre educación del libro Inmigración en Chile: Una mirada multidimensional, del Centro de Estudios Públicos (CEP), los escolares inmigrantes obtienen notas más altas que sus compañeros de colegio y les va mejor que a ellos en la prueba Simce y en las PSU de matemáticas y ciencias. A nivel nacional, en cambio, se quedan atrás, debido a la calidad de las escuelas a las que asisten. El 50% de su matrícula se concentra en solo el 3% de los establecimientos, principalmente municipales.

El estudio de los investigadores Sylvia Eyzaguirre, Josefa Aguirre y Nicolás Blanco muestra que los inmigrantes mejoran el clima de convivencia en los colegios, tanto en los reportes de discriminación como en los de violencia.

Por Rodrigo Cárdenas y María José Navarrete en La Tercera

Rendimiento y asistencia

El estudio muestra que los escolares inmigrantes obtienen mejores notas que sus compañeros de colegio locales (se comparó con ellos para aislar el efecto de los distintos establecimientos). Esto, a pesar de que cuando recién llegan al país tienen un rendimiento escolar similar o levemente inferior que sus pares.

De acuerdo a los datos del Simce, los alumnos inmigrantes que llevan tres años o más en Chile logran resultados promedio superiores a sus compañeros, e incluso al promedio de los estudiantes locales. Por asignatura, se evidencia un mejor rendimiento en matemáticas, mientras que en lenguaje tienen mayores dificultades, aunque hablen español.

En los resultados de la PSU el fenómeno es similar. Si bien les va peor que a los locales en las cuatro pruebas, al compararlos con sus compañeros de colegio, a los inmigrantes les va mejor en matemáticas y ciencias, mientras que están a la par en lenguaje y por debajo en historia.

Respecto de la asistencia escolar, el estudio muestra que hay una leve brecha en favor de los inmigrantes. Tanto en la asistencia como en el rendimiento puede haber factores no observables, como el mayor esfuerzo que realizarían los inmigrantes.

Participación y concentración

Las menores tasas de natalidad en Chile han permitido que el Estado tenga holguras para responder a la mayor demanda de educación por parte de los estudiantes inmigrantes, se desprende del libro. De esta forma, la oferta educativa no significa un obstáculo.

Sin embargo, el grado de participación de los inmigrantes es menor al de los locales, tanto en los niveles de educación parvularia (salvo sala cuna, donde es mayor, posiblemente por la más alta presencia de las mujeres inmigrantes en el mercado laboral), como en la básica. En esta última es levemente menor (96% versus 98%).

El estudio señala que entre los adolescentes de enseñanza media la brecha se amplía significativamente (89% versus 96%). Esto podría tener una explicación en que una proporción importante de esos jóvenes llegó a Chile ese mismo año.

En su mayoría, los inmigrantes se matriculan en establecimientos municipales y están altamente concentrados. De hecho, el 50% de la matrícula de los extranjeros se concentra en 299 establecimientos, que corresponden a solo el 3% de los colegios (de cualquier dependencia) con más de 20 estudiantes. Esto contrasta con la población local, cuyo 50% se concentra en el 17% de los colegios. Y aunque en 2018 la matrícula de inmigrantes aumentó casi un 50%, no se observó mayor diferencia respecto a su distribución por dependencia. El problema, da cuenta el libro, es que se matriculan en establecimientos con peores indicadores de calidad.

Impacto y recomendaciones

De acuerdo al estudio, la evidencia sugiere que la concentración de inmigrantes no ha tenido un efecto adverso en el aprendizaje de sus compañeros, e incluso ha generado un leve efecto positivo en el aprendizaje de matemática de los estudiantes inmigrantes. De todas formas, los investigadores piden ver estos datos con cautela, ya que la información es con datos 2017, cuando el crecimiento exponencial de los inmigrantes llevaba poco tiempo. Afirman que el riesgo de afectar el aprendizaje de los locales podría aumentar, en la medida que el período de exposición es más largo; de ahí la necesidad de monitorear en el tiempo los efectos de la concentración escolar de inmigrantes.

Otro dato del estudio es que la concentración de inmigrantes no ha afectado el clima de convivencia al interior de los establecimientos escolares. Por el contrario, más bien ha contribuido a mejorarlo, tanto en los reportes de violencia como de discriminación. Los autores agregan que esto es una buena noticia, dado que el clima de convivencia escolar es susceptible de ser afectado en el corto plazo por un cambio en la composición del alumnado del colegio.

Los investigadores recomiendan mejorar la información respecto de los inmigrantes y afirman que el Mineduc tiene un desafío, ya que es importante conocer los factores que inciden en las preferencias escolares para diseñar políticas que mejoren la toma de decisiones de las familias.

Revisa aquí los videos con los testimonios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here